El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 14°C
Impacto

Desperdicios de alimentos: por año se desecha 30% de la producción

En Argentina se tiran 16 millones de toneladas de comida a la basura. Por qué es importante regular el desperdicio de alimentos: cómo hacerlo. El impacto ambiental.

Desperdicios de alimentos: por año se desecha 30% de la producción
ElAuditor.info 05 octubre de 2023

El 30% de la comida producida termina en la basura, es decir, aproximadamente unas 2.500 toneladas. El desperdicio de alimentos implica la comida y todos los recursos que fueron utilizados para su producción: agua, tierra, energía, mano de obra y capital. ¿Cómo evitar el desechar alimentos?

El último informe del Indec, correspondiente al primer semestre de 2023, advirtió que el índice de pobreza en nuestro país llegó al 40,1%, aumentando la indigencia en todas las regiones y afectando al 56,2% de niños mientras que más de 820 millones de personas en el mundo padecen hambre en la actualidad. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que el desperdicio de alimentos a nivel global genera unas pérdidas económicas de unos US$ 400.000 millones al año. 

Otra de las consecuencias del desperdicio de alimentos es la contaminación ambiental. Al quedar varado en vertederos produce emisiones de gases de efecto invernadero. Luego, estos desechos terminan en los basurales descomponiéndose a cielo abierto.

Asimismo, en el Objetivo de Desarrollo Sostenible N° 12 de la Agenda 2030 se contempla reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita y disminuir las pérdidas en las cadenas productivas. Estos son sólo algunos motivos de porqué es necesario que se adopten medidas a escala mundial y también local. 

Hogares: ¿cómo evitar el desperdicio de alimentos?

A continuación algunos consejos para poder contribuir a la causa desde el hogar:

  • Almacenar adecuadamente los alimentos.
  • Calcular correctamente las cantidades. 
  • Colocar los alimentos más viejos delante de los nuevos.
  • Diferenciar entre la fecha de caducidad y la de consumo preferentemente.
  • Comprar frutas y verduras de estación. 
  • Aprovechar los alimentos sobrantes para realizar otra comida.
  • Planificar un menú semanal.
  • Congelar correctamente los alimentos, muchas frutas, verduras y alimentos pueden ser freezados.
  • Comer lo que se compra y comprar lo que se necesita.

Producción y consumo responsable  

Desde 2015, la Argentina cuenta con el Plan Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos liderado por la Secretaría de Agricultura y Pesca. Uno de los objetivos del Plan es generar herramientas en territorio para fomentar y estimular sistemas agroalimentarios más sostenibles, inclusivos y resilientes. En este sentido, desde el plan dividen la problemática en dos partes:

Pérdida

Tienen lugar en las etapas de producción, post cosecha y procesamiento de la cadena. Si bien la pérdida de alimentos se registra en todos los países, tiene mayor impacto en aquellos con ingresos menores. Algunas de las causas pueden ser: 

  • Mayor producción que demanda. 
  • Recolección prematura de los cultivos, obteniendo alimentos con un menor valor nutricional y económico.
  • La falta de infraestructura para la almacenamiento, el transporte, la refrigeración y la comercialización. 
  • La ausencia de instalaciones de procesamiento de la industria alimenticia.  

La actitud "tirar es más barato que utilizar o reutilizar" y algunos errores en el procesamiento dan como resultado productos finales con un peso, forma o apariencia no uniformes, o envases dañados, sin afectar la inocuidad, el sabor o el valor nutricional de los alimentos. Aún así, en una línea de producción estandarizada, estos productos suelen tirarse.

Desperdicio

El desecho de alimentos se da durante la etapa de comercialización y el consumo, ya que está relacionado al comportamiento de consumidores y vendedores. Suele tener tasas más elevadas en países de mayores ingresos. Algunas de las causas son:

  • La falta de organización de los productos por parte de los vendedores.
  • La falta de control de las fechas de vencimientos.
  • Fallas en la refrigeración.
  • Compras excesivas de mercadería que no llega a consumirse.
  • Platos de comida con raciones grandes o recetas que requieren mucho desperdicio de productos.
  • Estándares estéticos: frutas y verduras son descartadas por no verse lindas.

Reducción de los desperdicios de alimentos

El Programa de Reducción de Pérdidas y Desperdicios y Valorización de Residuos fue elaborado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Mercado Central de Buenos Aires para se dedica a recuperar alimentos. 

Entre agosto de 2020 y julio de 2023 la entidad logró recuperar 3.471 toneladas de alimentos aptos para el consumo humano, como además rescataron 4.372 toneladas orgánicas de frutas y hortalizas para compostaje. 

Con la intención de reutilizar, el programa dispone donaciones en organizaciones sociales y comedores populares. A su vez, propone la valorización de los residuos orgánicos mediante la producción de compost y para la alimentación de animales.

En este marco, se pretende también brindar asesoramiento y capacitación a productores y operadores sobre el manejo de las pérdidas y desperdicios de alimentos en las distintas etapas productivas y de comercialización de consumo dentro del rubro.

"En total hemos reducido pérdidas y desperdicios de alimentos por aproximadamente 1.241.863 kilos desde el inicio del Programa, en un total de 194.000 kilos por mes, lo que representa entre un 55% y un 60% de reducción de pérdidas y desperdicios en las naves ya mencionadas", asegura la web del Mercado Central.

Donación de alimentos: Ley Donal

Anualmente en Argentina se tiran 16 millones de toneladas de comida a la basura. En ese eje, la Ley 25.989 establece un régimen especial para la donación de alimentos en buen estado, que tiene por objeto contribuir a satisfacer las necesidades alimentarias de la población económica más vulnerable.

La normativa especifica que podrán ser objeto de donación aquellos productos alimenticios que cumplan con las exigencias bromatológicas y de inocuidad contenidas en el Código Alimentario Argentino. 

Las donaciones podrán realizarse a instituciones públicas o privadas del bien público o a grupos de personas, para que sea equitativamente distribuido y de manera inmediata. En esta línea, los donantes podrán suprimir la marca del producto, pero deben conservar la descripción y la fecha de vencimiento. 

Además de esta normativa, existen Bancos de Alimentos (BDA) que son organizaciones sin fines de lucro que se dedica a rescatar alimentos aptos para el consumo humano. Su objetivo se centra en recibir, clasificar, almacenar y distribuir alimentos entre las organizaciones sociales que brindan un servicio alimenticio gratuito a la comunidad. 

Durante el 2020, los BDA distribuyeron 22.678.930 platos de comida a las personas que más lo necesitan y pasaron de colaborar con la alimentación de 167 mil personas a 500 mil. A la vez, sumaron 125 organizaciones sociales. Los beneficiarios principalmente son niños y adolescentes.

Medio ambiente: control

En Argentina, cada habitante genera por día 1,5 kilos de basura, de los cuales un gran porcentaje está compuesto por desperdicios de alimentos. Esos desechos son terminan en basurales a cielo abierto o rellenos sanitarios. En un informe de 2020 la Auditoría General de la Nación relevó el plan creado para implementar la Ley 25.916 y detectó que a 15 años de su vigencia, la mayoría de los objetivos de la Estrategia Nacional de Residuos Sólidos Urbanos no se cumplieron. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés