Argentina no votó el informe crítico de la OEA sobre las “elecciones” en Venezuela  

10 de diciembre, 2020

Argentina no votó el informe crítico de la OEA sobre las "elecciones" en Venezuela   

Ayer, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución condenando las elecciones legislativas del último domingo en Venezuela. El proyecto fue presentado por Brasil y obtuvo un masivo apoyo de 21 votos positivos, aunque Argentina se abstuvo y México votó en contra.

El informe explicaba que las elecciones no fueron “libres ni justas de conformidad con las condiciones establecidas en el derecho internacional”, y agregaba que se dieron en un clima en el cual no habían sido liberados los presos políticos. Respecto a esto último, Luis Almagro,el cuestionado secretario general de la OEA, certificó recientemente que, en Venezuela, al día de la fecha, hay 356 presos políticos.

Así, la postura de la OEA se acopló a las recientes críticas de la Unión Europea, Estados Unidos y el Grupo de Contacto sobre Venezuela. En diálogo exclusivo con El Economista, el politólogo Julio Burdman declaró: “El rechazo a los resultados de las elecciones está relacionado con un rechazo al régimen de Nicolás Maduro en general. Hay una fuerte crítica en la alta abstención de parte del electorado venezolano, que es un indicador de que hubo un abstencionismo activo por parte de la oposición. Creo que la condena no está tan relacionada a irregularidades de la elección, sino a que buena parte de los aspirantes a la dirigencia política venezolana no participaron del proceso”.

En la sesión virtual de la OEA, estuvo presente el representante argentino, Carlos Raimundi, quien no apoyó la resolución y aseguró que la “Argentina está convencida de que no se puede desde el exterior hacer caso omiso a la voluntad que manifestaron quienes concurrieron al acto electoral ni dictar las condiciones de procesos electorales sin contribuir a los mismos, peor aún, alentando su boicot”.

“La política de sanciones y no reconocimiento no ha llevado a nada, y eso merece una profunda reflexión; al mismo tiempo, el Gobierno venezolano debe reconocer que una democracia es completa cuando la mayoría de su pueblo se siente comprometido con ella”, explicó Raimundi, quien agregó: “Lamentamos que desde la OEA no se haya podido avanzar en fortalecer el proceso democrático de Venezuela. En nada contribuye el proyecto de resolución que está bajo discusión”.

Consultado por la posición de Argentina, Burdman dijo que el Gobierno de Alberto Fernández “desde hace tiempo está buscando generar una tercera posición diferenciada del Grupo de Lima, que condena al régimen venezolano, y también del Grupo del ALBA, que respalda a Maduro”. Sin embargo, el politólogo argentino se encargó de aclarar que esto no ha sido posible ya que Argentina “no encuentra ni los instrumentos para plantear la vía alternativa ni tiene aliados discernibles” y añadió que “cuando comenzó la presidencia de Alberto Fernández, se creía que se podía llegar a generar, junto a Uruguay México, una suerte de tercera vía respecto a esta cuestión. Pero, por el lado de México, se encontró con una posición autónoma relacionada con su tradición diplomática de abstencionismo clásico. Y respecto a Uruguay, hubo un cambio de gobierno que tiene una posición muy afín a la del Grupo de Lima.  Debido a esto, Argentina quedó sola y con dificultades para expresar claramente su posición”.

Este año, el jefe de Estado ya había enfrentado una crisis interna cuando el mencionado Carlos Raimundi criticó a las Naciones Unidas por un informe que ratificaba los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Gobierno de Maduro. En ese momento, Fernández, intentando dejar a todos conformes, optó por no remover de su cargo al embajador en la OEA y respaldó el informe presentado por Michelle Bachelet.

Justamente, también en el día de ayer, la chilena Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó en una conferencia su preocupación por ciertos comentarios de líderes chavistas, que amenazaron a las personas para que fueran a votar o, caso contrario, no recibirían acceso a programas sociales.

 

***

¿Venezuela no, pero Ecuador sí?

Alberto Fernández no habló de Venezuela ayer, pero sí mostró preocupación por otra democracia regional y celebró las “buenas noticias” de Ecuador. “Desde Ecuador llegan buenas noticias para la democracia de América Latina: el candidato @ecuarauz participará de las elecciones del 7 de febrero del año próximo”, tuiteó el jefe de Estado sobre la habilitación de Andrés Arauz, delfín de Rafael Correa, aliado histórico del kircnerismo, para competir. Días atrás, Cristina Kirchner recibió al propio Arauz en Buenos Aires y cuestionó la democracia de Ecuador, algo que generó un rechazo inmediato desde Quito.