Impulso a las exportaciones

La iniciativa PADEx

31-01-2014
Compartir

Con muy pocas repercusiones y en medio de las urgencias de la macro, el Gobierno lanzó a comienzo de enero un plan especial para la promoción de las ventas externas. El Programa de Aumento y Diversificación de las Exportaciones (PADEx), presentado con el apoyo del Ministerio de Industria, plantea objetivos ambiciosos, con un amento de 17% en las ventas hasta superar los US$ 100.000 millones en 2015.

Pero el mayor desafío está en la expansión de las manufacturas industriales: se supone que las pautas de incentivo dispararían 32% las colocaciones en dólares en sólo dos años. ¿Es posible que la industria local logre esta meta? Por lo pronto, los números muestran cierta dificultad para la incursión de las manufacturas locales en los mercados externos, a pesar de cierta recuperación nominal de las exportaciones alcanzada en la última década.

El último informe de la Unión Industrial Argentina (UIA) revela que en los primeros once meses del 2013, las exportaciones MOA crecieron 9,2% con respecto al mismo período del año anterior, mientras que las exportaciones MOI mostraron una expansión acumulada del 4,5%. Sin embargo, si se descuentan los segmentos vinculados a la industria automotriz y a la refinación de minerales, las ventas de MOI caen 4,5%. Esto se da en un contexto general de caída de precios, que en el caso de las manufacturas industriales alcanzó el año pasado casi el 3%.

Por otra parte, y con vistas a lo que puede ocurrir en 2014, el motor de las automotrices en las exportaciones industriales tiende a debilitarse ante la persistente caída de la demanda brasileña, que ya había impactado en el segundo semestre de 2013. El mercado brasileño representa más del 85% de las exportaciones y, desde mayo, muestra una dinámica mucho más contractiva. Si la mirada se centra en lo que pasó en los últimos quince años y se coloca el comportamiento exportador argentino en el contexto del comercio internacional, el escenario es aún peor: desde 1998, la Argentina cayó cuatro posiciones en el ranking de exportadores de Manufacturas de Origen Industrial (MOI), al pasar del puesto 37º al 41º, según una reciente investigación del Ieral de la Fundación Mediterránea.

Competir

Los problemas de competitividad por el tipo de cambio estuvieron al tope de los reclamos, en un contexto en el que es se asumen costos internos cada vez más altos. Esto afecta sobre todo a las producciones de valor agregado que tuvieron dificultades para trasladar los aumentos de costos a los precios de exportación. “Tanto contra el dólar como contra el real, el peso argentino se ubicó hasta ahora en niveles similares a los de mediados de los años noventa”, asegura el informe del Ieral dirigido por Marcelo Capello. “Pero con mayores impuestos, regulaciones, intervenciones y menor seguridad jurídica”.

Sin embargo, el reciente impulso de la devaluación oficial aparece como una noticia auspiciosa para los exportadores industriales. Pero también surgen problemas de competitividad no relacionadas con el tipo de cambio, que requieren de inversiones sostenidas y de largo plazo para pelear un lugar en las preferencias de los países importadores. Dada la estructura de la industria argentina, para poder hacer frente al crecimiento de la producción y a las exportaciones es necesario agilizar las importaciones de insumos y bienes industriales. La industria local depende de las importaciones para hacer funcionar su aparato productivo. Este es, desde hace tiempo, uno de los puntos que también exigen los exportadores. Y esto se enmarca en un contexto en el que el déficit industrial sumó cerca de US$ 35.000 millones el año pasado (ver recuadro).

En promoción

La operatoria diseñada por el Gobierno para impulsar las exportaciones consiste en diversificar mercados y promover ciertos productos que, según su análisis, tienen ventajas competitivas. Según la consultora DNI, que dirige Marcelo Elizondo, la Argentina concentra en veinte mercados el 70% de todo lo que vende al mundo.

Para mejorar la inserción internacional, la propuesta oficial seleccionó un grupo de quince países prioritarios que están entre las promesas emergentes. Entre los primeros cinco se ubican Brasil, México, Nigeria, Angola y Sudáfrica. Pero específicamente para los productos industriales y de tecnología (con alto componente de pymes exportadoras), se eligieron nueve plazas de América Latina: Colombia, Ecuador y Perú, Chile, Bolivia y Paraguay, Guatemala, Costa Rica y El Salvador.

En los productos y partidas seleccionadas en estos nueve países, la idea es pasar de exportaciones por casi US$ 6.000 millones en 2013 a US$ 10.000 en 2015, lo que supone un incremento de 67%. Las principales manufacturas que tienen la oportunidad de aumentar sus envíos y las industrias que estarán en la mira de alcanzar las ventajas del plan de promoción son: medicamentos; insecticidas, fungicidas y herbicidas; bombas y compresores; tuberías y accesorios de plástico; construcciones y partes de hierro y acero; preparaciones capilares, detergentes y jabones; grifería; tableros de electricidad y maquinaria agrícola.

Reclamos

A pesar de las dificultades, los industriales reconocen que el plan promete algunos de los reclamos que vienen sosteniendo desde hace tiempo para recargar el negocio exportador. Uno de ellos ?aunque faltan algunas definiciones específicas? es ampliar la compensación de reintegros para proyectos de inversión ligados a la exportación. Esto incluye también el otorgamiento de Certificados de Crédito Fiscal aplicable al pago de impuestos nacionales, que en el caso de las Pymes alcanzaría el 100%.

Además, se crearía una comisión especial para Análisis y Revisión de Derechos y Reintegros de Exportación. Sin embargo, tal como señala la Cámara de Exportadores (CERA), la devolución de reintegros a la exportación no fue consistente hasta ahora y no pareció influir en la voluntad exportadora: en 2011 se pagaron US$ 1.136 millones, en 2012 sólo US$ 378 millones y en 2013 alrededor de US$ 893 millones, según datos preliminares.

Otra de las promesas oficiales es ampliar la financiación de las exportaciones con nuevas líneas de crédito a través de la aplicación del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino y de la Línea de Créditos para la Inversión Productiva del BCRA. Por otra parte, la apuesta final del plan se centra en el aumento de la participación en eventos de promoción en el exterior: para este año se espera acompañar a exportadores seleccionados a 250 ferias internacionales y a 70 misiones comerciales.

Para más información sobre PADEx, recomendamos el siguiente .pdf http://www.mrecic.gov.ar/userfiles/ppt_padex_version_final_1.ppt_.pdf

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés