El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 14°C
El deterioro fiscal persistirá ante la búsqueda del Gobierno en la obtención de un mejor resultado electoral
Panorama

El deterioro fiscal persistirá ante la búsqueda del Gobierno en la obtención de un mejor resultado electoral

No se espera una inflación descendente. Más aún: se proyectan mayores impulsos en la medida que la política fiscal siga expansiva. 

Martín Calveira 13 septiembre de 2023

·         La inflación mensual de agosto estuvo determinada por diversos factores de intensidades distintas. Lógicamente, el ajuste cambiario posterior a las PASO fue determinante, pero en el marco de un nivel de inflación mayor respecto del año pasado que impulsa comportamientos inerciales con potenciales efectos de segunda ronda.

·         La inflación de agosto se registró en 12,4% mensual donde el rubro alimentos y bebidas acusó el mayor aumento; 15,6%. En términos interanuales se registró un ascenso de 124,4%, mientras que el acumulado del año se situó en 80,2%.

·         El registro inflacionario mensual de agosto es el mayor desde febrero de 1991 cuando la inflación mensual se había establecido en 27% luego de la hiperinflación de 1990. Comparando en términos interanuales, es la mayor desde agosto de 1991 cuyo registro fue 144,4%.

·         Una mayor frecuencia de ajustes de precios se asocia con la ineficacia e inacción de la política monetaria la cual está persistentemente dominada por la política fiscal. La anomía resultante es una mayor dinámica de los precios.

·         Las medidas de recuperación del poder adquisitivo de un sector de la sociedad no solo no se traduce en un mejora sostenible al observar la dinámica de precios para lo que resta del año, sino que se puede transformar en un mayor impulso inflacionario por sus derivaciones monetarias como consecuencia del financiamiento de las mismas, es decir, tampoco se observa la consistencia parcial de la misma.

·         Se espera que la próxima administración de Gobierno implemente un programa de estabilización integral. En concreto, medidas enfocadas a cortar la inercia, ajuste de la política fiscal y, al menor, suprimir la expansión de la política fiscal.

·         En simultáneo, emerge la complejidad de gestionar una simplificación cambiaria. En este sentido, un esquema temporal de desdoblamiento cambiario con una cotización comercial controlada y otra cotización financiera libre, se evalúa como una alternativa donde el éxito de la misma dependerá del inicio de una disminución de la dinámica de precios.

·         Respecto a lo que resta del año, el desempeño irá en la misma dirección. En concreto, no se espera una inflación descendente. Más aún se proyectan mayores impulsos en la medida que la política fiscal continúe con un sesgo expansivo

·         El deterioro del frente fiscal persistirá ante la búsqueda del Gobierno en la obtención de un mejor resultado electoral. Esto se traduce en una política fiscal expansiva que combinada con decisiones sesgadas hacia las elecciones tendrán efectos negativos.

·         Implementar una modificación impositiva, aunque el impuesto en cuestión represente el 10% de los ingresos tributarios totales, con un costo fiscal estimado en 0,6% del PIB, deberá financiarse con mayor emisión monetaria.

·         En ese contexto emerge el círculo vicioso dado por un mayor gasto público, necesidad del financiamiento monetario e intensificación de la dinámica inflacionaria lo cual establece a la economía en un equilibrio no deseado de bajo o nulo crecimiento desde el año 2010.

·         El nivel de inflación mensual se proyecta en un promedio mayor a lo transcurrido del año luego de la depreciación y ante la ausencia de un programa de estabilización. En simultáneo, el panorama se deteriora con la implementación de medidas de corto plazo que se traducen en mayor emisión monetaria.

·         Las expectativas de inflación se sostienen en ascenso configurando un panorama de precios con una dinámica mayor para lo que resta del año. Esto se circunscribe a las medidas fiscales que se asocian a mayor expansión monetaria.

·         Es evidente que la dinámica inflacionaria actual no solo se deriva de excesos monetarios pasados por asistencia al sector público para financiar déficit operativo, sino por comportamientos inerciales conformado por el nivel de incertidumbre derivado de la inacción de la política económica.

·         En efecto, el habitual sesgo expansivo en los semestres de elecciones impulsan la inflación y, entretanto, emerge un sinceramiento del valor del tipo de cambio oficial, lo cual se traduce en mayores presiones en el contexto de represión cambiaria actual.

·         La persistencia de los efectos derivados de la sequía en el mercado de libre de cambios, una mayor crisis cambiaria vinculada con la incertidumbre de mercado y la descoordinación en la política económica, luego de efectuar medidas aisladas,  continúan afectando el nivel de reservas internacionales. En efecto, se desprende el desempeño de las reservas brutas registrando un saldo de U$S 27.651 millones en la primera semana de septiembre lo que se traduce en una retracción mensual parcial de U$S 167 millones.

 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés