Argentina registró un saldo comercial positivo de US$ 951 millones en julio

21-08-2019
Compartir

Argentina registró un saldo comercial positivo de US$ 951 millones en julio y acumula un resultado favorable por US$ 6.540 millones en los primeros siete meses del año, según el informe publicado hoy por el Indec.

  

En julio, las exportaciones alcanzaron US$ 5.856 millones y las importaciones, US$ 4.905 millones. El intercambio comercial (exportaciones más importaciones) disminuyó 7,1% en relación a igual período del año anterior y alcanzó un valor de US$ 10.761 millones.

Las exportaciones en julio aumentaron 8,3% (US$ 449 millones) respecto a igual mes de 2018, debido principalmente a la suba en cantidades de 20,2%, ya que los precios cayeron 9,9%.

Con relación al mes anterior, las ventas al exterior de julio se incrementaron 11,9%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia ciclo subieron 7,8% y 0,1%, respectivamente.

La venta de productos primarios y de manufacturas de origen agropecuario (MOA) subió de manera interanual 56,2% y 9,5%, respectivamente, mientras que la de manufacturas de origen industrial (MOI) y de combustibles y energía cayó 17,8% y 6,3%, respectivamente.

La balanza comercial registró un superávit comercial de US$ 951 millones el mes pasado.

Por otra parte, las importaciones descendieron 20,6% respecto a igual mes del año anterior (US$ 1.274 millones menos). Los precios bajaron 6,9% y las cantidades se contrajeron 14,8%.

En relación a junio, las importaciones de julio registraron una suba de 17,5%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia-ciclo aumentaron 3,8% y 1,9%, respectivamente.

Las compras de bienes de capital cayeron 25,3%; las de bienes intermedios, 8,3%; las de combustibles y lubricantes, 40,4%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 4,6%; las de bienes de consumo, 24,9%; y las de vehículos automotores de pasajeros, 49,3%.

Como conclusión, el superávit comercial fue producto de un aumento en las exportaciones, que se explicó principalmente por un incremento en las ventas de semillas y frutos oleaginosos; cereales; grasas y aceites; residuos y desperdicios de las industrias alimentarias; y carne y despojos comestibles. También fue por una caída en las importaciones, fundamentalmente, de vehículos terrestres, sus partes y accesorios; combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación; y reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes, entre otros.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés