Presentan compromiso de abastecimiento de maíz y el Gobierno evalúa levantar suspensión

8 de enero, 2021

Presentan compromiso de abastecimiento de maíz y el Gobierno evalúa levantar suspensión

Ayer, el Gobierno recibió a los representantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), con quienes avanzaron en un entendimiento sobre la producción del maíz. Los productores le presentaron al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, un compromiso para garantizar el abastecimiento interno de maíz y continuar sosteniendo precios accesibles para la demanda local.

A partir de este encuentro, la cartera agropecuaria aseguró que se realizará “una evaluación de los volúmenes informados para determinar si se anticipa la decisión de reabrir el registro para la exportación” de maíz, suspendido temporalmente el miércoles pasado para embarques previos al 1 de marzo. 

“Se ha logrado poner los diversos intereses particulares en virtud de un bien mayor y primordial como es el bien común, compatibilizando los intereses privados con la necesidad del estado en garantizar los bienes esenciales a todos los argentinos, en el marco de la seguridad alimentaria”, expresó Basterra a través de un comunicado.

También destacó el entendimiento del sector como un avance que “nos coloca en condiciones distintas a la de semanas anteriores”. Es un importante avance que los sectores involucrados se comprometan a generar mecanismos que, en acuerdo entre privados, ayuden a desacoplar los precios internos del dinamismo de los precios internacionales, garantizando la mesa de los argentinos, la lucha contra la pobreza extrema generando trabajo local”, agregó el funcionario. 

De esta manera, los representantes del Consejo Agroindustrial Argentino y el titular de la cartera agropecuaria avanzaron en un acta de trabajo, cuyos principales puntos son “garantizar el abastecimiento interno y mitigar efectos de cambios bruscos de precios internacionales que impactan en el consumo y promover facilidades en el acceso a la producción”. Además, el documento enfatiza la necesidad de “generar una comercialización fluida, considerando las necesidades de la demanda, el abastecimiento interno y los precios y crear una mesa de trabajo permanente del maíz y trigo que permita darle mayor previsibilidad a las necesidades de cada sector involucrado”.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación Política, Ariel Martínez, destacó como “un importante avance que los sectores involucrados se comprometan a generar mecanismos que, en acuerdo entre privados, ayuden a desacoplar los precios internos del dinamismo de los precios internacionales, garantizar la mesa de los argentinos, y la lucha contra la pobreza extrema generando trabajo local”.

Acompañó también a Basterra el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Echazarreta. Por parte del CAA estuvieron el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), José Martins; el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idigoras; el presidente de Maizar, Alberto Morel; y el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech.

Suspensión de exportaciones de maíz

Según indicó Agricultura, la suspensión del registro de nuevas Declaraciones Juradas de Ventas Externas (DJVE) de maíz se llevó a cabo para asegurar el abastecimiento interno del cereal, en especial, para los sectores que dependen de este insumo para alimentar a los animales, como pueden ser los criaderos de pollos, granjas de cerdos, los tambos o los feedlots.

Por otro lado, la cartera precisó que hasta esa fecha se había autorizado la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas, es decir que se ha cumplido con el 89% del mismo. “El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano, cuando la oferta de cereal tiende a escasear”, indicó a la hora de justificar la medida.

Sin embargo, desde el sector exportador esgrimieron que el volumen de existencias es mayor al considerado por el Gobierno y que el abastecimiento para el mercado interno estaba asegurado durante enero y febrero. Así, el Centro de Exportadores de Cereales, estimaron el stock en 10 millones de toneladas, de las cuales se tenía previsto embarcar 1,2 millones.

A partir de esta situación, tres de las cuatro entidades integrantes de la autodenominada Mesa de Enlace decidieron convocar un cese de comercialización de granos desde el lunes hasta el miércoles de la próxima semana.