La actividad de la construcción sigue firme y con buenas perspectivas

En julio el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) creció 2,1% mensual y alcanza un nivel 25,3% superior al pre-Covid: también supera en 1,1% a 2019 en el acumulado.

8 de septiembre, 2021

La actividad de la construcción sigue firme y con buenas perspectivas

Por Agustín Maza

La actividad de la construcción se mantuvo en la senda de la recuperación y creció en julio por segundo mes consecutivo (esta vez 2,1%) y alcanzó un nivel 25,3% superior al de febrero de 2020 cuando no había pandemia. Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

El organismo estadístico también consignó que el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) mostró una mejora interanual de 19,8% en el séptimo mes. Este es el noveno aumento interanual consecutivo, luego de las caídas al inicio de la pandemia. 

De esa forma, entre enero y julio el sector acumuló un crecimiento de 53,3% interanual, superando también en 1,1% al mismo período de 2019. En tanto, el índice serie tendencia-ciclo cayó 0,6% en comparación con junio. 

Desde el Ministerio de Economía indicaron que la construcción se encuentra por encima de 2019 y alcanzó niveles de actividad de mediados de 2018, cuando comenzó la crisis cambiaria. “El empleo formal en la construcción mejora mes a mes, tras haberse desplomado con la crisis de 2018-2019 y los primeros meses de la pandemia. Lleva 11 meses seguidos creciendo, a un ritmo de alrededor de 5.000 empleos por mes”, aseguró el titular de la cartera productiva, Matías Kulfas.

Respecto al empleo, El Economista ya había adelantado el último 30 de agosto que el sector había superado los niveles de empleo previos a la pandemia. El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, dijo a este medio que se habían recuperado, hasta junio, los 70.000 empleos perdidos durante lo peor de 2020.

“El dato preliminar de julio confirma una suba de 4.000 puestos de trabajo, con una tendencia al alza para los próximos meses”, remarcó el empresario. “Estamos sobre los niveles prepandemia y ahora vamos en búsqueda de lo que fue el mejor registro de la industria en 2017, para eso nos falta sumar 100.000 empleos más”, afirmó Szczech. 

Insumos para construir

Según resaltó el Indec en su informe, durante julio se incrementaron  en términos interanuales las ventas en 10 de los 13 insumos relevados. El alza estuvo liderada por los despachos de asfalto (179,1%), hormigón elaborado (135,9%) y mosaicos graníticos y calcáreos (48,4%). Mientras tanto, los únicos sectores en baja corresponden a pinturas (-8,1%), cales (-13,4%) y pisos y revestimientos cerámicos (-13,9%).

Por su parte, si se analizan las variaciones del acumulado durante los siete meses del año en su conjunto en relación a igual período del año anterior, se observan subas de 134,1% en asfalto; 117,6% en hormigón elaborado; 75,2% en mosaicos graníticos y calcáreos; 62,9% en ladrillos huecos; 60,8% en artículos sanitarios de cerámica; 58,6% en hierro redondo y aceros para la construcción; 56,2% en yeso; 45,4% en pisos y revestimientos cerámicos; 40,0% en cemento portland; 38,2% en placas de yeso; 38,0% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 23,6% en pinturas para construcción; y 15,5% en cales. 

“Vale destacar que la recuperación en el uso de asfalto explicó poco más de la mitad de la variación del índice general y está directamente relacionada con la obra pública” aseguraron desde LCG. El impulso a las obras es algo que el Gobierno viene utilizando para generar mayor dinamismo en la economía de cara a las elecciones.

Expectativas

El Indec también hizo hincapié en los resultados obtenidos en la encuesta cualitativa de la construcción. Tal como destacaron, las expectativas empresarias “son favorables respecto al nivel de actividad esperado para el período agosto-octubre, tanto se dediquen a realizar principalmente obras privadas como públicas”.

En ese sentido, el organismo señaló que el 53,6% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector se mantendrá igual durante los próximos tres meses mientras que 32,1% estimó que aumentará y 14,3% que disminuirá. Las empresas que estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses, la atribuyen fundamentalmente al reinicio de obras públicas (30,6%), a nuevos planes de obras públicas (30,5%) y al crecimiento de la actividad económica (26,8%). 

Entre las empresas dedicadas a la obra pública, el 35,6% opinó que el nivel de la actividad no cambiará durante el período agosto-octubre, mientras que 15,1% cree que bajará y 49,3%, que crecerá. Quienes estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses consideran que les afectará positivamente a nuevos planes de obras públicas (33,9%), al reinicio de obras públicas (30,1%) y al crecimiento de la actividad económica (19,9%). 

En cuanto a la variación estimada para los próximos tres meses de la cantidad de personal ocupado, permanente y contratado, entre las empresas que se dedican principalmente a obras privadas, 57,2% prevé que no habrá cambios, 32,1% estimó un aumento de su plantilla y 10,7%, una reducción. En el caso de los empresarios que se dedican a obras públicas, 39,7% cree que no variará, 9,6% estimó que se reducirá y el 50,7% restante opinó que aumentará.

A la hora de identificar las políticas que incentivaran al sector, las empresas que realizan principalmente obras privadas señalaron a los créditos de la construcción (26,8%), la estabilidad de los precios (25,6%), las cargas fiscales (19,3%) y el mercado laboral (11,6%), entre otras. En tanto, los empresarios de la construcción que realizan principalmente obras públicas se inclinaron por la estabilidad de los precios (27,5%), las cargas fiscales (25,4%), los créditos de la construcción (22,9%), y mercado laboral (10,2%).

Los especialistas

Desde LCG comentaron que el dato del índice de la construcción resultó ser el más alto desde agosto de 2019. En este sentido, aclararon que el sector se ubicó sobre los niveles de ese año, aunque todavía se encuentra operando 7,3% por debajo de lo que lo hizo en 2018.

“La brecha cambiaria, abaratando costos en dólares, y el impulso de la obra pública de cara a las elecciones podrá traccionar algo, pero resulta factible esperar un ritmo de crecimiento más moderado a partir de la escasa recuperación del crédito y el modesto aporte que implicó el blanqueo de capitales ofrecido al sector”, mencionó la consultora que dirige el economista Guido Lorenzo. “Proyectamos un crecimiento en torno al 30% anual en 2021, fundado principalmente en la baja base que dejó 2020”, finalizaron.

Sobre la recuperación de los puestos de trabajo, un informe de ACM consideró que el hecho de que se trate de uno de los mercados laborales más flexibles provocó una caída importante, pero a su vez es uno de los mercados de trabajo que estaría mostrando el mayor dinamismo. “Incluso se tratará de uno de los mercados de trabajo que más cercano está de los niveles prepandemia”, agregaron.

En tanto, el reporte estimó que la construcción consolidará su recuperación en los próximos meses. Los principales drivers favorables en el futuro para la construcción, apuntaron, serían los bajos costos en dólares, aunque crecientes en los últimos meses, tasas de interés reales bajas y un renovado impulso a la obra pública. “Por otro lado, los controles cambiarios podrían impulsar la demanda inmobiliaria y de otros bienes durables”, concluyó ACM.

Para Ecolatina, el sector tendrá margen para seguir recuperándose y mantenerse en los niveles prepandemia durante lo que resta del año. “En agosto, los datos que permiten adelantar la evolución de la construcción son favorables: los despachos de cemento crecieron 4,1% respecto a julio, acumulando una suba de 1,3% respecto al mismo periodo de 2019”, detallaron. 

De esta manera, tras haber caído 19,5% en 2020, Ecolatina espera que el sector pueda cerrar con un crecimiento superior al 30% en 2021. “A diferencia de la evolución del PIB, que en el promedio anual no recuperará el terreno cedido por la pandemia, la construcción cerrará este año con niveles superiores al promedio de 2019”, finalizaron.