El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 13°C
Escenario

Fatal arrogancia

La inflación desacelera. La economía real cae. Con los datos del primer trimestre, C. Rodríguez y D. Cavallo avizoran depresión. Milei heredó una catástrofe. En "lo real" barranca abajo. Lo financiero, que a Caputo II "le importa", vuela.

Fatal arrogancia
Carlos Leyba 10 mayo de 2024

¿Qué daña más a la sociedad? ¿La caída de la construcción (30,3% primer trimestre) acelerándose a 42,2% en marzo, más la caída (21,2%) de la industria en marzo, que acelera el 14,8% del primer trimestre; o el paro de la CGT, que pega negativamente en, a lo sumo, 1/265 ava parte del PIB? 

Para gobierno es más grave el paro que la descomunal recesión inducida. 

Los dirigentes sindicales hace rato no representan a todos los trabajadores: predomina la informalidad. El régimen salarial capitalista no rige a todos los trabajadores. 

Somos cada vez menos un país "enteramente capitalista" aunque los medios de producción estén en manos privadas. Porque, además de haber abolido el régimen salarial por ausencia de "capitalistas que inviertan", cualquiera sea la razón, hemos liquidado al crédito y sin crédito no hay innovación. Estancados: el PIB ph 2024 será sólo 6% mayor que el de hace 50 años. 

La dirigencia sindical convoca por presión de las bases. Los dirigentes de tercer nivel necesitan una respuesta a los que sufren el deterioro del salario real y las condiciones de vida: "todos desacumulan".

Inflación, falta de trabajo, ausencia de horizonte. 

La inflación desacelera. La economía real cae. Con los datos del primer trimestre, C. Rodríguez y D. Cavallo avizoran depresión.

Milei heredó una catástrofe. Disparó una metralla destructiva: en abril caída del 15% en las ventas de las grandes cadenas, desplome del consumo. En "lo real" barranca abajo. 

Lo financiero, que a Caputo II "le importa", vuela. Milei fue invitado al Milken Institute. 

Esa reunión, antes que M. Milken fuera condenado por estafa a 10 años de prisión, se conocía como "El baile de los depredadores". Milken (indultado por D.Trump) fue el rey de los bonos basura: tiene prohibido operar en la Bolsa. ¡Gente de bien! 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por El Economista (@eleconomistadiario)

Las financieras son buenas noticias para pocos. Los que tienen pesos pierden con la inflación, aunque tengan cuenta corriente con intereses...negativos; y los que liquidan "canuto" pierden con la inflación en dólares. 

Gana la bicicleta financiera: nada desaparece, todo se transforma. Es la "revolución cultural". 

El pueblo eligió a Javier para ejecutar, no para legislar. La oposición dialoguista no lo comprende. Milei aprovecha para avanzar por una Corte Suprema propia. El Juez Lijo demuestra que a Milei le sirve más un acuerdo con el kirchnerismo, a través de la Justicia, que la rendición espontánea de sus opositores blandos. 

El gesto de V. Villaruel (juezas y senadoras que reclaman mujeres en la Corte) demostró que los valores importan. 

Son "valores", además de técnica y capacidad recaudatoria, lo que está en el blanqueo, la moratoria, bienes personales. 

La ley, que la oposición blanda aprueba, es la consagración de "disvalores": premiar la inconducta fiscal y hacer pagar más a los menos favorecidos y menos a los más favorecidos. ¿A costa de quienes logró bajar el gasto público? ¿A quién beneficia estas reformas fiscales? 

Vergüenza para el radicalismo. Doblada de cerviz ante "el populismo del escrache". 

El vicepresidente del BCRA señaló como "virtud", que residentes argentinos fuera del sistema tengan US$ 400.000 millones. Concluyó: la idea, que la Argentina es un "país deudor", es "falsa". Cierto: la deuda externa argentina es menor a los fondos de argentinos fuera del sistema. Pone claro la causa del "default serial". No es que "no hay plata". Es que el "excedente", que el sistema genera, se fuga. El presidente dice los que fugan son héroes. Para la "revolución cultural" los que cumplen son cobardes o villanos. Moratoria y blanqueo para los héroes.

Recordemos, a Caputo II y al lacrimógeno R. de Loredo, que "los más ricos" (los que más parte tienen de los US$ 400.000) dejarán de pagar durante 5 años "bienes personales" (uno de los pocos progresivos del sistema) con sólo pagar lo que estaban obligados a pagar por el tributo de 2023. Un regalo. Contraparte, licuación de jubilaciones y erogaciones destinadas a los de menor capacidad.

Caputo II dice "Siento que el sindicalismo está cada vez más alejado de la realidad". Puede ser verdad. Pero es a él a quien se le aplica en primer lugar. 

La inflación seguirá bajando. Subió impulsada por la necesaria devaluación y por los cálculos exagerados sobre la evolución de precios futuros. Pero la baja de la inflación es hija del recorte del gasto público, el desplome de los ingresos de los consumidores y la parálisis de la inversión: liquidación de stocks. 

Por si con la recesión no alcanza, el ministro se puso a "conversar" como lo hizo G. Moreno, no sobre "los precios", sino sobre las "conductas". Los precios son resultado de los costos y de las conductas. 

Quiere "corregir las conductas" "facilitando" las conductas de los importadores. Apertura más atraso cambiario, cierran las fábricas. Nada hizo para corregir los costos, más bien al revés. 

Atrasa "sine die" el acomodamiento de precios relativos: frenó a las "prepagas" y los ajustes tarifarios, consecuencias sobre la "fortaleza" del "superávit fiscal". 

La desaceleración inflacionaria, es dependiente del atraso cambiario, el programa -si lo hay- se ha tornado "cepo dependiente" (M. dal Poggetto) 

Atraso y Cepo. Un combo que hace difícil la continuidad de la luna de miel. 

El nunca bien definido "superávit fiscal" viene perforado: primer trimestre, los impuestos que se recaudan, por lo que se mueve aquí adentro, cayeron 17%, el impuesto a las importaciones subió 300% y las retenciones 70%: los ingresos totales bajaron 5%, en términos reales. 

Toda luna de miel tiene fin, la de la política no dura demasiado.

Han pasado cinco meses y la oposición dialoguista cree hacer un favor al gobierno y a la sociedad, siguiendo "la corriente". No estamos en luna de miel. Tal vez las encuestas no lo reflejen. Pero el humor social, está empezando a virar. De a poco. Traten de ayudar. 

El apoyo a los errores de largo plazo, que la oposición dialoguista amenaza brindarle en Senado, los hace aliados del error que hay que evitar. 

La razón que justifica tal conducta es la vergüenza de ser acusados de kirchneristas si no apoyan aun lo que es imposible de apoyar. Ser legislador kirchnerista es apoyar lo que es imposible apoyar. 

Hay muchas reformas razonables, pero muchos errores de gravedad para el mediano y largo plazo. 

El RIGI es un avance sobre una cultura económica que renunció, hace ya medio siglo, a promover inversiones. 

El absurdo es que subsiste el régimen de Tierra del Fuego. El peor ejemplo de la historia del desarrollo industrial sostenido por un arco que va del "soviético al libertario". Kicillof y Milei por razones inexplicables. Lo de Macri y Massa tiene otras razones. 

Ningún país -en Occidente- pretende crecer sin incentivar las inversiones reales. Y ningún país que haya tenido un crecimiento razonable, ha dejado de tener regímenes de promoción, particularmente para la industria, enfatizando aquellas que generan transformaciones estructurales: un ejemplo reciente, la promoción de fábricas de baterías de litio en EE.UU.

No tenemos un régimen de promoción y necesitamos uno que aliente las inversiones destinadas a: 1°) "desarrollar el potencial de los recursos naturales no desarrollados" (minerales, energéticos, del mar, etc,); 2°) a "emplear el potencial de trabajo productivo de una inmensa masa urbana de desocupados y mal ocupados" que - al no existir capital que los ocupe e incremente su productividad - generan pobreza y desigualdad creciente, desde hace décadas. El "industricidio" y la insólita vocación multipartidaria por renunciar al desarrollo de la industria, conforman una estructura cultural de la política que nos hace un país ridículo. 

¿Algún dirigente político se preguntó qué hacen los países desarrollados hoy con su industria, o que hicieron todos los países que se desarrollaron en los últimos 50 años? 

Si se lo hubieran preguntado habría renacido el espíritu de emulación que, desde la crisis del '30, nos hizo crecer y desarrollarnos con una envidiable inclusión social hasta que esa buena historia se detuvo; y 3°) que radique capital para agregar valor a la capacidad productiva de las regiones y de las provincias más desfavorecidas. No es posible construir una Nación que discrimina de manera escandalosa a la mayor parte de su territorio. Que deja provincias en estado de permanente expulsión, abandonando un potencial que, en todas las regiones del país, es extraordinario. Sólo faltan los incentivos que compensen los desequilibrios de una geografía complicada que fue condenada, entre otras decisiones, con el abandono del FFCC. 

El RIGI apunta fundamentalmente a la explotación, bienvenida por cierto, de recursos naturales. Pero incluye a todos los sectores, sin condiciones. El único límite, para recibir los beneficios es el mínimo de inversión de US$ 200 millones. Quien invierta, dispone libremente -a 3 años de iniciado el proceso- de las divisas sin tener que liquidarlas en el país. Libre disponibilidad. Podrá abastecerse de todos los recursos en el exterior sin ninguna obligación de transferir tecnología o desarrollar proveedores locales. 

Es un "toco y me voy" en, por ejemplo, la explotación de recursos naturales. 

El "derrame" será el impacto mínimo que decida producir el que invierte, pero no hay - para recibir los beneficios - ninguna condición que atienda a "aprovechar para el país, la región, el sector, el empleo" a cambio de los beneficios otorgados. 

Beneficios únicos, sin condiciones y sin criterio sectorial o territorial: una inversión destinada a producir algo que ya se está produciendo, podría aniquilar la producción local por la gigantesca distancia en materia fiscal y comercial, entre el que está y el que llega. 

El RIGI libertario deja la estructuración productiva, derivada de beneficios extraordinarios, a criterio de "un burócrata" y sin un plan de objetivos nacionales consensuado. Así perdemos la oportunidad de promover el desarrollo. Eso es "fatal arrogancia" de la peor.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés