El Economista - 70 años
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 24°C
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 24°C
Década del '60

El Santos de Pelé: una referencia icónica e irreemplazable del fútbol mundial de todos los tiempos

De su mano, o mejor dicho de sus pies, que parecían ser lo mismo, el club brasileño se fue convirtiendo en amo y señor de los torneos paulistas

Pelé anotó 127 goles en una temporada con tan solo 18 años
Pelé anotó 127 goles en una temporada con tan solo 18 años
29-12-2022
Compartir

El Santos de Pelé es una referencia icónica e irreemplazable del fútbol mundial de todos los tiempos, que nació y creció hasta su máxima expresión en la década del '60 en tierras brasileñas y se extendió desde allí al resto del mundo sin límites geográficos ni de tiempo, al conjuro del para muchos considerado el mejor de todos los tiempos: Edson Arantes do Nascimento, tal el verdadero nombre de "O Rei".

No hubo ni hay un equipo que tenga una identificación tan absoluta con el nombre de uno de sus integrantes, y el que más se le acercó en el tiempo con una asociación similar, pero ya no a un jugador sino a su entrenador, fue el "Barcelona de Guardiola" en los albores del siglo XXI, aún con Lionel Messi como su máxima figura.

Sin parangón en ese segundo tercio del siglo XX, el reinado de Pelé solamente entró de discusión cuando en los '80 apareció esplendorosamente Diego Maradona, pero tampoco llegó a tener la misma resignificación pese a sus proezas en el Napoli italiano, como para que un nombre no pudiera mencionarse sin fusionarlo con el otro.

Es que aquel Santos era la encarnación más pura del fútbol brasileño, que no era otra cosa que el virtuosismo y la diversión al servicio del mejor juego en estado puro, con Pelé como director de orquesta pero enormes intérpretes a su alrededor como Coutinho, con el que conformó una dupla inolvidable que también era difícil de disociar, rodeados de verdaderos malabaristas como Mengalvio, Dorval y Pepe.

Pelé, nacido en Tres Corazones, un municipio del sur de Minas Gerais, el 23 de octubre de 1940, llegó con apenas 15 años a Santos procedente de Baurú, donde lo descubrió un exdelantero de San Lorenzo de Almagro, el paulista Valdemar Do Brito, que pasó por el equipo de Boedo en dos períodos, entre 1935 y 1937 y luego entre 1939 y 1941.

El 7 de septiembre de 1956 debutó en Santos con un tanto anotado a los 34 minutos del primer tiempo en una goleada por 7 a 1 sobre Corinthians. Ese día marcó el comienzo de toda la historia inconmensurable que llegaría después. El entrenador que lo puso en la primera división del equipo de Vila Belmiro fue Luis Alonso Pérez "Lula".

wfwbjv4zxp7yenpzpvlze6km3y
Pelé debutó con apenas 15 años en el Santos

De su mano, o mejor dicho de sus pies, que parecían ser lo mismo, Santos se fue convirtiendo en amo y señor de los torneos paulistas, mientras él crecía vertiginosamente, al punto que en 1959 y con 18 años, anotó 127 goles en una temporada, entre todos ellos el que siempre consideró como el mejor de su carrera aunque el único registro del mismo se quedó guardado en su memoria. Fue ante el Juventus local en el estadio Rua Javari.

Pero ya Brasil "le quedaba chico" a Santos, y la creación de la Copa Libertadores al año siguiente le vino como anillo al dedo para catapultarse a nivel internacional.

Y ya en 1962 logró destronar al bicampeón, Peñarol, ganador de las dos primeras ediciones, en una final que se decidió en un tercer partido de desempate, luego de que Pelé estuviera ausente en los dos primeros encuentros jugados en Montevideo y San Pablo.

Pero en el encuentro decisivo, luego de las victorias repartidas en los dos cotejos previos, Pelé demostró todo lo que se decía de él en Sudamérica aunque pocos lo hubieran visto brillar fuera de las fronteras de su país, y con dos goles empujó a su equipo a un 3-0 que le dio a Santos la primera de las tres Copas Libertadores de su historia (la tercera y última la ganó en 2011).

Acto seguido llegaría el gran salto del Santos de Pelé a Europa, que era como decir al mundo entero, y lo logró con la consecuente Copa Intercontinental que le ganó al Benfica de la estrella mundial de ese momento que él estaba en proceso de destronar, Eusebio, la "Pantera de Mozambique".

La ida en Brasil fue victoria por 3 a 2 con dos goles de Pelé, y la revancha fue la que "instaló" a "su" Santos en los umbrales de la historia, ya que "paseó" al poderoso conjunto portugués en el propio estadio Da Luz, de Lisboa, con una exhibición futbolística que se hizo extensiva al marcador, que era de 5 a 0 hasta cerca del final y terminó cerrándose en un igualmente impactante 5 a 2.

Al año siguiente llegó la segunda Libertadores, esta vez con Boca Juniors como rival, y tras el 3 a 2 victorioso de la ida llegó la revancha en la Bombonera, donde José Francisco Sanfilippo puso en ventaja al "Xeneize" en el arranque del segundo tiempo.

Pero inmediatamente igualó su socio de siempre, Coutinho, y a ocho minutos del final el defensor boquense Rubén "Gato" Magdalena, que lo había neutralizado durante toda la noche, quiso ponerle el broche de oro a su gran actuación e intentó gambetearlo dentro de su propia área. Pelé no perdonó al defensor surgido en Arsenal, de Llavallol, lo despojó del balón y marcó el segundo gol para el 2-1 final y el bicampeonato para Santos.

Después vino nuevamente la Intercontinental y otra vez el título, esta vez con más sufrimiento y sin él en cancha para el triunfo en el desempate ante Milan, por 1 a 0, después de perder en la ida en Italia por 4 a 2 e imponerse por el mismo marcador en la revancha en Brasil. Ese día Santos demostró que no era tan "Pelédependiente" como se suponía.

Pero esas conquistas terminaron obrando negativamente para Santos en lo futbolístico, mientras sus arcas se engrosaban sin cesar por la atracción que significaba el equipo en general y Pelé en particular.

Es que aparecieron invitaciones para realizar partidos amistosos de todos los rincones del mundo, al punto de recorrer 60 países como auténticos "Globetrotters" del fútbol. Claro que semejante desgaste le hizo perder competitividad a la hora de afrontar los compromisos oficiales y los títulos desaparecieron de su horizonte, aunque Pelé seguía consumando algunas proezas a nivel individual.

En una semifinal del torneo brasileño marca tres goles para un 4 a 3 sobre Gremio, de Porto Alegre, y luego va al arco para reemplazar al guardavallas de su equipo que fue expulsado y en el final del juego ataja un penal. Y en 1964 le anota 8 goles a Botafogo en un mismo partido. Cinco años más tarde llega a su milésimo gol frente a Vasco da Gama (victoria por 2-1) mediante un penal convertido al arquero argentino Edgardo Andrada.

Pelé jugó en Santos entre 1956 y 1974, cuando se marchó al Cosmos, de Nueva York, para intentar sembrar el fútbol en la tierra seca de los Estados Unidos, algo que lograría a medias.

Pero ya la historia, su historia, estaba escrita hacía mucho tiempo. Y para muchos, hasta hoy en día, como por ejemplo César Luis Menotti, con el que compartió equipo en Santos en 1968, "Pelé es el mejor de la historia". Y seguramente no lo dice porque los astros los emparientan, ya que el "Flaco" celebra su cumpleaños el 22 de octubre (nació en 1938), un día antes de lo que lo hacía el "Rey del Fútbol".

Los 25 títulos que ganó Pelé en Santos:

  • Campeonato Paulista (1958, 1960, 1961, 1962, 1964, 1965, 1967, 1968, 1969 y 1973)
  • Serie A de Brasil (1961, 1962, 1963, 1964, 1965 y 1968)
  • Torneo Rio-Sao Pablo (1959, 1963, 1964 y 1966)
  • Copa Libertadores (1962 y 1963)
  • Copas Intercontinentales (1962 y 1963)
  • Supercopa de Campeones Intercontinentales (1968)

El astro brasileño estuvo entre 1956 y 1974 en Santos y anotó 643 goles en 665 partidos oficiales. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés