El diplomático argentino Rafael Grossi, líder de la OIEA, busca prevenir futuras pandemias

29 de marzo, 2021

El diplomático argentino Rafael Grossi, líder de la OIEA, busca prevenir futuras pandemias

El diplomático argentino Rafael Grossi es, desde hace más de un año, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OEIA), una de las instituciones más importantes de la ONU y pieza clave en el mantenimiento de la paz mundial.

A lo largo de su trayectoria, Grossi se ha caracterizado por ser una persona activa, que se preocupa por buscar soluciones para problemas de gran envergadura. En esa línea, en 2017, tuvo un papel trascendental para localizar el submarino argentino ARA San Juan.

En aquel entonces, por iniciativa propia, se contactó con la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares para que, gracias a un sistema que controla explosiones, rastreen la zona del posible hundimiento. Así, registraron un “evento anómalo consistente con una explosión”, lo que posibilitó encontrar el submarino.

Ahora, además de supervisar asuntos no menores como el plan nuclear de Irán y ante un nuevo problema de gravedad mundial como la pandemia del coronavirus, ha decidido actuar. A través del proyecto Medidas Integradas contra las Enfermedades Zoonóticas (ZODIAC), busca ayudar a los países para que implementen técnicas nucleares que les permita detectar agentes patógenos causantes de enfermedades transfronterizas de los animales.

Cabe recordar que, pese a que no está confirmado, la principal hipótesis de la OMS es que los primeros portadores del Covid-19 fueron una especie de murciélagos, los cuales trasmitieron el virus a un animal intermedio, antes de que llegase a los humanos.

En declaraciones a Foreign Policy, Grossi dijo que la aparición de otros virus transmitidos por animales, como el ébola, muestra que es muy poco probable que el Covid-19 sea un fenómeno aislado. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 75% de las nuevas enfermedades humanas se originan en animales.

En declaraciones a CBS, en diciembre pasado, Grossi ya había hablado del tema. “Tuvimos el SARS, el MERS, Zika, Chikungunya y ahora tenemos el Covid-19. Entonces, es obvio que este tránsito del animal al humano se está repitiendo y se seguirá repitiendo”, advirtió.

Trabajando en conjunto con la OMS, la OIEA busca crear una red mundial para ayudar a los laboratorios en la supervisión, la vigilancia, la detección temprana y el control de enfermedades.  La iniciativa fue lanzada en junio de 2020 y ya se empezarán a entregar equipos y capacitación en puntos focales como Africa, Asia, el Caribe y América Latina. Además, también brindaría el conocimiento necesario para destruir las futuras y nuevas amenazas que, seguramente, surgirán.