DEG del FMI: otra fuente de alivio para la estrategia el Gobierno

1 de marzo, 2021

DEG del FMI: otra fuente de alivio para la estrategia el Gobierno

El ministro de Economía, Martín Guzmán, viajará a Washington a mediados de mes, para continuar con las negociaciones por un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tanto desde el Gobierno como desde el FMI confirmaron el viaje del ministro a Washington “a mediados de marzo”, aunque no se confirmó oficialmente el comienzo de una tercera misión pendiente del organismo.

El presidente Alberto Fernández afirmó el pasado martes que el Gobierno procura “encontrar un acuerdo con el FMI”. Además, resaltó que “debe ser uno que le convenga a la Argentina” y que “parta de la premisa” de que el país tiene que hacer frente a un “crédito alocado” y “vergonzoso” concedido por el organismo “con fines políticos y sin ningún sentido económico” durante la gestión de Cambiemos.

En tanto, el FMI aseguró que “siguen en pie y son muy constructivos” los intercambios con la Argentina en pos de un acuerdo.

“Esas discusiones continúan siendo muy activas y constructivas mientras las autoridades argentinas trabajan para diseñar su plan económico que podría ser apoyado por un programa del FMI, y construir un amplio apoyo para las políticas que respaldarían dicho programa”, señaló el jueves el vocero del organismo, Gerry Rice.

“El objetivo sigue siendo el mismo y, como ya lo dijimos anteriormente, el objetivo que compartimos con las autoridades argentinas que estamos enfocados en construir un programa para abordar los desafíos de la pandemia, fomentar la estabilidad y el crecimiento”, aseveró Rice.

Agregó, también, que entre los objetivos están “proteger a los más vulnerables, un punto muy importante, y sentar las bases para un crecimiento inclusivo y liderado por el sector privado que sea duradero”.

El FMI también confirmó que el directorio del FMI discutirá el crédito otorgado a la gestión de Macri en el 2018, tras la culminación de la elaboración de un informe por parte del staff del organismo.

Se trata de “una evaluación expost del programa 2018, por parte del personal de FMI, que ha venido trabajando en cuanto a una evaluación que examinará el programa de 2018, como lo hacemos en todos programas otorgados bajo los criterios de acceso excepcional, y no sólo el caso de Argentina”, aclaró Rice.

La idea, continuó, “es extraer lecciones para que podamos incorporar esas lecciones y hacerlo aún mejor en el servicio a nuestros miembros en el futuro”. “Este modo de ser autocrítico y transparente es, en mi opinión, uno de los puntos fuertes del FMI”, enfatizó Rice. “No tengo fecha específica (de cuándo sucederá), pero sí será discutido en el directorio y analizado como todos los programas de acceso excepcional”, agregó.

El organismo precisó además que recibió la copia de una carta enviada por senadores del Frente de Todos dirigida al titular de la Oficina de Evaluación Independiente (OIE), Charles Collins, para pedir por la revisión del crédito del Fondo otorgado a la Argentina en el 2018. Este proceso de revisión es paralelo al informe que prepara el staff del FMI, y Rice aclaró que la OEI “reporta directamente al Directorio de manera independiente”.

Por último, los países del G20 avanzaron en instruir al FMI que tome acciones con el objetivo de “formular una propuesta para una asignación general de DEG” (Derechos Especiales de Giro) y de “continuar con la iniciativa de suspensión de la deuda para países más pobres” mientras dure la pandemia, entre otras iniciativas. La influyente secretario del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, avaló la iniciativa y todo indica que será aprobada en abril, en la próxima reunión del FMI.

En este sentido, Guzmán manifestó que “Argentina apoya plenamente una nueva asignación general de Derechos Especiales de Giro, que proporcionará fondos para las economías de ingresos bajos y medios que se necesitan con urgencia”. El ministro agregó que “el momento en que más se necesitan (esas asignaciones) es ahora, por lo que debemos actuar con rapidez”.

Para Argentina, significará sumar a las reservas US$ 3.300 millones, cuando el país afronta vencimientos para 2021 por un total de US$ 7.100 millones, entre lo que debe al Club de París y al propio FMI.

La asignación de DEG se suma a la lista de noticias alentadoras para el frente cambiario local. La otra pata de la ecuación es la supercosecha. Si bien las lluvias escasearon en los últimos días, los precios vuelan y habrá miles de millones de agrodólares. Con una economía recuperándose (e importando más), el agro ayudará a sostener el saldo comercial en niveles altos. Una demanda global más robusta también ayudará para las demás exportaciones. Por el otro lado (el de la demanda), el supercepo seguirá firme. Sin ser cifras descollantes, el BCRA compró US$ 157 millones en enero y US$ 630 millones en febrero. Se espera que las cifras suban en el segundo trimestre con la cosecha gruesa.

Con los nuevos DEG, más los U$S 1.000 millones, que hoy están en las reservas netas del BCRA, suman un total de U$S 4.300 millones. “Alcanzarían para pagos al Club de París en mayo (por U$S 2.300 millones) y al FMI hasta septiembre (por U$S 2.400 millones)”, estimaron desde FMyA. Así, aumentaron las probabilidades de que el acuerdo con el FMI llegue después de las elecciones. El Gobierno evitaría el efecto político adverso del acuerdo, no sería necesario limitar el gasto público en la previa electoral y, sobre todo, sería financiable. Por cierto, Guzmán procurará sostener la expectativa de un pronto acuerdo. Enterrar esa posibilidad podría afectar las valuaciones y agregar tensión financiera que termine, como un boomerang, complicando la estrategia cambiaria. En ese contexto debe entenderse su viaje a Washington.