En marzo hubo un déficit primario de $74.466 millones

pesos-1
20-04-2021
Compartir

El Sector Público Nacional (SPN) registró en marzo un déficit primario de $74.466 millones. El pago de intereses, neto de intra-sector público, fue de $42.595 millones, resultando en un déficit financiero de $117.061 millones. Así, el primer trimestre de 2021 tuvo el resultado financiero más bajo de los últimos 6 años, con $184.408 millones (casi todo atribuible a marzo).

“El primer trimestre mostró una variación del gasto primario, impulsado principalmente por el gasto de capital, y un sendero de ingresos crecientes. La baja en el resultado financiero se debe en parte por la reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera llevada a cabo en el año 2020”, sostuvo el Ministerio de Economía a través de un comunicado.

La consolidación de una recuperación heterogénea pero sostenida durante el inicio del año ha permitido reforzar las finanzas públicas, permitiendo cerrar progresivamente la diferencia entre ingresos y gastos”, agregó.

Los ingresos totales del SPN ascendieron a $560.576 millones (+64,1%). “La comparación de los resultados fiscales tanto en ingresos como en gastos comienzan a verse afectados por una base de comparación que incluye el inicio de las medidas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en el año 2020. En el caso de los ingresos es posible observar que los primeros 14 días del mes de marzo respecto a los mismos días que 2020, muestran una recuperación sostenida”, agregó la cartera. Para abril y mayo se espera el impacto del "aporte solidario" y buenos números de retenciones, dado que se liquida la cosecha sojera, el commodity más gravado.

A su vez, subrayó que los ingresos tributarios crecieron 98%, resaltando dos factores que explican su aceleración. “En primer lugar, la baja base de comparación por el impacto negativo del ASPO en la recaudación 2020 y, por otra parte, la contribución de los tributos del comercio exterior asociados a la actividad económica en 2021”, detalló el Palacio de Hacienda.

“El ASPO afectó la base de comparación tanto de los recursos como de los gastos. Por ello, resulta adecuado comparar la evolución de los ingresos tributarios respecto a los días previos a su entrada en vigencia. En los primeros 14 días hábiles de marzo 2021, los ingresos tributarios del SPN crecían 48,1%, suba que representa 3,8% en términos reales”, evaluó.

A su vez, los aportes y contribuciones a la seguridad social aumentaron 34,5%, exhibiendo la mayor suba nominal en 12 meses. Así, se acumulan tres meses consecutivos de aceleración, dando cuenta de una recuperación gradual de los salarios y el empleo. A su vez, no debe soslayarse el impacto de la reducción de alícuotas de contribuciones patronales para el sector de la Salud; si se computa la pérdida de ingreso estimada correspondiente a la medida, se registrarían más de 2 puntos adicionales al crecimiento (37%).

En lo relativo a los recursos de capital, experimentaron una caída que se explica por lo dispuesto en la Ley N° 27.574, que estipula la suspensión del financiamiento a la Anses por parte del FGS para hacer frente a las erogaciones del programa de Reparación Histórica.

Igualmente, el impulso de los términos de intercambio se ve reforzado por los ingresos derivados de las mayores compras externas que responden a la actividad económica. En marzo, el crecimiento de derechos de exportación fue de 154,4% en tanto que los derechos de importación y tasa estadística crecieron 114%.

Los gastos de marzo

En cuanto al gasto, se registró un incremento real, lo que resulta compatible con el esfuerzo fiscal expansivo que se considera necesario para poder apoyar el proceso de recuperación a partir del “efecto neto de los programas propios de asistencia a familias y empresas en el marco del ASPO”.

En concreto, se incrementó 29,8%, guarismo que asciende a alrededor de 44,3% si se excluye el "gasto Covid" de la base 2020. “Los pagos de intereses crecieron $1.019 millones respecto a igual mes de 2020 (+2,4%), como resultado de la reestructuración de deuda; en ausencia del acuerdo alcanzado con los bonistas, el incremento se hubiese situado en torno a los $24.000 millones”, explicó la cartera liderada por Martín Guzmán.

Las erogaciones por prestaciones de la seguridad social ascendieron a $247.060 millones (+28,7% y 30% neto de "gastos Covid" en 2020). El aumento en el pago de jubilaciones y pensiones contributivas se explica esencialmente por el impacto de la movilidad en las prestaciones de Anses.

Las transferencias corrientes se incrementaron $53.328 millones (+29,6% y +69,3% neto de "gastos Covid" en 2020). Aquéllas con destino al sector privado subieron $60.695 millones. En este universo destacan las erogaciones del Ministerio de Desarrollo Social en concepto de los programas Potenciar Trabajo ($14.532 millones, +210%) y políticas alimentarias ($3.648 millones, +48,7%), y la asistencia en materia de subsidios energéticos a CAMMESA ($9.000 millones; +42,9%) y el programa Plan Gas ($6.184 millones).

En lo que respecta a gastos de consumo y operación (+43,5% y +68,5% neto de "gastos Covid"), se destaca el incremento de bienes y servicios (+129,7%) asociado en su mayoría a la adquisición de vacunas, bajo el programa de Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles e Inmunoprevenibles (+$6.239,9 millones).

Por último, el gasto de capital fue el principal impulsor del gasto primario, registrando una suba de +$23.639 millones (+142,4%). “Esta dinámica se explica por el incremento de la inversión de empresas públicas, además de mayores transferencias de capital a las provincias. Respecto a estas, se destacan la asistencia otorgada para el desarrollo de infraestructura para el saneamiento que realiza ENOHSA (+$2.961 millones), las transferencias para el sector Educación (+$1.745 millones), transferencias por $1.603 millones otorgadas al Min. de Obras Públicas y erogaciones correspondientes al desarrollo de viviendas (+$1.874 millones) en el marco del programa 'Producción Integral y acceso al Hábitat'”, concluyó el Ministerio de Economía.

En resumen, el arranque del 2021 no fue malo. El gasto avanza, como se esperaba, pero no está desbocado y la recaudación está firme. La gran pregunta es cómo sigue: las nuevas restricciones, en un año electoral, pueden poner presión sobre el gasto e impactar en la recaudación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés