El Economista - 70 años
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C
Versión digital

lun 03 Oct

BUE 13°C
Indec

En junio, los salarios perdieron (por poco) contra la inflación

La suba salarial de 4,8% de junio no alcanzó a compensar la inflación del mes (5,3%): el nivel general de salarios cayó 0,4%.

La caída del poder adquisitivo del nivel de salarios se profundiza mes a mes: acumula un recorte del 23% respecto a noviembre 2017 (último techo)
La caída del poder adquisitivo del nivel de salarios se profundiza mes a mes: acumula un recorte del 23% respecto a noviembre 2017 (último techo)
10-08-2022
Compartir

El Indice de Salarios subió en junio 4,8%, por debajo del alza del 5,1% que registró la inflación ese mes, como resultado de un incremento del 5,1% en los sueldos de los trabajadores privados y de 4,6% en los salarios de los empleados públicos y de los ingresos de los empleados no registrados.

Así, luego de la recomposición del 1,1% mensual de mayo, el nivel general de salarios presentó una caída real de 0,4%, señalaron desde la consultora LCG.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que, en el primer semestre del año, el índice cerró con un alza del 34,3% en promedio, contra una inflación del 36,2%.

Esta suba del índice fue producto de una suba del 36% en los sueldos de los trabajadores privados, 35,5% en los de los empleados públicos y 27,9% en los trabajadores no registrados, informó el organismo.

LCG afirma que si bien todos los sectores presentaron caídas en su poder de compra en junio, el sector privado no registrado resultó el más golpeado, con una caída del 0,7% mensual real, y continúa profundizando la brecha con los privados registrados que presentaron una pérdida real del 0,2% mensual. Por su parte, los empleados del sector público también tuvieron una caída real del 0,7%.

screenshot_4
Los salarios resistieron en junio, pero en julio cayeron derrotados contra una inflación indomable

En los últimos 12 meses, el índice de salarios mostró una suba promedio del 67,7%, por encima del 64% que mostró el Indice de Precios al Consumidor.

La mejora estuvo impulsada por una suba del 68,3% en los ingresos de los trabajadores privados, de 72,6% en los empleados públicos y 58% en los ingresos de los "trabajadores en negro".

Estos últimos fueron los más perjudicados, ya que el valor de sus remuneraciones quedó muy lejos del aumento inflacionario del último año.

En términos interanuales, LCG afirma que los salarios anotan un aumento del 67,7%, traducido en una mejoría del poder adquisitivo del 2,3% anual, “la más importante de los últimos 5 meses”. Así, junio es el octavo mes en anotar una variación positiva real anual.

De todas formas, esta mejoría anual no la sintieron todos los sectores: el sector público presentó una suba del 5,4% real y el privado registrado del 2,7% real, en tanto que los empleados no registrados sufrieron una pérdida real del 3,5%.

“La caída del poder adquisitivo del nivel general de salarios se profundiza mes a mes: acumula un recorte del 23% respecto a noviembre 2017, último techo. No sorpresivamente los más afectados fueron los trabajadores informales con una caída acumulada del 35,3%, mientras que los trabajadores registrados públicos y privados tuvieron una pérdida del 19,5%”, apuntó la consultora.

El miércoles de la semana pasada, en su primera conferencia de prensa como ministro de Economía, Sergio Massa adelantó que buscará "asegurar un mecanismo que permita la recuperación de ingresos" de los trabajadores del sector privado que ganen entre $50.000 y $150.000.

El Gobierno había convocado para el 18 del corriente mes al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMV) para actualizarlo dado que su valor ($47.850) había quedado por debajo de la canasta de la indigencia para una familia de 4 integrantes.

Sin embargo, la reunión se postergó para el día 22 de agosto ya que, según lo adelantó el Presidente, se formalizará un encuentro con un objetivo más amplio: un acuerdo amplio de precios y salarios para dar certidumbre por los próximos 60 días.

¿Qué esperar?

“Debido a la marcada aceleración en el nivel general de precios observada, cualquier ajuste derivado de las paritarias hasta el momento difícilmente pueda terminar de compensar la pérdida de poder adquisitivo. Puntualmente para el mes de julio, esperamos que la inflación se ubique en 8% mensual”, consideró LCG. 

Así, con menores aumentos ofrecidos por las paritarias cerradas en el mes (que promedian una suba en torno a 3,5% mensual), estiman una pérdida real del 4% mensual.

“Con un piso de inflación proyectada del 90% anual a diciembre, es difícil plantear un escenario donde los salarios ganen la carrera contra el aumento de precios”, agregaron. 

“Al momento, la mayor parte de las paritarias fijó un aumento promedio del 67% anual. Cabe esperar el resultado de las nuevas negociaciones que buscarán acercarse al nuevo nivel de precios. En vistas de una reunión convocada por el Poder Ejecutivo con el objeto de alinear precios y salarios, se esperan nuevas resoluciones para avanzar en ese sentido, pero no una recomposición significativa”, concluyeron.

La caída del poder adquisitivo del nivel general de salarios se profundiza mes a mes: acumula un recorte del 23% respecto a noviembre de 2017. No sorpresivamente los más afectados fueron los trabajadores informales con una caída acumulada del 35,3%, mientras que los trabajadores registrados públicos y privados tuvieron una pérdida del 19,5%

“El aumento del salario nominal en junio estuvo levemente por debajo de la inflación (4,8% vs. 5,3%). El salario real de los trabajadores registrados sigue estabilizado en los mismos niveles de diciembre de 2019, entre 20% (privados) y 27% (públicos) por debajo de 2015”, dijo Luis Campos de CTA

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés