El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

El riesgo país castiga al gradualismo

Sorprende, o no tanto, que el riesgo país local esté congelado en los 455 puntos básicos

27-03-2017
Compartir

Sorprende, o no tanto, que el riesgo país local esté congelado en los 455 puntos básicos. En el año este indicador que elabora el JPMorgan no se movió, algo que sí sucedió con los niveles de riesgo de otros países. A saber: Brasil 278 puntos (-15,25%), Colombia 192 unidades (-15,42%), Perú 131 puntos (-25,14%), Uruguay con 215 puntos (-11,89%) o México ostentando 196 (-15,52%). El EMBI cae 8,82%, o sea el promedio de todo el mundo emergente está reduciendo sus niveles de riesgo excepto Argentina.

¿Qué pasa con el país? “Honestamente, nosotros esperábamos una compresión más acelerada entre la sobretasa que pagan nuestros bonos y las de los restantes latinos. Evidentemente, el mercado penaliza tanto a la apuesta a la corrección gradual de nuestro déficit fiscal como a nuestra pobre reputación. Nuestros indicadores fiscales no son peores que los brasileños, y sin embargo, nuestros bonos siguen pagando tasas de interés más caras”, señala el economista Federico Muñoz, la consultora homónima.

Otra interpretación es que el spread de la Argentina ya ajustó cuando se salió del default y después de eso, no hubo noticias que actuaran como drivers de los inversores. De hecho, tal como se viene señalando desde estas páginas, los inversores están esperando que el Gobierno cambie o acelere su postura gradualista para generar más negocios. La crítica es que todo se hace en cámara lenta, y por ende las mejoras se ven en la misma velocidad.

Alec Kersman, del gigante financiero PIMCO, estuvo por Buenos Aires en un seminario de EMTA en el que participó el ministro de Finanzas, Luis Caputo. El ejecutivo de Wall Street, focalizado en lo que pasa en el exterior, afirmó que “somos optimistas con el mundo y eso es bueno con Argentina”. Pero tanto él como el resto de los operadores del exterior saben que los activos del país no están muy demandados. La historia positiva de la Argentina ya pasó y al no haber nada nuevo en el horizonte, los spreads de la deuda quedan sin cambios.

Sea como fuere, el EMBI argentino venía de un recorrido muy positivo en este último tiempo. Estaba en 542 puntos el día previo a los comicios del 25 de octubre de 2015. Al conocerse el triunfo de Cambiemos, cayó 16%, para pasar a ubicarse en el orden de los 450 puntos. El acuerdo con los acreedores hizo que se redujera otros 100 puntos básicos y que comenzara a moverse en los 350 puntos.

De esta manera, el indicador pasaba a estabilizarse en niveles de 2011. Es decir, antes de que fuera electa por segunda vez Cristina Kirchner. Pero en abril del año pasado, y luego de que el macrismo emitiera los bonos para pagarle a los fondos buitre, el indicador referido a la Argentina trepó 27% en un sólo día, alcanzando los 488 puntos básicos. Este aumento no respondió a algún dato o noticia económica negativa sino a la adecuación de la canasta de bonos que utiliza el JP Morgan para medir el índice de riesgo país. Así las cosas, el indicador se estabilizó en torno a las 450 unidades tal como está ahora, prácticamente sin cambios en el punta a punta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés