El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Especialistas prevén una reducción lenta de la tasa de pobreza

Consideran que, en el mejor de los casos, puede retrotraerse a los niveles de algunos años atrás

29-03-2017
Compartir

Durante su campaña electoral Mauricio Macri prometió trabajar para alcanzar un nivel de “pobreza cero” y, una vez instalado en la Casa Rosada, pidió que su gestión sea evaluada por el éxito que tenga en la consecución de ese objetivo. Consumido más de un cuarto de su mandato, los números muestran un avance limitado en esta materia, ubicando al gobierno de Cambiemos todavía muy lejos de la meta que se trazó. Ayer, sin embargo, el Ministro de Economía, Nicolás Dujovne moderó las pretensiones: dijo que la pobreza podría bajar en los próximos dos años ?desde el nivel de 30,3% difundido por el Indec? hasta ubicarse entre el 20% y el 25%. Consultados por El Economista, especialistas analizaron cuáles son los objetivos razonables que pueden plantearse en el corto plazo y cuáles las claves para alcanzarlos.

Metas alcanzables

Para el sociólogo Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, si se combina un ritmo de crecimiento del PIB de 3% anual con un escenario de creación de empleo en ramas clave (no sólo en el sector agropecuario) y de paritarias un punto por arriba de la inflación estaríamos en condiciones de reducir al 28% o 29% la pobreza para fin de año, es decir, de retrotraerla a los niveles de 2015. Si esta combinación de factores se mantuviera por dos o tres años, para Salvia se podría seguir mejorando hasta alcanzar los niveles con los que se cerró el 2011, en torno al 23% o 24%.

“Si se llegara a este nivel al momento en que Macri deje el poder creo que habría mas que cumplido, siempre y cuando las condiciones macroeconómicas no sean las mismas que teníamos en el 2011. Es decir, con un mercado de capitales más flexible, sin cepo, con un tipo de cambio mas favorable para las exportaciones y un nivel de inflación más bajo”, señaló.

De acuerdo a los cálculos de Gerardo García Oro, economista del Ieral, un objetivo razonable para el período 2017-2019 sería reducir la pobreza a niveles semejantes a los de 2006, cuando el Indec previo a la intervención registró 26,9%.

En este marco, García Oro trazó un escenario tentativo. Suponiendo que en los próximos años crezca al 1% anual el empleo por la reactivación económica y además se logre una mejora en las retribuciones reales en torno al 1,5% anual de los habitantes y en la situación fiscal del Gobierno, la pobreza podría bajar hasta el 29,9% y 28,2% respectivamente, mientras que la indigencia podría alcanzar el 5,7% y 5,2%.

“Con estos resultados, hacia fines de 2019, 1 millón de personas saldrían de la pobreza y casi 495.000 de la indigencia, lo cual constituiría un dato más que significativo”, concluyó.

Por otro parte, García Oro aclaró que para lograr que estos resultados sean más auspiciosos debería complementarse el efecto del ciclo económico con estrategias que apunten a la inclusión laboral de poblaciones vulnerables y reformas en los estatutos laborales que permitan la formalización del empleo.

El núcleo duro

Reducir la pobreza implica esfuerzos distintos de acuerdo al nivel en que se encuentre. “Pasada la barrera de los 26 puntos, el aporte marginal del crecimiento a la reducción de la pobreza es cada vez menor”, resumió Salvia. Esto se debe a que se llega al núcleo estructural de la pobreza, un nivel de la economía informal donde se necesitan más que estímulos: se necesitan transformaciones profundas.

Frente a esta situación, el economista Agustín Mario, del Centro de Estudios de Ciudad de la Facultad de Sociales de la UBA, se mostró escéptico frente a las estrategias que descansan en el crecimiento económico como método para reducir la pobreza. “Hemos tenido experiencias en Argentina de momentos de crecimiento económico con incremento del desempleo y pobreza”, dijo, en alusión a los noventa, y consideró que para que efectivamente mejore la situación social es necesario hacer un gasto focalizado en la inclusión laboral de poblaciones vulnerables.

Para Fabián Repetto, director de Planeamiento Estratégico del Cippec, partiendo de una base de pobreza cercana al 30% sería una “excelente noticia” que durante el mandato de Macri se lograra reducir la pobreza por ingresos en 10 puntos, pero señaló que aún así quedaría una “asignatura social enorme”. De todos modos, el doctor de Investigación en Ciencias Sociales insistió en que observar sólo la pobreza medida por ingresos tiene un alcance limitado, porque “estar un peso arriba o un peso abajo de la línea trazada cambia muy poco la calidad de vida de esa familia”. Por eso, consideró que “necesitamos progresos mucho más estructurales”, relacionados fundamentalmente con la amplificación del acceso a los servicios básicos.

“Pobreza cero”

Si bien la mayoría de los especialistas consultados consideraron positivo que el presidente Mauricio Macri haya puesto el tema en agenda mediante su consigna de “pobreza cero”, señalaron que se trata de un slogan, ya que se trata de una meta inalcanzable.

Según un estudio de la consultora Idear Desarrollo, que dirige Matías Kulfas, es necesario que la economía crezca y que la distribución del ingreso mejore a tasas exorbitantes los próximos tres años para poder cumplir ese objetivo durante el primer mandato de Cambiemos. A modo de ejemplo, si el coeficiente de Gini se reduce 4% por año en promedio, la economía debería crecer un promedio anual de más del 60%. Incluso si se planteara el objetivo a un plazo de siete años aún seguiría encontrándose muy por encima de cualquier experiencia pasada de la Argentina y de la mayor parte de los países del mundo. “El país debería combinar una baja del Gini promedio del 2% con un crecimiento algo mayor al 10% por año para eliminar la pobreza al cabo de 2023 ?apuntaron?. Para dar una idea, estos guarismos no se lograron ni entre 2004 y 2011, cuando el país mostró el período de mayor crecimiento y mejora de la distribución del ingreso en décadas, partiendo de una situación mucho más alarmante y, en cierto punto, más fácilmente mejorable”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés