Ganancias: un proyecto con guiño a la clase media y timing oportuno

9 de febrero, 2021

Ganancias: un proyecto con guiño a la clase media y timing oportuno

El líder de la Cámara Baja, Sergio Massa, impulsa el proyecto que fija un “nuevo piso” de $150.000 de remuneración mensual para empezar a pagar el Impuesto a las Ganancias. Si se aprobara, cerca suyo estiman que “beneficiaría 63,4% de los contribuyentes que actualmente lo pagan en todo el país”. Así, agregaron, “el tributo solo alcanzaría al sector de mayores ingresos”.

A través de Massa, el oficialismo presentó un proyecto de ley para modificar el tributo y establecer un nuevo piso, en el que solo pagarían los salarios superiores a $ 150.000 mensuales y las jubilaciones superiores a ocho haberes mínimos garantizados. El “costo fiscal” de la medida, dice el proyecto, es de $40.000 millones anuales. Según trascendió, la idea del oficialismo es incluir el proyecto en las sesiones extraordinarias, que culminen a fin de mes, aunque el margen es acotado.

La propuesta, ingresada el pasado viernes, “también busca potenciar el mercado interno, dado que los principales beneficiarios de la medida serían trabajadores y jubilados, que destinan la mayor parte de sus ingresos al consumo”.

Para fines de 2020, el Impuesto a las Ganancias afectaba a unas 2,3 millones de personas: 25,6% del total de los contribuyentes en relación de dependencia. Con la actualización anual del impuesto de acuerdo a la ley vigente y, eventualmente, el nuevo piso, la cantidad de trabajadores y jubilados que dejarían de pagar el impuesto se incrementaría a más de 1.267.000.

Ganancias: un proyecto con guiño a la clase media y timing oportuno

“Eso permitiría consolidar un esquema progresivo, en el que el Impuesto a las Ganancias solo lo pagarían el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio”, dijeron desde el massismo y recordaron “es un tema histórico de Massa”. Es un gesto a los sectores medios y medios-altos, que no suelen ser el foco de las políticas del Frente de Todos.

“La recuperación del ingreso es clave para el crecimiento de la economía este año. Sacarle el Impuesto a las Ganancias a más de 1,2 millones de personas es mejorarles la capacidad de compra y recuperar el ingreso”, agregó el líder del Frente Renovador.

Según cada sector, la cantidad de trabajadores a lo largo del país que dejarían de pagar serían: 178.000 (58%) de la industria manufacturera; 133.000 (65%) del transporte, logística y almacenamiento; casi 106.000 (74%) de comercio mayorista y minorista; 48.000 (46%) del sector financiero y casi 27.000 (54%) del rubro de la construcción.

“Debemos tener un sistema tributario más progresivo. Hoy paga más en proporción a su ingreso de ganancias una enfermera o un barrendero que una empresa minera o un bingo”, agregó el presidente de la Cámara de Diputados.

Saltó la grieta: apoyos de Juntos por el Cambio y la CGT

El proyecto fue bien recibido por Juntos por el Cambio y, si bien no hubo un anuncio formal del espacio, todo indica que apoyarían la legislación.

“La Confederación General del Trabajo de la República Argentina acompaña la iniciativa parlamentaria del bloque del Frente de Todos ingresada el pasado viernes para modificar el Impuesto a las Ganancias y establecer un nuevo piso que determina que menos trabajadores paguen tan injusto tributo. Este proyecto atiende un eje de la propuesta electoral de la coalición gobernante, transita el camino correcto para terminar con la inequidad tributaria que se consolidó durante los últimos años y responde a una demanda constante de esta organización”, dijeron desde la principal central sindical del país.

“Los gremios que conformamos el Frente Sindical para el Modelo Nacional felicitamos al Gobierno Nacional por el proyecto presentado ante la Cámara de Diputados, el cual dispone modificar el mínimo no imponible del Impuesto al Trabajo”, expresaron, por su parte, desde el espacio que lideran Camioneros y Smata.

Miércoles, cita

El Gobierno se reunirá mañana, en la Casa Rosada, con “aproximadamente 20 sindicalistas” en busca de un acuerdo de precios y salarios. Será la primera mesa y será solo con gremios. Luego, habrá una con empresarios. El timing del proyecto de Massa no es inocente.