Aumento de tasas de interés

Estos son los motivos detrás del ajuste de la política monetaria del BCRA

El Directorio del BCRA anunció un reordenamiento del esquema de tasas de interés y una simplificación de la liquidez sistémica

Banco Central de la República Argentina
06-01-2022
Compartir

El Directorio del BCRA pasó del dicho al hecho y anunció ayer “un conjunto de decisiones que reconfigura los instrumentos de la política monetaria con el objetivo de continuar acompañando el sendero de recuperación y reforzar las condiciones de estabilidad monetaria, cambiaria y financiera”. 

Estas decisiones, agregaron en un comunicado, procuran un reordenamiento del esquema de tasas de interés y una simplificación de la organización de la liquidez sistémica.

Se estableció, en primer lugar, un aumento de dos puntos porcentuales de la tasa de interés de la Leliq a 28 días de plazo, pasando de 38% a 40% anual. Se decidió también expandir el límite máximo de tenencia de Leliq a 28 días de plazo por hasta un monto proporcional al stock de depósitos a plazo del sector privado de cada entidad financiera. 

Al mismo tiempo, la autoridad monetaria avanzó en la creación de una nueva Leliq a 180 días de plazo, cuya tasa se fija en 44% anual. Las subastas se efectuarán dos veces a la semana en el caso de la letra a 28 días, y una vez a la semana para las de 180 días de plazo. 

Estas modificaciones contribuirán a iniciar un proceso de migración de la esterilización hacia mayores plazos de madurez, así como también extender la curva de tasas de referencia del BCRA. En cuanto a los instrumentos de menor plazo, se eliminan progresivamente los pases pasivos a 7 días continuando en vigencia los concertados a un día”, agregaron.

La tasa de la Leliq a 28 días continuará siendo el indicador de referencia respecto a la orientación de la política monetaria, “lo que será complementado con la participación del BCRA en el mercado secundario de títulos públicos a efectos de alinear la estructura temporal de tasas y garantizar la liquidez de estos instrumentos”. 

En línea con la suba de la tasa de interés de política monetaria, a los efectos de propiciar su transmisión plena al retorno de las colocaciones a plazo en pesos, el Directorio del BCRA elevó los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos

Según estimaciones de Nery Persichini en base a la Badlar y la inflación esperada a 3 meses, la tasa real pasó de -11% a -8,3%.

Para personas humanas, el nuevo piso se fija en 39% anual para las imposiciones a 30 días, mientras que para el resto de los depositantes del sistema financiero la tasa mínima garantizada se establece en 37% anual.

“El nuevo nivel de la tasa de interés de política monetaria se adecua con los Objetivos y Planes del BCRA para el año 2022, en los que las autoridades establecieron como meta fijar el sendero de la tasa de interés de política de manera de propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local, y de preservar la estabilidad monetaria y cambiaria”, dijeron. Fue un pedido del FMI.

A lo largo del 2022, se espera que cedan los factores que presionaron sobre el nivel general de precios. La política cambiaria y de tasas de interés, junto con una administración prudente de la liquidez, contribuirán a mejorar las expectativas cambiarias”, concluyeron desde el BCRA.

Señales, fondeo y riesgo de bola

“Aunque tardíamente en relación con el resto de los bancos centrales de la región, el BCRA decidió elevar la tasa de interés de referencia del 38% al 40% TNA. La suba de tasas es una herramienta necesaria para contratacar el proceso inflacionario y, si bien su impacto puede ser adverso en el corto plazo, en materia de precios es beneficial en el mediano plazo”, dijeron desde Ecolatina.

Sobre las tasas mínimas para las colocaciones a plazo, dijeron que “transitar hacia un sendero de sostenidas tasas reales positivas que vuelvan más atractiva la demanda de pesos es necesario para contrarrestar el proceso inflacionario”. Sin embargo, advirtieron que “dadas las perspectivas de inflación actuales (que rondan el 50% para el 2022), todavía resta camino por recorrer”. En criollo, colocar dinero a plazo perdería contra los precios. Según estimaciones de Nery Persichini en base a la Badlar y la inflación esperada a 3 meses, la tasa real pasó de -11% a -8,3%.

La suba de tasas presenta riesgos dado el elevado peso de los pasivos remunerados sobre la hoja de balance del BCRA ($ 4,5 billones, o 134% de la base monetaria). En esa línea, la autoridad monetaria decidió también crear un nuevo instrumento de liquidez: una Leliq a 180 días del 44% TNA que se licitará mensualmente. A este instrumento se sumaría una progresiva eliminación de los pases pasivos a 7 días. 

“Si bien estas bienvenidas medidas podrían descomprimir el potencial riesgo de liquidez intrínseco de las Leliq por su baja maturity, no solucionan el origen del problema: la dinámica endógena que cobraron los pasivos remunerados, donde el déficit cuasifiscal del BCRA explicaría $2 de cada $5 del déficit financiero amplio del país (Nación + provincias + BCRA), cuyo origen responde a la necesidad de financiamiento monetario del Tesoro pero que no obstante ya comienzan a cobrar una dinámica propia”, advirtió Ecolatina.

“La suba de tasas es una condición necesaria para comenzar un proceso de desinflación sostenible. Sin embargo, de realizarse de forma aislada y sin una consolidación fiscal mediante que alivie dinámica de los pasivos remunerados (la cual se verá afectada por la suba de tasas y presionará sobre el resultado cuasifiscal), no revitalizará la demanda de dinero y añadirá presiones a la desagradable aritmética monetaria de los pasivos remunerados”, concluyó Ecolatina.

“La suba de tasa de la Leliq en dos puntos es una excusa. La medida de fondo tiene mucho más que ver con la eliminación de los Pases a 7 días y las Leliq a 180 días y es seguir armando mecanismos para forzar que la liquidez bancaria financie al Tesoro. Lo cual, como ya sabemos, es monetariamente expansivo. Es financiamiento monetario indirecto o con carpa. ¿Y por qué? Porque no hay más utilidades y los Adelantos Transitorios, a pesar del juego con los DEG, están ajustados de nuevo. Se los gastaron todos. Financiamiento neto voluntario en pesos no hay. No hubo, ni va haber con estas tasas. Ergo, sólo queda el financiamiento monetariamente expansivo. Hay que crear nuevas fuentes, porque las que había están exhaustas”, dijo Gabriel Caamaño Gómez de Consultora Ledesma. 

Antes, había comentado: “Y recuerden, cuando el BCRA incrementa la porción de los encajes que se puede integrar con Leliq, también se incrementa la porción que se puede integrar con bonos y Letras del Tesoro. Sólo que no te lo dice”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés