El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 8°C
¿El fin de la sequía?

El Niño podría comenzar este otoño, pero expertos piden no cantar victoria aún

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó que el fenómeno moderará los excesos térmicos, reduciendo tanto los riesgos de heladas como los de calores intensos

El Niño podría comenzar este otoño, pero expertos piden no cantar victoria aún
10 mayo de 2023

Tras la sequía, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) afirmó este miércoles que la posibilidad de que el fenómeno climático de "El Niño" comience en el país a partir de mediados de este otoño se "afianzó" en las últimas semanas.

"El prolongado episodio de La Niña y el paralelo enfriamiento del Atlántico subtropical, que deprimieron el sistema climático durante un prolongado lapso, completaron casi totalmente su disipación, permitiendo el paso a un estado Neutral Cálido, afianzándose la posibilidad que, hacia mediados del otoño en curso, se inicie un episodio de El Niño, que daría su marco a la campaña 2023/24", indicó la entidad.

El informe de la BCBA detalló que el fenómeno de El Niño vigorizará "el funcionamiento del anticiclón del Brasil, favoreciendo al centro y el este del área agrícola del Cono Sur, incrementando el transporte de humedad hacia la región oriental del Paraguay, el sur del Brasil, el este de la región del Chaco, la Mesopotamia, Uruguay y el centro y el este de la región Pampeana, y moderando los excesos térmicos, reduciendo tanto los riesgos de heladas como los de calores intensos".

No obstante, remarcó que si bien "el presente episodio parece apuntar a un elevado vigor", debe tenerse en cuenta que dicho fenómeno raramente se activa en el área agrícola del Cono Sur durante el otoño y el invierno, sino que lo hace preferentemente a partir de la primavera, por lo que no debe esperarse un alivio rápido a la sequía que aún subsiste en gran parte de su extensión.

"Actúan otros factores de signo negativo que podrían debilitarlo, como es el caso de los vientos polares, que observan un comportamiento extremadamente persistente, causando fríos tempranos y nevadas, y dificultando la entrada de humedad hacia interior del área agrícola", completó el informe.

Entre las expectativas menos positivas, como la formulada por el Climate Forecast System de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), advierten sobre la posibilidad de que la acción de los vientos polares se extienda hasta el verano, "retardando y debilitando la activación de los efectos de El Niño, y manteniendo grandes extensiones con déficits hídricos sobre el interior de La Argentina y gran parte del Uruguay".

Por otro lado, cabe hacer destacar que un fenómeno de El Niño "extremadamente vigoroso" podría causar sequía en el oeste del Paraguay, el NOA, Cuyo, el oeste de la región del Chaco y el oeste de la región pampeana, donde tiene efectos depresivos, y la llegada de los vientos húmedos del anticiclón del Brasil es menor.

El clima del otoño y el invierno de 2023 y la primavera-verano de 2024

El rápido calentamiento del Pacífico Ecuatorial completó el inicio de un episodio de "El Niño", que dará su marco a la campaña agrícola 2023/2024, aunque la actividad de factores negativos, que exhiben una notable persistencia, podría perturbar considerablemente su desarrollo. 

OTOÑO 2023

Se encuentra instalado un episodio de "El Niño", pero es muy difícil que sus efectos positivos se activen antes de la primavera, debiendo tenerse en cuenta que la persistente acción de los vientos polares podría demorar y debilitar el proceso. 

INVIERNO 2023

Es muy probable que el sistema climático continuará en un estado de "El Niño". Sin embargo, los efectos de este último no se notarán hasta el inicio de la primavera, por lo que, lo más probable, es que el invierno observe una evolución en el rango normal, con posibles perturbaciones negativas debidas a los vientos polares. 

PRIMAVERA 2023 Y VERANO 2024

"El Niño" atravesará su plenitud, que conservará durante el Verano 2024, haciendo sentir sus efectos, tanto en lo positivo, con lluvias abundantes y temperaturas moderadas, como en lo negativo, con riesgos de anegamientos de áreas bajas, desbordes de ríos y arroyos, y crecida de los grandes ríos. 

Algunas fuentes, como el Climate Forecast System de NOAA (EE.UU.) señalan la posibilidad de que la acción de los vientos polares se extienda sobre el interior del área agrícola argentina y el Uruguay a lo largo de toda la temporada, retardando y debilitando la activación de los efectos de "El Niño", y manteniendo grandes extensiones con déficits hídricos sobre el interior de La Argentina y gran parte del Uruguay.

***

La gruesa más finita desde 2002

Más allá del final de la tercera Niña consecutiva, la sequía sigue mostrando su impacto en las cosechas que fueron sembradas entre finales del 2022 y principios de este año. Las exportaciones de la cosecha gruesa argentina, dijeron desde la Bolsa de Comercio de Rosario, muestran su menor volumen en 21 años. De acuerdo con datos preliminares de embarques, en abril se habrían embarcado 3,9 millones de toneladas de productos agroindustriales entre los complejos soja y maíz. 

"Este dato se encuentra  49% por debajo del volumen del mismo mes del año pasado y 38% detrás del promedio de los últimos cinco abriles", dijeron. Los niveles de precios internacionales cubren sólo en parte el recorte de cantidades. En este sentido, el nivel de exportaciones en dólares del último abril para la soja y el maíz se ubicaría casi un 43% por debajo del nivel de abril de 2022. Sin embargo, si se compara con el promedio de los últimos cinco años, el recorte en dólares se encuentra en torno al 5%. 

 Las exportaciones mensuales de soja y maíz en abril serían las menores desde 2002.
Las exportaciones mensuales de soja y maíz en abril serían las menores desde 2002

"Asimismo, el recién terminado abril nos encontró con lluvias por debajo de las necesarias para empezar a recuperar la humedad de los suelos productivos. Con gran parte de los suelos de la región núcleo aún en sequía y escasez hídrica, la siembra de trigo en la zona sería menos de la mitad del nivel de hectáreas del año pasado. Este complejo escenario redundaría en potenciales bajas de exportaciones mensuales sobre fines del 2023, principalmente en diciembre, cuando es exportada una porción considerable del trigo de la cosecha venidera", agregaron Guido D'Angelo y Emilce Terré de la BCR.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés