Caputo y Dujovne van por los dólares que necesita Macri

13-01-2017
Compartir

Por Leandro Gabin

Las próximas horas serán clave para las ambiciones electorales del oficialismo este año. Luis “Toto” Caputo emprenderá su viaje hacia Estados Unidos donde presentará la operación de deuda que tiene entre sus manos. El funcionario estuvo gran parte de diciembre pasado puliendo lo que será la emisión de bonos, una operación precipitada porque hay que esquivar el fantasma de Donald Trump. El electo presidente de Estados Unidos asume su mandato el 20 de este mes y sabe el ministro de Finanzas que nada volverá a ser como antes. El riesgo creció desde que el mediático empresario ganó las elecciones y virtualmente todos los emisores saben que para conseguir tasas bajas es ahora o nunca.

Números y tasas

En parte eso explica porque Caputo saldrá el próximo jueves a buscar ?a priori? US$ 5.000 millones en el exterior y otros US$ 2.000 millones en el mercado local (que pueden ser comprados por inversores de afuera). El Gobierno quiere hacer un testeo a los inversores y no tirarse de cabeza a la pileta si no tiene tanta agua. Pero en los bancos que asesoran a Caputo (Santander, BBVA Francés, Citibank, Deutsche Bank, HSBC y el JP Morgan) cuentan que las ofertas superarán ampliamente ese número. Alguno dicen que podría haber órdenes de compra por un total de US$ 15.000 millones o más. Claro que dependerá del precio que quiera cobrarle el mercado. El número que no le vendría mal al ministro de Finanzas es tomar deuda por 7% anual en dólares (tomando el bono más largo a diez años). Pero el ministro avisó que dejará “demanda insatisfecha”. ¿Por qué? Así aquellos que se quedaron afuera compran bonos en el mercado secundario y hacen subir los precios (y cae el riesgo país).

Caputo emitirá también bonos en distintos tramos con lo cual podrá licuar esa tasa del 7%. Se cree que podría salir con otro bono a 5 años y 3 años. Así, la tasa promedio de la colocación rondaría el 5%, un costo políticamente aceptable para el ascendido funcionario. “Si pueden levantar US$10.000 millones lo van a hacer a pesar de que hayan dicho que buscarían la mitad. Tienen que pulsear con el mercado lo máximo posible porque tienen necesidades de financiamiento elevadas, y eso el inversor también lo sabe”, explicaban desde uno de los bancos que interviene en la operación.

“Igualmente ellos (por el Gobierno) tienen un buen panorama de lo que se encontrarán en el mercado. Los bancos ya hicimos nuestra tarea de sondear a los potenciales compradores de los bonos y están claras las condiciones. Creo que está todo más o menos cerrado a esta altura”, repetían desde la entidad colocadora, sin arriesgar el caudal de ofertas ni la tasa que pagaría el país. “Eso preguntáselo a Caputo”, dijeron.

Para el Norte?

Caputo y Pablo Quirno, el jefe de Gabinete del Ministerio de Finanzas de la Nación, irán en lunes a Londres para iniciar el roadshow. El martes ellos dos estarán en Boston y el miércoles anclarán en Nueva York. Santiago Bausili, el secretario de Financiamiento, estará el martes en Los Angeles y el miércoles irán también a la Gran Manzana para hacer la previa de lo colocación que será el jueves. “Bajamos a bajar el nivel de incertidumbre con la deuda”, asegura Caputo. Con lo que planean recolectar, más el REPO con el mismo consorcio de bancos que trabaja en la emisión por US$6.000 millones, las necesidades de financiamiento, que este año llegan a US$40.000 millones, empezarán el año con una fuerte baja. Más adelante se verá.

Nico a Suiza

Mientras que el ministro de Finanzas emprende viaje para volver con las manos llenas de dólares, su colega de Hacienda vuela hacia Davos con la finalidad de conseguir las tan mentadas inversiones. Este será el primer viaje internacional de Dujovne tras asumir formalmente la cartera en representación de Argentina ante diversos foros económicos. La edición 47a. del Foro de Davos, que se celebrará del 17 al 20 de enero, abordará en su temario de discusión cuestiones referidas a la necesidad de revitalizar el crecimiento económico global y el contexto existente para la consolidación de la cuarta revolución industrial, entre otras cuestiones. Dujovne se reunirá con otros ministros de Hacienda e inversores en el marco del foro, y con la clara necesidad de que los capitales (sean inversiones de capital o financiera) fluyan hacia Argentina. Bajo esa premisa es que también viaja el secretario de Comercio Internacional de la Cancillería, Horacio Reyser, un hombre salido del riñón de Macri. Se espera un auditorio lleno con 2.500 participantes.

Freddy, presente

El que también estará presente en la delegación argentina es el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger quie viaja con un funcionario de su círculo íntimo, Demian Reidel, director de la entidad y uno de los artífices de la salida ordenada del cepo cambiario. Sturzenegger tiene en agenda varias reuniones con bancos y empresas que se especializan en tecnología y medios de pagos, una obsesión del actual titular del BCRA. La idea es ver cómo pueden traer nuevas herramientas a la Argentina para que se apliquen en los bancos locales.

Reidel, por su parte, es el que tendrá la tarea de brindar su visión del país con los inversores. Como ex Goldman Sachs y ex QFR Capital Management, el funcionario manejará la agenda financiera. De todas formas, tanto Reidel como Sturzenegger irán con un mensaje claro a los Alpes suizos: la inflación dejó ser un flagelo en la Argentina. Quedaron muy entusiasmados en el BCRA con los últimos datos de inflación. En diciembre los precios subieron 1,2%, lo que terminó con sentenciar que durante el segundo semestre la inflación fue de 8,9%. Si se mide el aumento en forma mensual (para el segundo semestre) el número da 1,4%, menor al 1,5% que tenía el banco como target. “El segundo semestre anualizado da 18,5%. En línea con los objetivos”, dicen en el BCRA. Sin contar que esto se da en un contexto muy recesivo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés