Inflación: 17,6% en 4 meses (el peor arranque desde 2002)

14 de mayo, 2021

Inflación: 17,6% en 4 meses (el peor arranque desde 2002)

La inflación de abril fue 4,1%. Fue algo menor a la de marzo (4,8%), pero nada indica que será una tendencia.  Con el dato que entregó ayer el Indec, la inflación acumulada se ubicó en 17,6% (equivalente a 62,5% anualizado) en apenas 4 meses. La interanual, así, escaló hasta 46,3%.  

El mes pasado, prendas de vestir y calzado, con 6% y transporte, con 5,7%, lideraron las subas. Recreación y cultura, con 1,5%  y comunicación, con 0,5%, fueron las de menores avances. Alimentos y bebidas sin alcohol, el rubro que más pesa en el índice, avanzó 4,3%. Una vez sobre el nivel general. “Incidieron principalmente las subas en leche, productos lácteos y huevos; aceites, grasas y manteca; café, té, yerba y cacao; pan y cereales y carnes y derivados. Por otra parte, se observaron alzas más moderadas y bajas en frutas y verduras, tubérculos y legumbres”, señaló el Indec. Carnes y derivados, con 4,7% (GBA), que es el rubro dentro del rubro que más inquieta al Gobierno, mostró un aumento bastante alto.

“El incremento paritario del servicio doméstico incidió en la división equipamiento y mantenimiento del hogar (4,3%), mientras que la de encargados de edificios lo hizo en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (3,5%). En tanto, los aumentos en productos medicinales, artefactos y equipos para la salud y en gastos de prepagas explicaron la mayor parte del aumento en la división de salud (3,7%)”, agregó el organismo.

Los estacionales escalaron 2,2% en abril; los regulados, 3,5% y la “núcleo”, 4,5%.

Las visiones

“Luego de un primer cuatrimestre muy complicado, desde Ecolatina proyectamos que la inflación rondará 45% en 2021 (+9 puntos en relación con el acumulado del año pasado). Para que esto se cumpla, la suba de precios debería promediar 2,7% entre mayo y diciembre, un valor difícil de alcanzar con este arranque, pero no imposible considerando que el dólar oficial seguiría planchado y en ‘modo electoral’, a la vez que ni las tarifas de servicios públicos ni los salarios crecerían sustancialmente este año”, dijeron desde Ecolatina. 

Con esa proyección, la inflación terminaría cerca de los niveles de 2018 y 2019. “Sin embargo, la situación será más preocupante: mientras que en ese entonces se corregían precios relativos -dólar y tarifas-, en este contexto se están acumulando atrasos que, posiblemente, dejarán a la inflación por encima de 40% también en 2022”, agregaron. 

Desde LCG ratificaron el mal inicio del año, con números. Los precios minoristas acumulan un alza del 17,6% en los primeros cuatro meses del año. “No se había visto un registro acumulado tan alto a esta altura del año desde 2002”, dijeron. En años recientes, lo más cercano fue una inflación acumulada del 16,6% de 2016. “En ambos casos, fueron años de fuertes devaluaciones (crisis de convertibilidad y salida del cepo). Sin embargo, los guarismos actuales se dan en un contexto de tarifas congeladas, precios regulados y tipo de cambio apreciándose, lo que vuelve más severa la dinámica que toman los precios”, agregaron, en línea con Ecolatina.

Alcanzar la pauta de inflación del 29% anual a diciembre 2021 plasmada en el Presupuesto resulta imposible”, dijeron. “Implica asumir una tasa de aumentos del 1,2% promedio para los 8 meses restantes, algo que a todas luces no ocurrirá dada la inercia inflacionaria que dejan los primeros meses del año”, detallaron.

Más allá de la meta, no todo está perdido. “Comienza a verse cierta desaceleración, en el margen, del rubro alimentos”, dijeron desde LCG, que realiza una medición semanal online. Además, dijeron: “Esperamos alguna moderación del índice general, principalmente por el efecto que el ancla cambiaria comenzaría a tener. En lo que va de mayo, el BCRA viene reduciendo sistemáticamente el ritmo de depreciación diario del dólar, que pasó de una tasa anualizada del 30% a principios de mes a 16% en la última semana”.

Si bien esperamos cierta desaceleración hacia la segunda mitad del año, entendemos que la inflación seguirá rondando por encima del 3% mensual, dado el arrastre que deja la inercia de la primera parte del año. Sobre esto se montan ajustes de combustibles y tarifas que presionarán sobre los precios en el mes que se efectivicen y generarán asimismo ajustes de segunda ronda”, dijeron. Las naftas aumentarán 6% el fin de semana en lo que sería el último aumento de 2021.

Sostenemos nuestra proyección de inflación entre 45%-50% interanual a diciembre de 2021, lo que todavía significaría una aceleración de más de 10 puntos contra el cierre 2020”, concluyó el reporte.

Esperamos que la inflación se mantenga por encima del 3% en los próximos meses, producto de la inercia inflacionaria y la abundante liquidez del sector privado. Sumado a esto, en mayo está estipulado subas en las tarifas electricidad (9%) y gas (7%), en las prepagas (5,5%), combustibles, telecomunicaciones y empleadas domésticas. Dicha conjunción de factores podría verse mermada por la desaceleración del ritmo devaluatorio y la normalización de los agregados monetarios en términos reales en torno a su media estacional. En consecuencia, estimamos una inflación para mayo en torno al 3,5%. Finalmente, si bien dichos factores podrían morigerar la aceleración inflacionaria, la continuidad de ajustes de precios regulados y la inercia inflacionaria combinado con el impacto de la emisión monetaria del año anterior podrían ponerle un piso a la inflación en torno al 47% en 2021”, dijeron desde ACM.