El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 17°C

Puente Fiscal, nuevo plan de facilidades de AFIP

Desde la moratoria las deudas suman casi $30.000 millones, dijo Abad

27 julio de 2017

En el contexto de una economía que no termina de arrancar la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se vio obligada a lanzar un nuevo plan de facilidades de pago destinada a contribuyentes que acumulan deudas con el Fisco. En el Salón Carlos Tacchi de la sede de la AFIP ayer por la tarde el titular del organismo recaudador, Alberto Abad, presentó los lineamientos del plan Puente Fiscal, que entrará en vigencia el próximo 1° de agosto y al que se podrá ingresar hasta el 31 de octubre de 2017.

La iniciativa intenta cerrar la brecha temporal entre la amplia moratoria impositiva, que incluyó deudas con el fisco hasta el 31 de mayo de 2016, y el 1° de noviembre próximo cuando entrará en vigencia un nuevo plan permanente de facilidades, cuyo alcance se está terminando de definir por estas horas.

“Desde que terminó la moratoria en adelante observamos que se generaron deudas por entre $25.000 y $30.000 millones”, indicó Abad, justificando de alguna manera la implementación del nuevo plan de facilidades. De acuerdo a estadísticas de la AFIP se han presentado 553.000 planes de pago, que en conjunto suman $160.000 millones, de los cuales $113.000 millones corresponden a la última moratoria y están por cobrarse.

Según explicó el Administrador Federal de Ingresos Públicos en la actualidad rigen dos planes de facilidades, por un lado, el Plan Permanente que ofrece plazos de 3 ó 6 cuotas y habilita a los contribuyentes (empresas, autónomos y monotributistas) a presentar entre dos y cuatro planes por año. Por otro lado, está el Mini Plan para saldar deudas correspondientes al Impuesto a las Ganancias y a Bienes Personales, previendo un anticipo y pagos mensuales hasta tres cuotas, que se determinan a partir del Sistema de Perfil de Riesgo (SIPER) de la AFIP.

Las ventajas

El objetivo del Puente Fiscal es contribuir al saneamiento financiero de las empresas, y poner a disposición una nueva herramienta que les permita cerrar la brecha hasta tanto esté vigente, a partir del 1° de noviembre de 2017, el nuevo Plan Permanente, que según anticipó Abad tendrá como ejes centrales un SIPER intensivo, un análisis de la solvencia de quienes entren en planes de pago y el resguardo de deudas relevantes, en especial ante la eventualidad de denuncias penales y ajustes que surjan de la fiscalización.

“Hay que subirse al puente ahora, tiene varias ventajas”, señaló sin eufemismos Alberto Abad. Para el Puente Fiscal se estableció una cuota mínima de $ 1.000, con plazos que van de 12 meses (obligaciones anuales, aportes, retenciones y percepciones) a 24 meses (obligaciones mensuales como IVA, contribuciones, monotributo). La novedad es que para aquellos que sean más cumplidores según los registros de AFIP el pago a cuenta o anticipo será de 5% del total, mientras que para el resto será del 10%. Incluso se podrán reformular  planes permanentes vigentes, con el fin de liberar cupo del sistema previo.

Las tasas serán las que rigen para el plazo fijo del Banco Nación (hoy está en 19% anual) más 2% para el caso de pymes y más de 4% para el resto. Esto para los contribuyentes que entren en los primeros 60 días. Ingresando en los últimos 30 días del plan las tasas suman 6% para las pymes y 8% para el resto.

Por ejemplo, para una pyme que tenga una deuda de $100.000 por IVA o contribuciones a la Seguridad Social , con el plan permanente debiera pagar 6 cuotas de $17.642, mientas que con el Puente Fiscal sería un anticipo de $5.000 más 24 cuotas de $4.825 si se presenta en los primeros 60 días o de $4.994 si lo hace en los últimos 30 días.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés