El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Tres novedades tras los cambios en ProCreAr

13-03-2017
Compartir

por Federico González Rouco (*)

El sábado por la mañana se anunció el relanzamiento del Plan ProCreAr luego de que ya se hicieran algunas adjudicaciones de créditos en 2016. El objetivo es reforzarlo para que sea uno de los motores de la política de vivienda a nivel nacional. Para esto, hay tres novedades que permiten ser optimistas en cuanto a lo que se viene.

En primer lugar, se suma el Banco Nación al grupo de bancos públicos y privados que participan del Plan. Hasta esta incorporación, los 14 bancos que participaban habían comprometido cerca de $15.000 millones. La entidad comandada por González Fraga intenta revolucionar el mercado con un compromiso de adjudicar $30.000 millones en créditos. Es decir, con esta entrada se triplica el stock total de créditos a otorgar. A su vez, los plazos máximos del crédito se duplican, alcanzando los 30 años. Esto permite que las cuotas sean muy competitivas, similares a un alquiler.

En segundo lugar, vuelve la línea construcción. Tras un año en el que el Plan se enfocó en el acceso a vivienda ya existente, se lanzó la línea de créditos para la construcción, lo que permitirá impulsar el empleo en el sector de la construcción, uno de los que más sintió el impacto del freno a la obra pública a comienzos de 2016.

Por último, más de 150.000 soluciones habitacionales. Entre los créditos de la línea para compra, los que apuntan a la construcción y los microcréditos, se proyectan cerca de 150.000 soluciones. Además, se acelerará la entrega de las unidades que quedaron dentro de los desarrollos urbanísticos y que no han sido entregadas. En 2012, el kirchnerismo hablaba de 35.000 viviendas construidas por el Estado pero, a hoy, ya se sabe que no superan las 24.000. De estas, pocas fueron entregadas en tiempo y forma por lo que el renovado ProCreAr se enfocará especialmente en esto.

En resumen, el anuncio del presidente Mauricio Macri del sábado intentó dejar claro cuál será el objetivo: créditos hipotecarios a 30 años con baja tasa de interés y cuotas similares a un alquiler. Para una familia que necesite un millón de pesos, el plan funcionará así: $ 100.000 será la contribución de la familia en forma de ahorro previo; $ 400.000 será la bonificación que el Gobierno Nacional aportará; y el resto, los $500.000 serán el crédito a 30 años. Es decir, por cada $1.000.000 que tenga en mente una familia, se pagará una cuota mensual inicial de $2.500 que luego irá ajustando según lo haga la UVA.

En un país con 3,8 millones de hogares sufriendo algún tipo de déficit, la política de vivienda se vuelve imprescindible. Este tipo de medidas ayudan pero, principalmente, la reducción de la inflación será el motor de la solución.

(*) Economista (UCA)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés