SanCor blanqueó su situación en plena crisis tambera

24-01-2017
Compartir

Aunque se recuperó de la profunda crisis del año pasado ocasionada por el incumplimiento de pagos por parte de Venezuela con la venta de su línea de frescos a Vicentín, la cooperativa láctea SanCor salió a aclarar los tantos luego de varios rumores que corrieron en las últimas semanas con respecto a su situación financiera, gremial y de producción, sobre todo después de las excesivas lluvias de enero que complicaron aún más la situación del sector tambero, que se vio nuevamente afectado por un recorte en el stock que provocará, sin dudas, un aumento en el precio de la leche en los próximos días.

“Durante los últimos años se verificó la conjunción de problemas económicos y productivos que golpean duramente el normal funcionamiento de la cadena lechera y afecta por igual tanto a productores como industrias. Verdaderas catástrofes climáticas, continuas variaciones en los mercados y la errática marcha de la economía nacional durante muchos años distorsionaron el desarrollo de todo el sector, aumentaron los costos de producción y elaboración de manera desproporcionada y agudizaron los problemas ya existentes”, arrancó la firma en un comunicado que difundió ayer por la tarde.

En ese sentido, aseguró que “SanCor vio afectada su capacidad productiva y su desempeño económico”, y que “para enfrentar este desafío, desde hace varios meses inició un proceso mediante el cual se pretende una solución definitiva a la situación, el cual se prevé que culminará en poco tiempo más”.

Quejas gremiales

Si bien reconoció y agradeció “el acompañamiento que diversas instituciones y personas brindan”, también se refirió a los conflictos sindicales al afirmar que en medio de la reestructuración de la empresa “se generan situaciones indeseadas, producto de las tensiones que se presentan en el camino”. Es que los problemas con el gremio vienen desde hace tiempo, cuando los empleados comenzaron a cobrar salarios, aportes y contribuciones en forma atrasada, la época de las negociaciones con Vicentín, a mediados de 2016.

“Sentimos que la conducción de la empresa nunca ha sido totalmente clara y sincera y que no expone la situación real ni las herramientas para superarla”, expresó al respecto el titular de Atilra, Héctor Ponce. Para el dirigente, la administración de la firma “no ha estado a la altura de las circunstancias”. “Los importes recibidos por ventas o alianzas, como en el caso de la leche maternizada, nunca fueron aprovechados para encarar una reestructuración empresaria y financiera seria que le permitiera encarar el futuro con cierta previsibilidad, por lo que los problemas estructurales se fueron agravando y hoy se encuentra en un estado que nos hace vislumbrar que tiene muy seriamente comprometida su continuidad en el corto plazo”, se animó a adelantar.

Por su parte, SanCor sólo dejó en claro que informará los pasos a seguir a la brevedad, y les pidió una cuota de confianza a los consumidores, proveedores y clientes.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés