Ciccra: cayó el consumo de carne vacuna y las exportaciones

El promedio móvil de los últimos doce meses de consumo (aparente) de carne vacuna por habitante se ubicó en 47,7 kg/año: baja de 4,9% interanual.

15 de septiembre, 2021

Ciccra: cayó el consumo de carne vacuna y las exportaciones

El conflicto por la cuotificación del 50% para las exportaciones de carne vacuna está lejos de resolverse y los dirigentes del sector trabajan en medidas de fuerza contra la decisión de un Gobierno que quedó debilitado luego de un resultado adverso en las PASO. En ese marco, el consumo interno de carne y las ventas al exterior están en caída.

Así lo consignó en su último informe la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) en el cual consignaron que el promedio de consumo de carne vacuna por habitante cayó 4,9% en agosto comparado con igual mes del último año. 

En tanto, el promedio móvil de los últimos doce meses del consumo aparente se ubicó en 47,7 kilogramos por habitante por año, por lo que se vio una caída significativa del valor real registrado en el 2020. 

En términos reales, los argentinos dejaron de consumir 2,44 kg respecto del mismo mes del año último. A su vez, comparado con el máximo (relativo) de agosto de 2009 (69,4 kg/hab/año), la contracción fue de 31,2% (-21,7 kg/hab/año).

De acuerdo con la entidad, en el octavo mes la producción de carne vacuna fue de 262.600 toneladas de res con hueso. “Asumiendo que el volumen exportado se mantuvo en 50.000 toneladas de res con hueso, el mercado interno habría absorbido 212.600 toneladas de ese producto”, mencionaron.

En base a estos datos, el informe de Ciccra rescató que el consumo aparente per cápita habría sido equivalente a 55,7 kg por año y habría superado en 12,4% al promedio de un año atrás. “En los primeros ocho meses del año, la producción de carne vacuna totalizó 1,932 millones de toneladas de res con hueso (-6,3% anual o 129.900 toneladas de res con hueso)”, explicaron. 

Por otra parte, el reporte destacó que las exportaciones acumularon 519.500 toneladas equivalentes en agosto pasado. Eso significa que hubo una caída anual del 7,9%, representativas en 44.400 toneladas res con hueso con lo cual el mercado interno habría absorbido un total de 1,412 millones de toneladas res con hueso (-5,7% anual o 85.500 toneladas res con hueso).

Precios

En cuanto a los precios, el relevamiento de Ciccra remarcó que el precio al consumidor del octavo mes volvió a descender en las carnicerías y supermercados del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), “pero a un ritmo menor que en julio pasado”.

En las carnicerías se registró una caída de 0,4% en la primera quincena de agosto y un descenso igual en la segunda quincena, que llegó a 0,8% promedio mensual, mientras que en julio había descendido 1% mensual. 

Mientras tanto, en los supermercados se observó una caída del precio promedio de 1% en la primera mitad de agosto, que fue seguida por una recuperación de 1% en la segunda quincena. Los precios en estos grandes centros de compras retrocedieron también 0,8% (1% en julio).

Por tanto, durante el mes pasado el precio promedio de los cortes vacunos para el consumidor del AMBA experimentó una caída de 0,9% con relación a julio. Cabe aclarar que la baja había sido de 1,2% el mes previo. 

El trabajo detalló que sólo tres cortes sostuvieron sus valores en agosto: colita de cuadril (0,2%), tapa de nalga (0,1%) y tortuguita (0,0%). Entre los restantes cortes, las caídas más importantes correspondieron a picada común (-3,6%), vacío (-2,8%), asado de tira (-2,3%) y matambre (-2,0%), cuadrada (-1,8%), bife ancho y picada especial (-1,6%), falda (-1,3%), lomo (-1,2%) y tapa de asado (-1,0%). 

Productos sustitutos

En lo que respecta al precio del pollo, durante el octavo mes disminuyó 0,4% con relación al séptimo. En las carnicerías el valor del pollo subió 0,3% mensual, pero en los supermercados cayó 3,1%. A la inversa, el precio del pechito de cerdo registró un rebote de 0,9%, interrumpiendo el proceso de bajas de los dos meses previos. Este último subió 0,6% en carnicerías y en supermercados hizo lo propio en 2,2% mensual.

A pesar de las caídas forzadas en el valor de la carne vacuna en julio y agosto, en los últimos seis meses el precio promedio experimentó una suba de 24,3%, encareciéndose 9,3% con relación al pollo y 13,5% con relación al pechito de cerdo. Lo mismo sucedió entre febrero de 2020, mes previo al inicio de la “cuarentena”, y agosto de 2021. 

“En los últimos dieciocho meses el precio promedio de los cortes vacunos registró un aumento de 114,2%, lo que hizo que el precio relativo subiera 16,6% con relación al del pollo y 31% con respecto al del pechito de cerdo”, destacaron. 

En el corto plazo, el Gobierno destaca la desinflación lograda del precio de la hacienda, pero esto es algo que no es sostenible en el tiempo. Porque el Gobierno no puede obligar a los productores a seguir produciendo como si nada hubiera ocurrido. O la restricción se levanta en los próximos meses, lo cual permitirá recuperar el valor perdido, o la restricción se eterniza, lo cual impactará negativamente sobre el ciclo ganadero (reducción de existencias)”, advirtieron. 

Exportaciones

Según señalaron desde la Ciccra, en julio pasado y como producto de la limitación de los embarques, las exportaciones de carne vacuna se mantuvieron en 36.000 toneladas peso producto por segundo mes consecutivo. Pero, como en la segunda parte del año pasado comenzaron a recuperarse los volúmenes exportados, la comparación interanual arrojó una caída mayor en julio que en junio: 33,4% anual versus 26,7% anual. Lógicamente, la participación de los envíos a China disminuyó desde un pico de 81,8% en mayo hasta 69,8% en julio (-29,9% anual o 10.800 toneladas peso producto).

Además, en los primeros siete meses del año, Argentina recibió US$ 1.452,2 millones por los envíos de carne vacuna al exterior. Al respecto, el informe reflejó una caída interanual del 4,6% y esto se debió a “la combinación de un volumen exportado que crece cada vez más despacio y que caerá a medida que avance el año, debido a la restricción implementada”. 

En ese tiempo se exportó un total de 334.300 toneladas peso producto de carne vacuna (469.500 toneladas res con hueso equivalentes). En relación a igual período de 2020, el volumen exportado resultó apenas 1,7% superior. En cambio, medido en toneladas res con hueso equivalentes, ya registró una caída de 3,3% anual (16.200 toneladas res con hueso).

En ese sentido se observó que el precio promedio por tonelada de res con hueso se ubicó en US$ 3.093, quedando 1,3% por debajo del promedio de enero-julio de 2020. “Los ingresos por exportaciones registraron una recuperación entre junio y julio, al pasar de US$ 165,8 millones a US$ 194,3 millones. No obstante, en la comparación interanual experimentaron una contracción de 15,5%, que en términos reales es de US$ 35,5 millones por la retracción del volumen exportado”, afirmó el estudio.

El mayor mercado de la carne argentina sigue siendo China, que en julio pasado importó 25.200 toneladas peso producto, arrojando una baja de 29,9% interanual, significando que de cada 10 kilos exportados de carne vacuna, 7 kilos se enviaron al Gigante Asiático. Por último, en los primeros siete meses del año se enviaron 256.000 toneladas peso producto a ese destino, una suba de 4,3% anual. Por estos envíos, los ingresos sumaron US$ 901,2 millones entre enero y julio de 2021.

***

Tras las PASO, el agro afloja y esperará

El agro, con eje en la Mesa de Enlace, había decidido esperar el resultado de las PASO para hacer una protesta por la extensión del cepo ganadero. Quería ver la fortaleza electoral y evitar hacer movilizaciones o protestas en la previa electoral. Ayer, en una reunión de todos los actores del negocio cárnico realizado en la sede de la Sociedad Rural Argentina (SRA), decidieron calmar las aguas. 

La lógica que primó, explicó el portal Bichos de Campo, es que cualquier acción de protesta dura, en el actual contexto político, debilitaría aún más al Presidente y fortalecería las ansias de radicalización que se promueven desde los actores más intensos del kirchnerismo. 

“Así la cadena cárnica se descartó hacer un paro ganadero en el corto plazo, como proponían sectores de productores autoconvocados más politizados, y la Mesa de Enlace se puso a diseñar un plan de acción al estilo de una guerra de guerrillas: se ataca en varios flancos sin prestarse nunca a una batalla abierta en el campo de combate”, agregó el portal. 

La idea sería intensificar los contactos con los actores más dialoguistas del Gobierno para liberalizar las exportaciones.