El Economista - 70 años
Versión digital

jue 02 Feb

BUE 25°C
Versión digital

jue 02 Feb

BUE 25°C

Diálogos after office

El periodista dialogó con un economista de la city porteña y una conocida analista política.

27-03-2017
Compartir

El periodista dialogó con un economista de la city porteña y una conocida analista política.

Periodista: Es un marzo conflictivo. ¿Lo peor ya pasó?

Analista: No lo sabemos. Recién a partir de esta semana se verá si habrá o no salida para el conflicto docente.

P: Los perdedores son los chicos.

A: Así es. Pero es cada vez peor la opinión en general que se tiene de Baradel y de otros sindicalistas, salvo para sus incondicionales. Además, por primera vez en algunas encuestas cayó la popularidad de la gobernadora, hasta quedar debajo del Presidente. Y el kirchnerismo está tratando de recuperar intendentes de buen diálogo con Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

P: ¿Puede Cristina Kirchner capitalizar este conflicto?

A: No lo vemos nada fácil. Empiezan procesamientos que la tendrán bastante ocupada, y en buena medida su “cuarto de hora” ya pasó. Pero ni Randazzo ni Scioli parecen tener suficiente fuerza propia, al menos por ahora.

P: ¿Y Massa?

A: No lo vemos en baja en ninguna encuesta, pero tampoco en suba. Sin embargo, sigue despertando desconfianza en varios segmentos. A nadie escapa que su fuerza cuenta con varios ex kirchneristas.

P: No pocos K prefieren profundizar el clima de pelea.

A: Sí. La semana pasada, el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, agitó el fantasma de los saqueos. Y después, se floreó en Plaza de Mayo el “club del helicóptero”. Son cada vez más explícitos, pero espantan al electorado no kirchnerista. Si se repiten, terminan jugando a favor de Cambiemos.

P: ¿En los conflictos salariales habrá solución?

A: Creo que sí, pero hay paros de trabajadores de la salud en la provincia de Buenos Aires, y eso va a prolongar este clima conflictivo hasta mediados de abril, por lo menos.

P: ¿Usted como ve esto?

Economista: La consecuencia inevitable es una inflación más alta. Nadie espera paritarias con subas salariales inferiores al 25%. El año que viene veremos que 2017 terminó con aumento de salarios, servicios y precios regulados en torno de 30% en promedio.

P: ¿No cree en las metas del BCRA?

E: No. Además, nunca se explicó cómo fueron calculadas.

P: ¿Y los pronósticos de Hacienda?

E: Dujovne lleva casi tres meses predicando el mantra de un crecimiento de 3,5%, pero sin un salto fenomenal en la inversión pública y en las exportaciones, es imposible.

P: ¿Por qué?

E: La tasa de inversión es inferior al 15% y cayó también en el bendito “segundo semestre”. No se puede recuperar con los niveles actuales de presión tributaria y de incertidumbre política. Sin un buen desempeño de Cambiemos en octubre, seguirá el temor al retorno del kirchnerismo en 2019.

P: El crédito hipotecario puede repuntar.

E: Sí, pero con cuotas indexadas, veremos cuanto puede crecer. Apostar a una inflación en baja por 30 años es como tirarse a una pileta sin saber si tiene agua?.

P: ¿Y el sector externo?

E: Empieza a complicarse. Lo de Brasil con las carnes es una pésima noticia. Los franceses quieren ahora excluir las carnes de los acuerdos entre la Unión Europea y el Mercosur, así que tarde o temprano la calidad de los controles del SENASA estarán en la mira de medio mundo. Además EE.UU. prolongó hasta fin de mayo la restricción a la importancia de los limones y quieren aplicar un derecho antidumping al biodiésel argentino. China, además, quiere definiciones por el financiamiento a las hidroeléctricas del sur, y medidas antidumping aplicadas por Argentina. No la tenemos fácil.

P: El agro al menos zafa.

E: Sí, pero la industria, con este atraso cambiario y la presión fiscal récord, medio que no tiene salida. Más aún si el Gobierno llega a eliminar las licencias no automáticas de no menos de 500 posiciones. Según los diarios de ayer parece que tratarán de calmar a la UIA con una ley de compre nacional, pero su impacto será marginal. Encima, dañaron el consumo con ese engendro de los “precios transparentes”.

P: Las críticas son unánimes.

E: ¿Qué le parece? Confundieron y espantaron a comercios y a consumidores. Una parte no menor de la caída de la imagen del Gobierno fue por este error.

P: Ahora sí habría cierta marcha atrás.

E: Se limitaría a indumentaria y calzado, y parte de los costos financieros lo absorberían los bancos. La zanahoria será una baja de encajes, adicional a la de este mes. Pero, no sé cómo es que el BCRA espera una suba de las tasas de los depósitos en ese caso. Algunos discursos son realmente inentendibles.

P: ¿Habrá alguna recuperación el consumo en los próximos meses?

E: La esperable por el ingreso de las divisas del agro. El próximo trimestre tal vez sea el mejor del año, pero no da para crecer más del 3% en doce meses. Ojalá me equivoque.

P: ¿No lo ve a tiempo para que cambien las expectativas?

E: Se vienen subas de tarifas, y la presión a la baja del dólar se mantendrá sin cambios.

P: ¿Cuestión de política o de eficiencia en la gestión?

E: Ambas cosas. Y en varios frentes. El retraso en la reglamentación de la Ley de Emergencia Social agotó la paciencia de los piqueteros. El horizonte de tiempo de los que no tienen ingresos formales no es de veinte años, después a no quejarse de Mirtha Legrand. Con los jubilados ocurre algo parecido.

A: No soy oficialista, pero la Reparación Histórica dio un buen alivio a la clase pasiva.

E: Sí, de acuerdo, y se están pagando juicios. Pero el recorte al acceso a medicamentos gratuitos, sin preaviso, está irritando cada vez más.

P: Había abusos en la gestión anterior.

E: Correcto, pero a sus responsables no se los ha procesado. ¿Larga vida al viva la pepa? Además, los rumores sobre la salida de Regazzoni y su aparente relación con un viejo conflicto entre Farmacity y los laboratorios nacionales no fueron desmentidos.

P: ¿Y al dólar, como lo ve?

E: Con presión a la baja hasta septiembre. Ahí habrá que ver. Se termina el flujo de divisas de la cosecha gruesa y vencen los primeros contratos “pesados” de inversores extranjeros que entraron a la farra del carry trade con los títulos públicos.

P: ¿Y después?

E: Depende del resultado de las elecciones y de qué decida Jefatura de Gabinete. Por ahora se habla de ajuste fiscal, pero hay 23 ministerios y el organigrama de la Jefatura de Gabinete, solamente, ocupa 13 páginas. Mucha burocracia, poco cambio?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés