El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 27°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 27°C
Comunicado

Bono de fin de año: la CAC y la UIA expresaron su preocupación

El reclamo es por el bono de $24.000 adicionales al aguinaldo para los asalariados formales

Bono de fin de año: la CAC y la UIA expresaron su preocupación
15-12-2022
Compartir

El Gobierno anunció este miércoles dos bonos de fin de año: uno de $13.500 para los beneficiarios del programa Potenciar Trabajo y otro para trabajadores registrados del sector privado de $24.000 que asumirán las empresas. Es este último el que generó preocupación en la Unión Industrial Argentina (UIA) y en la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

La medida busca que los trabajadores recuperen el poder adquisitivo en un contexto en que la inflación acumulada durante los primeros 11 meses del año fue de 85,3%.

"La Unión Industrial Argentina expresa su preocupación por el impacto que tendrá en el sector productivo la modalidad bajo la que se implementará el otorgamiento de un bono para trabajadores privados. Actualmente, la industria cuenta con más de 800 convenios colectivos en plena vigencia, acuerdos que son fruto del consenso entre trabajadores y empresarios. Industriales y trabajadores del sector consolidaron un modelo que permitió al salario industrial situarse 40% por encima del promedio nacional", señaló la entidad que nuclea al sector industrial en un comunicado.

"Durante 2022, las negociaciones paritarias se han reabierto y han funcionado como un mecanismo eficaz para dar respuesta al problema de la inflación. La metodología dispuesta por el gobierno afecta esa dinámica de recomposición del poder adquisitivo de los salarios, generando distorsiones e imprevisibilidad al funcionamiento de uno de los activos más importantes que trabajadores y empresarios industriales acuñamos durante años: las paritarias", agregó.

"Los convenios colectivos y las paritarias son los ámbitos en los que se construye desde el presente con visión de futuro, generando previsibilidad para todos los actores del sector. Es en este vínculo que trabajadores y empresarios industriales convergen para que la recomposición salarial y la recuperación de la actividad productiva sean parte de una construcción a largo plazo", concluyó la UIA.

De todas maneras, en el caso de las pymes, el Estado asumirá el pago de la mitad del monto total a través de su deducción de Ganancias. Para ello, las empresas deberán completar una declaración jurada.

En el mismo sentido, la CAC afirmó en un comunicado: "La entidad comprende las motivaciones de tal decisión y comparte el interés por recomponer el poder adquisitivo de los asalariados. Sin embargo, está convencida de que el ámbito de determinación de ajustes en las remuneraciones del sector privado deben ser las negociaciones paritarias, en donde los representantes de las empresas y de los trabajadores de las diversas ramas de la actividad económica puedan acordar modificaciones salariales consistentes con la situación y perspectivas de cada una de ellas".

"Debe reconocerse como positivo que en el caso de las pequeñas y medianas empresas se prevea que el 50% del pago del bono pueda deducirse de los anticipos del Impuesto a las Ganancias. Pero también debe advertirse que el hecho de que el mencionado bono deba abonarse en diciembre -mes del que ya han transcurrido dos semanas y en el que las empresas deben también hacer frente al pago del medio aguinaldo- representa una dificultad significativa para numerosas firmas, particularmente las pymes, que cuentan con menor margen para hacerse de liquidez", agregó.

Por todo lo anterior, la CAC expresó "su honda preocupación por la medida, por considerar que perturba la necesaria planificación empresarial y que, al aplicar el mismo aumento a sectores que registran realidades claramente heterogéneas, provoca múltiples distorsiones". 

 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés