La OMS aprobó de emergencia el uso de la vacuna de AstraZeneca

15 de febrero, 2021

La OMS aprobó de emergencia el uso de la vacuna de AstraZeneca

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy la aprobación del uso de emergencia de dos versiones de la vacuna contra el coronavirus producidas por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.

“Hoy (15 de febrero) la OMS autorizó el uso de emergencia de dos versiones de la vacuna contra la Covid-19 elaborada por Oxford-AstraZeneca y dio luz verde a esas vacunas para ser introducidas a nivel global a través de Covax”, tuiteó hoy la organización.

El antígeno de Oxford-AstraZeneca es el segundo que autoriza la OMS. La primera vacuna aprobada fue la de Pfizer-BioNTech el 31 de diciembre pasado. 

Este procedimiento, al que puede recurrir el organismo de Salud de la Organización Naciones Unidas (ONU) en caso de emergencia sanitaria, ayuda a los países que no tienen los medios para determinar por sí mismos la eficacia y la seguridad de un medicamento, a fin de tener un acceso más rápido. 

En este sentido, también permitirá comenzar su distribución a la iniciativa Covax, codirigido por la OMS, la alianza de vacunas Gavi y la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias para garantizar un acceso equitativo a las vacunas. Las dos variantes aprobadas de la vacuna de AstraZeneca, que se fabricarán en Corea del Sur y en India, representan una inmensa mayoría de los 337,2 millones de dosis de vacunas para Covax.

“Los países que hasta la fecha no tienen acceso a las vacunas podrán finalmente ser capaces de empezar a vacunar a los trabajadores de la salud y a las poblaciones de riesgo, lo que contribuirá al objetivo del Centro Covax de una distribución equitativa de las vacunas” dijo la Dra. Mariângela Simão, Subdirectora General de Acceso a los Medicamentos y productos sanitarios de la OMS de acuerdo con un comunicado de la organización.

“Pero debemos mantener la presión para satisfacer las necesidades de las población prioritaria en todos lados y facilitar el acceso global. Para hacer eso necesitamos dos cosas: una ampliación de la capacidad de fabricación y la presentación temprana de las vacunas por parte de los desarrolladores para la revisión de la OMS “, agregó.