El Economista - 70 años
Versión digital

vie 12 Ago

BUE 13°C
Versión digital

vie 12 Ago

BUE 13°C
Más que el 6,7% de marzo

Cuál fue la inflación de julio, según los privados

Tal como se esperaba, la inflación pegó un enorme salto el mes pasado. Varios aumentos anunciados para agosto.

Según LyP, en los primeros 7 meses de 2022, la inflación acumulada alcanza 47%
Según LyP, en los primeros 7 meses de 2022, la inflación acumulada alcanza 47%
02-08-2022
Compartir

El relevamiento de C&T para Gran Buenos Aires arrojó una inflación mensual de 7,6% en julio, la más elevada desde abril de 2002, inmediatamente luego de la salida de la Convertibilidad. Incluso, superó al 7,2% que la consultora había relevado en abril de 2016, cuando bajo la administración de Mauricio Macri se implementaron fuertes ajustes en los servicios públicos, aunque ese dato no está en las series oficiales porque todavía no había comenzado la estimación del IPC.

Así, la variación de 12 meses trepó a 69,2%, la mayor desde enero de 1992.

  • En lo que respecta a los rubros, el esparcimiento fue el de mayor incremento debido al pico estacional que tuvo el turismo por las vacaciones de invierno. C&T señala que el movimiento se vio potenciado por la disparada de los tipos de cambio alternativos durante el mes, algo que también se reflejó en otras secciones y en los productos electrónicos, que sí forman parte de este rubro.

En tanto, educación fue el segundo rubro de mayor suba debido a aumentos autorizados a los colegios privados. 

Por su parte, indumentaria también tuvo un comportamiento poco común al aumentar casi 10%. “En julio comienzan las liquidaciones de la ropa de invierno y eso suele derivar en bajas del rubro o subas leves pero en esta oportunidad no ocurrió”, consideró la consultora.

unnamed (51)
La inflación acumulada durante los primeros 31 meses de la presidencia de Alberto Fernández es de 202,2%

Alimentos y bebidas subió 5%, menos que el promedio pero con bastante disparidad en sus componentes. Las frutas y los panificados fueron los más dinámicos.

Por otro lado, el rubro de equipamiento y mantenimiento del hogar se vio afectado por el fuerte incremento de estos artículos, que se dio con especial fuerza durante la primera semana del mes, en cuanto se dispararon los tipos de cambio alternativos.

En transporte, se destacaron los precios de los autos, a la vez que en comunicaciones lo hicieron los celulares.

El incremento en el rubro vivienda se debió principalmente al aumento del 20% que se autorizó para el servicio de agua en la región, la primera parte del incremento de 32%.

  • Por otro lado, el IPC Libertad y Progreso (LyP) de julio arrojó un avance del 8% mensual. Según el informe, los rubros que más aportaron a la suba del mes fueron: alimentos y bebidas no alcohólicas (12,7%), mantenimiento del hogar (21,2%) y educación (21,5%). El primero con una incidencia de 3 puntos porcentuales, mientras que el segundo contribuyó con 0,8 y el tercero aportó una suba de 0,7.

De esta manera, la consultora señala que en los primeros 7 meses del 2022, la inflación acumulada alcanza 47%. 

“Esta es la inflación acumulada más grande para los primeros 7 meses del año desde 1991. Cabe recordar que en ese año se inició el camino a una cuarta hiperinflación que se detuvo con el lanzamiento de la Convertibilidad, en abril, y que, en cada uno de los dos años anteriores tuvimos una hiperinflación. Dentro de la última década, los años que le siguen con mayor inflación en los primeros siete meses son el 2021, con una inflación acumulada del 29,1%, y el 2019, con 25,1%”, detalló LyP.

A diferencia de C&T, la tasa de inflación interanual para esta consultora fue del 72%, 8 puntos por encima de la variación interanual de junio.

  • La inflación acumulada durante los primeros 31 meses de la presidencia de Alberto Fernández es de 202,2%.

Eugenio Marí, Economista Jefe de LyP, dijo que “la caída en la demanda de dinero que ocurrió en julio aceleró la suba de precios. Pero no hay que perder que en realidad la causa fundamental son los desequilibrios fiscales-monetarios que viene sosteniendo el Gobierno. De manera sencilla, financiar cada vez más déficit fiscal con emisión monetaria no es gratuito y tiene límites”.

Lautaro Moschet, Economista de LyP, señaló que “la salida de Guzmán desancló las expectativas sobre el rumbo económico que tomaría el Gobierno. La consecuencia directa fue la escapatoria de la tenencia de pesos, dirigiéndose al consumo o a la compra de dólares. A partir de allí, la corrida cambiaria que se vio a lo largo del mes”.

Por otra parte sostuvo que “la inflación de julio estuvo marcada por fuertes aumentos en el precio de los alimentos, aún por encima de marzo cuando se dispararon los valores de los commodities, así como también en el rubro de mantenimiento del hogar. Aquí se encuentran bienes como electrodomésticos que están muy ligados a la importación y su precio se correlaciona con el tipo de cambio”.

El director de la LyP, Aldo Abram, recalcó “Que en los últimos meses la gente se empezó a bajar su demanda de pesos, harta de que le quiten todos los meses 5% o 6% del valor de sus ahorros y atesoramiento con “impuesto inflacionario” para financiar al Gobierno, a lo que se sumó la crisis de incertidumbre. Por lo tanto, es lógico que la moneda local haya potenciado la caída de su poder adquisitivo que ya estaba generando el Banco Central dándole duro a la 'maquinita'”

Agregó que “la tranquilidad actual por el recambio ministerial es una buena señal y una oportunidad para empezar a bajar la inflación; pero eso exige disminuir urgentemente el ritmo de emisión de pesos y el exceso de gasto público o fracasarán igual que sus predecesores. De todas formas, para que el resultado no sea una merma temporal de la variación de los precios y pronto estemos con una nueva corrida cambiaria, habría que recuperar la baja credibilidad de este Gobierno con un programa de reformas estructurales que permita salir rápido del cepo”.

  • Por su parte, el informe mensual de Eco Go señaló que la inflación se disparó en julio y alcanzó, según su medición, un aumento del 6,8%, mostrando una fuerte aceleración desde el 5,3% (Indec) registrado el mes previo. Aseguran que si “montan” su proyección a los datos publicados por Indec, en lo que va del año la inflación acumula una suba del 45,3%.

Eco Go: “Así, la economía muestra cada vez menor capacidad de contener los precios y un nuevo régimen inflacionario se consolida, elevando nuestra proyección para el año a 90,9%”

La medición que excluye los rubros regulados y estacionales alcanza una suba acumulada del 47,1%, superior al promedio de los precios. Si se exceptúan las carnes del índice, la inflación núcleo asciende a 8,9%.

La consultora asegura que los precios estacionales impulsaron el indicador al alza en julio, donde la estacionalidad propia del mes producto de las vacaciones de invierno se conjugó con aumentos en frutas y verduras. La variación mensual se ubicó en 10,4%, 6 puntos porcentuales por encima del mes de junio.

Por otro lado, los precios regulados se ubicaron 2,7 puntos porcentuales por debajo de la inflación general, con una suba del 4,1%. A pesar de las subas experimentadas en tarifas de agua (20%), prepagas (4%) y colegios en CABA (15%), entre otras, los regulados actuaron como contrapeso, traccionando el indicador general a la baja.

Sin embargo, “la capacidad de contención de los precios regulados es limitada, y los fuertes atrasos que experimentan algunos rubros en particular la energía- no hacen de esta una política contra la inflación viable”, afirmó Eco Go.

“Así, la economía muestra cada vez menor capacidad de contener los precios y un nuevo régimen inflacionario se consolida, elevando nuestra proyección para el año a 90,9%”, concluyó.

Hay varios aumentos que ya entraron en efecto para agosto: expensas (entre 6% y 10%), colegios en la provincia de Buenos Aires (9%), prepagas (hasta 11,3%) y transporte público en AMBA (40%)

Por ultimo, de acuerdo con el IPC-OJF (GBA), la inflación de julio fue de 6,9% mensual y registró un crecimiento interanual de 63,5%. 

Por otra parte, la inflación núcleo avanzó a un ritmo mensual de 7,0%, marcando un aumento de 66,9% anual. Así, la inflación general acumulada fue de 41%, mientras que la inflación núcleo acumuló 42,4% en julio. 

La suba de 6,9% del IPC-OJF (GBA), de Orlando J. Ferreres, tuvo las siguientes subas: educación y equipamiento del hogar encabezaron las subas del mes, registrando un alza de 12,8% y 11,3% mensual, respectivamente, seguidos por salud, que presentó una variación de 8,7%. 

  • Con relación a la medición núcleo, arrojó una variación del 7% y en términos anuales, registró una suba del 66,9%. 
  • En cuanto a los bienes y servicios estacionales, éstos registraron una variación de 6,4% mensual, mientras que los regulados subieron 6,7% mensual.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés