El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 6°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 6°C

¿Cómo será la macro de 2019?

Compartir

Por Alejandro Radonjic

Proyectar la macroeconomía de 2019 es una tarea arriesgada y potencialmente bizantina. Mucho más tras el annus horribilis que se despide en pocos días. Aunque tener otro 2018 es improbable, cuando uno se quema con leche?ya sabe. Pero sobre todo porque las tensiones no se han despedido. Muy por el contrario, la economía actual se asemeja a un paciente complicado con múltiples asistencias simultáneas. Tasas en 60% y, sobre todo, una caja (prestada) de US$ 57.100 millones para evitar un nuevo default.

Por si todo eso fuera poco, la política (la sociedad, en rigor) está pronta a repartir y barajar de nuevo. Sea cual sea el resultado, la cercanía electoral, y las múltiples elecciones que ya tendremos desde marzo, “jugarán” económicamente. Tensionando la demanda de dólares, postergando inversiones y manteniendo incertidumbre en los agentes. Porque todo indica que serán elecciones competitivas, esto es, más allá de lo que termine ocurriendo, habrá, a lo largo de todo el calendario, expectativas de cambio en Casa Rosada. Hilemos un poco más fino y analicemos las principales variables.

PIB. Va a caer. Hasta el Gobierno lo admite: -0,5% es su pálpito. Hay voces, el FMI entre ellas, algo más escépticas, que hablan de -1,6% o la OCDE, con -1,9%. Pero vale hacer una aclaración aquí porque la caída se debe al arrastre estadístico negativo que deja 2018. En criollo, el PIB de 2019 arranca 3 puntos abajo. Neto de ese efecto estadístico y aunque no se refleje en las Cuentas Nacionales, la economía podría llegar a “crecer” en 2019. Sin llegar a ser un veranito (muy lejos de ello, por cierto), ayudaría a dejar atrás la fría sensación de recesión que dominó casi todo 2018. A tal fin ayudarán cierta recomposición del salario real y las jubilaciones (si el “billete” no corcovea); el “efecto cosecha”, que será mejor que la de 2017/2018 y pegará fuerte en las cifras del 2° trimestre; un mejor dólar para los exportadores y un tirón algo más potente desde Brasil.

IPC. Va a caer, también. Contra 2018, cuanto menos. Aunque sería más alta que la heredada allá por 2015, cuando merodeó 25%. Pero, valga la aclaración, con los precios relativos más alineados: el dólar y las tarifas, sinceradas. El salario en dólares, lamentablemente, también. El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA avizora el IPC en 27-28% para diciembre de 2019. Altísima, por cierto y muy lejos del dígito planeado allá por 2015. Es la variable más díscola y en la que Cambiemos erró más feo. La moneda está en el aire y tampoco puede descartarse, recesión y apretón monetario mediante, que sea incluso algo más baja. Pero los factores inflacionarios jugarán también, y en sentido opuesto. Los salarios, por un lado. ¿Podrán evitar las empresas incorporarlos sin trasladarlos a precios? Luce difícil la pauta de 23% que planea el Gobierno, dada la inflación esperada, la caída del salario de 2018 y la relación tirante con el sindicalismo. Nadie piensa que se vaya a recuperar lo perdido en 2018. Tarifas, con algunas subas ya anunciadas (subte, agua, gas y electricidad) también “inflarán” porque la posibilidad de “populismo tarifario” parece vedada por la necesidad de ir a un déficit primario de 0% en 2019, es decir, ajustar también la cuenta de subsidios. Y la gran clave será el “billete”. El REM lo avizora a $48 para la Navidad de 2019. Sería una depreciación de 20%, que pondría presión sobre el IPC. Pero podría ser más también, como veremos. Dependiendo de eso, la inflación podría ser mayor.

Dólar. Es la variable clave para otear los trazos gruesos de 2019. El dólar aparece, hoy, equilibrado. El BCRA ya no vende y están empardadas la oferta y la demanda en la zona de US$ 5.000 mensuales. Las métricas de Tipo de Cambio Real (TCR), aunque cayendo por la elevada inflación, muestran que el nivel de la paridad es alto, en términos históricos. Apareció algo de oferta en el mercado y, sobre todo, se desplomó la oferta (colchón, Miami e importaciones). Por el momento, el dólar se mueve entre las bandas y será central que siga siendo así. Todo indicaría que el apetito por el “billete” aumentará en 2019 (“los argentinos esperan las elecciones en dólares”, recuerda Pablo Goldin), pero también jugarán la megacosecha (si redunda, también, en una megaliquidación) y, como señala Guido Lorenzo (LCG), las ventas del Tesoro para hacerse de pesos: podrían ser hasta US$ 10.000 millones frescos que se vuelquen en el mercado en 2019. Se verá qué ocurre en la interacción entre oferta y demanda y qué pasa con las bandas del BCRA. Ciertamente, Reconquista 266 mucho no podrá hacer: primero, puede vender poco (US$ 150 millones por día cuando se negocian tres o cuatro veces más por rueda) y, además, la banda alta va a estar cada vez más lejos: cerrará marzo de 2019 en $50,97. Considerando que hoy está más cerca de la banda baja, el BCRA deberá mirarle desde afuera aún si el dólar salta $10- 12 en el primer trimestre.

Empleo y salarios. El combo empleo y salarios constituyen la masa salarial. Son el mejor termómetro del humor social. Es la microeconomía del bolsillo, que derrapó fuerte en 2018. Según Ecolatina, “en 2019 los salarios formales comenzarán el año con significativos aumentos producto de la cláusula de revisión impuesta en muchas negociaciones paritarias” y “además se sumarán las negociaciones propias del 2019”. Ecolatina proyecta que los salarios formales exhibirían un alza de 35% en 2019 y advierte: “Recién en la segunda parte del año, los salarios comenzarían a 'ganarle' a la inflación y permanecerían por debajo de la suba interanual de precios durante el primer semestre de 2019”. Por último, ¿qué pasará con el empleo? Las perspectiva no son buenas y la mejor expectativa es que no se retraiga, es decir, que las empresas no contraten, pero que tampoco despidan en demasía. Aun así, la tasa de desempleo se ubicaría arriba del 10% en 2019.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés