Avanzan las negociaciones

Sancor busca una señal del Gobierno para salir a flote

Atilra, la cooperativa y un grupo de empresarios enviaron a Desarrollo Productivo una nota con la intención de trabajar de manera conjunta

Sancor firmó una nota de trabajo conjunto
04-11-2021
Compartir

La firma láctea SanCor atraviesa una crisis económica desde 2016. A cinco años del comienzo de su declive, aún sigue sin poder recuperarse, reclamando la millonaria deuda a Venezuela y se encamina en busca de diversas soluciones que le permitan salir a flote y recuperar su capacidad productiva. 

Para ello, ayer por la tarde, la cooperativa SanCor, el gremio Atilra y el grupo de empresarios que expresó interés en administrar la firma se reunieron para redactar una nota que refleje su voluntad de trabajo conjunto, en pos de la recuperación. Este acuerdo era un requisito del Gobierno para poder comenzar las negociaciones que le permitan una salida de la crisis.

Entre los empresarios que forman parte de la nota se destacan el abogado Leandro Salvatierra; el experto en lechería, Jorge Estevez; el dirigente de la UIA, José Urtubey; Marcelo Figueiras, del Laboratorio Richmond y Gustavo Scaglione, empresario de medios. La información fue publciada por el diario La Nación.

Ahora, tras el escrito, los firmantes aguardan a ser convocados a una reunión en el ministerio presidido por Matías Kulfas, de la cual aspiran conseguir un crédito. Este dinero estará destinado a un fideicomiso, cuyo fin será comenzar a pagar las deudas y reactivar su producción. A su vez, los empresarios pondrían garantía con sus activos.

El principal inconveniente que afronta hoy SanCor es su poca disponibilidad de materia prima. La firma cuenta con una gran estructura de seis plantas industriales, tanto en Santa Fe como en Córdoba, que le permiten procesar 1,5 millones de litros diarios de leche cruda. Sin embargo, por la falta de fondos, que deriva en escasa materia prima, esta cifra desciende drásticamente a 650.000 litros. Por eso, necesita de los fondos de capital de trabajo.

Por su parte, Atilra tiene 1.450 empleados en convenio sobre 1.700 que tiene la cooperativa; durante la última reunión se habría acordado mantener el personal vigente.

Más allá de la nota que surgió del encuentro de ayer, desde SanCor afirman que “la carta de intención es un documento que se firma para comenzar un proceso de análisis que permita establecer la factibilidad y conveniencia de las propuestas de negocio que se presentan. Implica sólo análisis y de ninguna manera el cierre de una negociación”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés