En Davos, Dujovne buscará las inversiones que nunca vinieron

16-01-2017
Compartir

Será un debut en todo sentido. No sólo porque nunca fue sino, además, porque será su primer roce internacional como ministro de Hacienda y una primera gran vidriera para conocer, tanto a pares de la región y del mundo como a líderes políticos y popes del sector privado.

Tanto él como sus pares del Gabinete que viajarán hasta los Alpes suizos deberán llenar un gran vacío (la ausencia del Presidente) y comentar, ya no sólo sobre planes y expectativas, sino también sobre el trabajoso primer año de gestión, que intercaló grandes aciertos con errores y que aún no logró la tan ansiada reactivación de la economía.

Tampoco logró uno de los cometidos del propio viaje del Presidente a Davos hace doce meses. Las cifras no mienten (más) y los números del BCRA así lo demuestran: en diciembre ingresaron apenas algo más de US$ 200 millones de la famosa Inversión Extranjera Directa (IED). Son cifras insuficientes para las necesidades que tiene Argentina y muy bajas, en términos relativos, con las que consiguen los demás países de la región.

Si bien la agenda de Dujovne está más ceñida a encuentros con pares de otros países, él y los demás viajantes pondrán el foco en la esquiva IED, necesaria para que el crecimiento que se insinúa para 2017 se prolongue. Si la inversión no acompaña, el crecimiento tendrá patas cortas. Pero para que haya más inversiones (lo sabe el propio Dujovne porque lo escribió en un informe en noviembre) “debe recuperarse la demanda”. Y allí todavía el Gobierno no tiene pergaminos para mostrar: el consumo fundió motores en 2016 y todos los sectores vendieron menos que en 2015 e, incluso, años anteriores.

Un tema que también surgirá en los encuentros del ministro (que viajará acompañado por Ariel Sigal, jefe de Gabinete y Sebastián Tabakman, su jefe de prensa) será el tema del “costo argentino”, un tema que le planteó la cúpula de la UIA en el mitin que tuvieron hace unos días. En criollo, el precio de producir en Argentina es muy alto. El tema está en carpeta, pero los avances hasta el momento han sido escasos. “Los sobrecostos laborales (salariales y extra salariales), logísticos, financieros, regulatorios y la creciente carga tributaria fueron erosionando la competitividad corporativa hasta el punto que la argentina se convirtió en una economía extraordinariamente cara”, grafica Federico Muñoz en su último informe. La tarea hacia adelante es enorme: hay que reunir consensos amplios, tocar las teclas correctas y hacer pedagogía. “Los esfuerzos por ser más competitivos y productivos no suelen ser entendidos (por los argentinos) como la llave a un mayor crecimiento y progreso social, sino como una concesión a los poderosos. El Gobierno tendrá que esforzarse en la comunicación de este viraje para que el nuevo rumbo sea social y políticamente sostenible”, dice Muñoz.

La cuestión fiscal, madre de todas las grandes crisis argentinas, tampoco estará ausente. Allí Dujovne comentará por que no se avanzó casi nada en 2016 y cuáles son sus planes para lograr que el Estado ahorre más y los resultados fiscales empiecen a ser algo más positivos. La paciencia de los mercados sigue pero, ya sabemos, no es infinita.

***

Caputo (y equipo) por el mundo

Hoy comienza el roadshow que encabezará el nuevo ministro de Finanzas, Luis Caputo. El y Pablo Quirno, defe de Gabinete del Ministerio de Finanzas de la Nación, estarán en Londres para iniciar el roadshow. El martes, ellos dos estarán en Boston y el miércoles anclarán en Nueva York. Santiago Bausili, el secretario de Financiamiento, estará el martes en Los Angeles y el miércoles irán también a la Gran Manzana para hacer la previa de lo colocación, que será el jueves.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés