Consiguen US$ 7.000 M en la primera emisión internacional del año

20-01-2017
Compartir

En la primera emisión internacional del año, el Gobierno obtuvo US$ 7.000 millones (US$ 2.000 millones más que los buscados inicialmente) con tasas del 5,625% para el tramo a cinco años y del 7% para el de 10.

La demanda que tuvieron los bonos argentinos fue muy superior a la esperada: se recibieron órdenes por unos US$ 22.000 millones, más de tres veces superior a los US$ 7.000 millones que terminó aceptando el Gobierno. Las tasas fueron más bajas que las conseguidas en abril de 2016, cuando por el bono a 5 años se pagó 6,875% y por el de 10 un 7,50%. La tasa promedio fue de 6,3%, con un monto emitido de US$ 3.250 millones para el tramo a 5 años y de US$ 3.750 millones para el de 10 años.

“Estamos muy contentos con el resultado de la emisión, ya que logramos bajar significativamente nuestro costo de financiamiento, aún enfrentando un escenario de tasas mucho más adverso que el año pasado”, afirmó el ministro de Finanzas, Luis Caputo. Según dijo, esto “confirma la confianza de los inversores en la capacidad de este Gobierno de controlar la inflación e incentivar el crecimiento económico”.

Como vinieron haciendo estos días, los analistas destacaron el buen timming de la emisión. “El momento elegido fue muy bueno porque la tasa del bono a 10 años de EE.UU. hace unos días estaba en 2,20, ahora había subido a 2,5 y cuando asumiera Trump podría seguir escalando. O sea, el Gobierno se movió muy rápido en ese sentido”, aseguró el trader Matías Daghero. Ayer el republicano inició su mandato y el riesgo de hacer la operación después de eso era que hubiera nuevas turbulencias financieras. Eso ocurrió con el último discurso de Trump, que generó incertidumbre porque no dio ningún indicio sobre su futura política económica.

El actual escenario fue también muy propicio, explicó Federico Furiase, porque “el riesgo país, que había subido luego del efecto Trump, volvió a comprimir spreads”. También destacó que la operación de “repo” (préstamos de bancos al Gobierno con títulos como garantía) hecha la semana pasada por los seis bancos colocadores “funcionó como una señal para mostrar que Argentina tiene capacidad de diversificar su fuente de financiamiento”. El Santander, el BBVA Francés, el Citibank, el Deutsche Bank, el HSBC y el JP Morgan le prestaron al Tesoro US$ 6.000 millones a 18 meses, a una tasa equivalente a la interbancaria londinense Libor más 290 puntos básicos, es decir 3,8%.

“Con la colocación del 'repo' con los bancos por US$ 6.000 millones y la de ayer en los mercados por US$ 7.000 millones, suponiendo un refinanciamiento de los vencimientos de las Letras en dólares y un financiamiento de organismos multilaterales, las necesidades de dólares por vencimientos de capital e intereses en el mercado quedarían prácticamente cerradas”, aseguró Furiase.

Nery Persichini, analista de Inversor Global, destacó que la alta demanda de la colocación se debió a que el mercado valora “la dirección que está tomando el Gobierno”, ya que “haber empezado a tomar las decisiones correctas en materia de apertura financiera y de corrección de los desequilibrios de precios relativos internos hace lucir a la Argentina más positiva que hace un año”.

“Con esta administración, Argentina tiene una mejor fama de pagadora entre los inversores internacionales y estuvo bien que dejara demanda insatisfecha porque eso transmite una buena señal al mercado”, aseguró. Además, destacó que para los inversores fue muy atractivo “recibir una tasa del 7%, que permite duplicar la inversión en 10 años, mientras que en otros países, como México, se tarda 18 años”.

En este escenario, Furiase también se mostró optimista de que “en la próxima colocación local (de unos US$ 2.000 millones la semana próxima) probablemente haya versiones de bonos en pesos a tasa fija, que tuvieron una baja del rendimiento por la expectativa de que el JP Morgan incluya en un indice de emergentes a bonos en moneda local”.

El único punto negativo de la emisión, aseguraron otros analistas, es que la tasa aún será alta comparada con otros bonos de Latinoamérica. Por ejemplo, el 7% pagado en el tramo a 10 años fue mucho mayor que los de otros títulos regionales a igual plazo, como el Brasil 26 (4,85%), México 26 (3,99%), Perú 27 (3,23%) y el Chile 26 (3,02%).

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés