El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 21°C

Evergrande le da un golpe a las criptos y Solana es víctima de su propio éxito

Las criptomonedas no quedaron exentas del derrumbe que generó el temor por la caída de Evergrande.

evergrande
Compartir

Por Gonzalo Martínez Mosquera

El mundo financiero tiembla, Evergrande es tal vez la compañía inmobiliaria  más grande del mundo. La empresa china cuenta con un pasivo de US$ 300.000 millones y se conoció que podría caer en default. Las bolsas del mundo no tardaron en reflejarlo con caídas fuertes en el precio de las acciones y los bonos, el temor es que una cesación de pagos tan grande pueda contagiarse a otros mercados

Las criptomonedas no quedaron exentas del derrumbe y al momento de escribir estas líneas Bitcoin vale US$ 44.000, 6% menos de lo que cotizaba solo 24 horas atrás. Pero no solo las monedas volátiles son amenazadas. Los emisores de Tether, la stablecoin de mayor tamaño, rápidamente salieron a aclarar que en sus balances no tienen deuda de Evergrande. 

Imaginen lo que podría significar para el mundo cripto si Tether, que es la fuente de liquidez más importante en el mercado, perdiera respaldo sobre sus tokens. Significaría probablemente una catástrofe y, dado que los emisores de ese criptodolar no son los más confiables, muchos temen que en realidad sí estén expuestos al gigante chino.

Esa es una de las principales razones por las que los reguladores quieren meterse con el crecimiento de las stablecoins. Estas criptomonedas estables son utilizadas cada vez más en transacciones del mercado tradicional y podrían llegar a tomar una dimensión qué las tornara “Too big to fail” (“Demasiado grandes para fallar”) lo cual implicaría que, ante una caída de las mismas, el Gobierno se viera obligado a salir en su rescate para evitar un colapso del sistema financiero.

Cómo comentamos el mes pasado, USDC, la segunda stablecoin en tamaño,  anunció que estaba pasando todo su activo a depósitos bancarios y bonos del Tesoro y algunos se preguntan si habrá llegado a tiempo o tendrá deuda de Evergrande.

Es un criptodolar que no deja de crecer y, de hecho, recientemente anunció que ha comenzado a emitir tokens sobre la blockchain Tron y recordemos que ya se encontraba en varias otras como Ethereum, Algorand y Solana, entre otras.

Esa última blockchain, Solana, es la misma qué vio un crecimiento exponencial de su precio recientemente cuando pasó de valer US$ 44 el pasado 14 de agosto a una cotización que llegó a superar los US$ 200, lo que implicó un crecimiento de más del 350% en un par de semanas.

Pero no solo su precio fue el que creció,sino que también la cantidad de USDC emitidos sobre esa red parece no tener freno. Jeremy Allaire, CEO y uno de los fundadores de ese criptodolar, escribió un hilo en Twitter al respecto. Ese hilo sirvió para qué Cuy Sheffield, que está a cargo del negocio cripto en Visa, respondiera con un anuncio, pidiendo que aquellos que están desarrollando billeteras virtuales para transaccionar con USDC sobre Solana se comunicarán con él. Pareciera que ya no hay dudas de que Visa quiere unirse a la tecnología blockchain y que, para hacerlo, utilizará USDC.

Aquel hilo, además, terminaba invitando a participar, junto a Anthony Scaramucci, en la “SALT Conference”, un evento especializado en finanzas, tecnología y política pública que se realizó en New York la semana pasada. Fue en esa misma conferencia dónde Scaramucci comentó que en su opinión Algorand será la blockchain que gane la carrera en las aplicaciones del sistema financiero, como comentamos la semana pasada. 

Pero no todas son buenas noticias para Solana. Tal vez víctima de su propio éxito la red se vio saturada y sus operaciones se detuvieron durante 17 horas. Imaginen tener una transacción importante y no poder hacerla por un parate en la red. El precio de esa cripto obviamente se vio afectado, perdiendo más del 30% del pico mencionado previamente.

Tanto el caso de Solana como el de Tether muestran las fragilidades del ecosistema blockchain actual. Son esos riesgos los que Gary Gensler, que dirige la Securities and Exchange Commission (SEC), pretende evitar y que lo llevarán a reforzar las regulaciones sobre los actores que operan en el mundo cripto.

De hecho, en una alocución ante el Senado de Estados Unidos avisó que irán sobre los exchanges, las casas de cambio de criptomonedas. Dijo: “Los exchanges cripto están vendiendo lo que nosotros consideramos que son securities” y agregó “no se confundan, estamos yendo sobre los exchanges y no habrán advertencias previas”.

Un primer paso en esa dirección pareciera haberlo dado el regulador del Estado de Texas que acusó a Celius, un intermediario entre ahorristas cripto y prestatarios, de ofrecer esas securities. Recordemos que para ofrecer esos contratos uno debe estar debidamente registrado y aprobado previamente por la autoridad competente.

Pareciera claro que los reguladores no piensan dejar nada al azar y quien coincide con esa tesis es el multimillonario inversor Ray Dalio que la semana pasada, en una entrevista que le concedió al medio CNBC, dijo que si Bitcoin  se vuelve muy exitoso el Gobierno se haría con el control del mismo y lo “mataría”.

Siendo que esa moneda es un instrumento descentralizado y que por lo tanto no tiene dueños identificables cabe preguntarse a qué podría haberse referido con ese pretendido control. Más adelante en la entrevista, Dalio reconoció que no es un experto en el tema y que posee un pequeño porcentaje de su riqueza en aquel activo digital, aunque ella no alcanza a lo que mantiene en oro.

Quién sigue apostando al Bitcoin es el presidente del Salvador, Nayib Bukele. Este lunes pasado twitteó que su país había comprado 150 bitcoins adicionales a los 550 que ya poseía, lo cual implica una exposición al activo digital de aproximadamente US$ 35 millones.

Alguna vez un vicepresidente del Banco Central de Argentina había recibido la sugerencia de qué nuestro país tuviera parte de sus reservas en Bitcoin y su respuesta fue que mientras ese activo no disminuyera su enorme volatilidad aquello no sería posible. Era un funcionario con mayor responsabilidad que la parece tener Bukele.

Cada país  tendrá una actitud diferente frente a las criptomonedas, algunos intentarán regularlas a fondo y otros las utilizarán como su moneda de curso legal pero solo aquellos que logren un buen equilibrio entre las oportunidades y los riesgos que presenta esta nueva tecnología serán aquellos qué mayor jugo obtengan de la misma.

Esperemos que Argentina sea uno de ellos. Permítanme, de todas formas, dudarlo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés