El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 24°C

Dólar bajo: 900.000 ahorristas compraron US$ 2.335 M en febrero

15-03-2017
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

La fuga de capitales y la salida de divisas para turismo en el exterior se mantuvo de forma sostenida en febrero, redondeando un verano por demás preocupante por su ritmo continuo: según el informe de evolución del MULC de febrero, publicado por el BCRA, la salida de billetes y divisas por formación de activos externos de libre disponibilidad llegó nada menos que a US$ 1.865 M, mientras que los egresos vinculados a la salida de residentes al exterior llegó a US$ 897 M. Esas dos cuentas explicaron el déficit de US$ 244 M que se registró en febrero en las transacciones del MULC.

La fuga

La compra neta de billetes en febrero fue, específicamente, de US$ 1.727 M, un nivel casi idéntico al de enero. La compra bruta en realidad fue de US$ 2.335 M, aunque bajó la cantidad de clientes que la realizó: fueron 862.000 contra los 967.000 de enero. Es decir, 11% menos de personas.

Tal como detalla el informe que publica mensualmente el BCRA, el 53% de las compras de billetes realizadas fueron por importes mayores a US$ 10.000. Más específicamente: el 34% fueron compras de más de US$ 50.000 y nada menos que el 18% fueron compras de más de US$ 500.000. Es decir, fueron realizadas por clientes con capacidad para realizar compras por semejantes cantidades. En otras palabras, que US$ 418 M fueron fugados por clientes con esa capacidad de compra.

Otro detalle, en este caso respecto a las transferencias brutas al exterior, lo brinda el informe del BCRA: “Las transferencias brutas al exterior de libre disponibilidad fueron efectuadas por unos 780 clientes, que totalizaron US$ 754 M y se concentraron en los estratos superiores. El 74% de la salida de fondos se explicó por compras mensuales superiores a US$ 2 M, destacándose dentro de éstas, las operaciones por más de US$ 5 M que representaron el 63% del total”.

De cualquier forma, con un diciembre que mostró una fuga de US$ 1.943 M y un enero con una de US$ 1.946 M, el US$ 1.865 M de febrero redondea un verano récord en materia de fuga para los últimos 15 años, según el propio BCRA.

Endeudamiento

Así fue que, principalmente por la fuga, la cuenta financiera del sector privado no financiero mostró un déficit de US$ 874 M. Lo que sí aportó ingreso de divisas en el sector privado no financiero fue la inversión extranjera. En ese sentido, la buena fue que ese ingreso en términos netos llegó a US$ 588 M pero la mala fue que US$ 491 M entraron por inversiones de portafolio y apenas US$ 98 por inversión productiva en la economía real. Al respecto, Amílcar Collante, economista del CESUR, reflexionó: “Por cada dólar de inversión extranjera directa entran 5 dólares financieros. Faltan más dólares para la economía real”.

Pero el rojo en este sector fue más que compensado por el gigantezco ingreso de la mano del endeudamiento protagonizado por el sector público. Así fue que el sector público tuvo un superávit financiero de US$ 2.358 M, con ingresos del Gobierno por colocaciones de Letes por US$ 1.822 M y por las emisiones de Bontes por US$ 1.711 M. A eso hay que sumarle los ingresos por colocaciones de deuda externa de gobiernos locales por US$ 2.000 M.

También sumaron a la cuenta financiera el propio sector financiero, que tuvo un superávit de US$ 780 M, explicado mayormente por la reducción de sus activos externos líquidos y, también, por el acceso a endeudamiento por US$ 559 M.

Con todo, la cuenta financiera del MULC cerró con un superávit de US$ 4.533 M.

Cuenta corriente

Por su parte, la cuenta corriente, que compila los ingresos y egresos por la vía del comercio de bienes y servicios más las utilidades de la inversión extranjera, los intereses y rentas, dio un déficit de US$ 921 M. Un número bastante mayor al que se registró en enero, que fue de US$ -158 M y también mayor al del mismo mes de 2016, que fue de US$ -238 M. Ahí, tal como se mencionó, fue protagonista el abultadísimo déficit turístico, que se viene dando de la mano del atraso cambiario. De hecho, el rojo en la cuenta servicios fue de US$ 908 M. Pero otra explicación importante es el menor superávit de la cuenta bienes, que en enero había sido de US$ 1.057 M y en febrero fue de sólo US$ 252 M. Y una explicación extra la brinda el ingreso primario, con una salida neta de US$ 298 M, de los cuales US$ 130 M corresponden a remisión de utilidades, dividendos y rentas y US$ 158 M a pago de intereses.

De esta forma, las reservas del BCRA aumentaron US$ 3.721 M, redondeando un stock de US$ 50.608 M al cerrar el mes.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés