Por virus y la tensión electoral, los inversores quieren bienes

5 de noviembre, 2020

dólares déficit charts gráficos inversores

Por Luis Varela

Así como ocurrió en febrero/marzo con la irrupción del coronavirus y con la pelea por el petróleo (enfrentando las nuevas fuentes de energía), el rebrote del Covid 19, tanto en Europa como en Estados Unidos y, sobre todo, la gran tensión que se desarrolla en territorio norteamericano por la incertidumbre electoral, con Joe Biden al borde del triunfo, pero con Donald Trump y con los republicanos generando gran resistencia, la volatilidad y la caída de las monedas provocaron ayer un verdadero descalabro en el mundo de las inversiones.

El foco del movimiento obedece a dos factores principales: por un lado, el Covid está generando tensiones y atentados con crecimiento de las ultraderechas en Europa y, por otra parte, la reñida elección norteamericana, con algunos estados que no terminan de contar sus votos, provocan una generalizada huida de los inversores, que se deshacen de posiciones de dinero en efectivo y van a las cosas. Los bonos no rinden, el dólar y otras monedas parecen posiciones muy inestables, y los tenedores de fondos prefieren estar colocados en otros valores.

Por eso hoy se dio una caída mundial del dólar y un nuevo brote alcista para los metales preciosos, pero sobre todo una suba ciertamente importante en las criptomonedas, con el Bitcoin en el centro del escenario. Pero también hubo aumentos considerables para los granos, algo menos importantes en los metales básicos (insumos de las industrias) y una decidida debilidad del petróleo, ya que los analistas que miran más el largo que el corto plazo adivinan que la reactivación de la economía mundial vendrá demorada.

Y los analistas fueron muy preciosos: están subiendo muchos bienes, no porque esté aumentando el consumo o los niveles de actividad, sino porque hay una huida del dólar y otras monedas, ya que la tensión política es notoria. Trump y los republicanos parecen dispuestos a seguir reclamando un nuevo conteo, y Biden está a muy pocos votos de conseguir la Presidencia, pero es posible que esto se dilate (en el año 2000 con Bush hijo y Al Gore se demoró 36 días), por lo que pueden venir jornadas de gran volatilidad y tensión.

Los ejes principales que gobiernan al mundo desde los años ’70 (el dólar y el petróleo) están bajando y eso genera un gran salto en todo el tablero de inversiones. Hoy, en el exterior, el dólar subió 0,3% en Chile, pero bajó 0,9% contra el euro, cedió 1% contra el yen, achicó 1,3% contra la libra, 1,7% en México y se desplomó 2,3% en Brasil.

En Argentina, el ministro Martín Guzmán logró su noveno round consecutivo de éxito contra el dólar blue, ya que ese valor volvió a perder mucho precio, pero los dólares financieros libres subieron algo y, lo más inquietante, el Banco Central volvió a perder muchas reservas, una cantidad ciertamente importante para un solo día.

El dólar turista subió 2 centavos hasta $139,64. El dólar oficial subió 1 centavo hasta $84,63 . El dólar blue cayó otros $4 , hasta $157. El dólar mayorista subió 7 centavos hasta $79,10. Hubo una dura caída para las reservas del BCRA: perdió US$ 296 millones, hasta US$ 39.524 millones. El dólar MEP subió 99 centavos hasta $141,66. El contado con liquidación subió $1,74 hasta $148,69 . Y en consecuencia la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 85% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 88%. Y, medidos en pesos, la libra subió 1,32 hasta$ 104,01 pesos, el euro subió 92 centavos hasta $93,58 y el real subió hasta $14,32 pesos. Lo cual indica que el peso estuvo más equilibrado con todos los dólares y siguió bajando contra otras monedas.

A nivel interno persistió el reclamo de los mayorista por la liberación de los precios congelados, con centros de análisis económicos como Ecolatina indicando que la inflación de octubre fue superior al 3%. Pero Reconquista 266 no se mueve de su libreto financiero. Hoy adjudicaron otros $189.030 de pesos en Leliq al 36% anual, por lo que la tasa de la Leliq siguió en el 36% anual (42% ef.) y los plazos fijos continuaron en el 34% anual (39,9% ef.).

La muy buena noticia para Argentina fue el brillante día para la soja y otros granos, lo cual provocó un repunte para los titulos públicos y con eso el riesgo país volvió a ceder: bajó hasta 1.400 puntos básicos luego de haber rozado los 1.500 puntos hace una semana. Diferentes operadores explicaron que esta baja del riesgo obedece a un cambio de discurso del Gobierno a días de la visita de los nuevos técnicos del FMI, pero entienden que se trata solo de promesas, que en general Argentina siempre incumplió en el pasado, tal como viene haciendo este Gobierno con las posiciones ambiguas que toma permanentemente.

El ministro Guzmán destacó que “tras la baja del dólar (el blue cayó de $195 a $157), buscamos una quietud cambiaria de unos 90 dias para aplicar un plan plurianual de estabilización económica. Hubo presiones devaluatorias, pudimos contenerlas y tenemos con qué seguir haciendo lo mismo. Buscamos seguir achicando la brecha cambiaria y mandaremos un plan al Congreso definiendo poner en orden las cuentas de la economía, la parte externa, la acumulación de reservas y las cuentas fiscales”.

Operadores financieros que están en la trinchera de los negocios, como Sebastián Maril, interpretan que “los mercados globales están viviendo un momento muy particular, con gran subas en las Bolsas, porque los inversores ven que el poder en EE.UU. va a quedar dividido en las cámaras de representantes. Los demócratas no van a poder desarmar los beneficios que los republicanos les dieron a las empresas. Pero esta suba de los mercados tiene un gran riesgo porque la situación se está dando con una gran inseguridad política. Y, debemos decirlo aunque no guste: el dólar está bajando en Argentina con un gran esfuerzo, pero esto no va a durar porque el Gobierno no ataca el foco del problema”.

O sea, los precios bursátiles mundiales siguen danzando en una burbuja y por la política y por el virus, esa burbuja tiene cada vez más riesgo de deshacerse. La Bolsa de Nueva York volvió a tener una suba formidable. Los índices de Wall Street anotaron subas de hasta el 2,6%, con el Nasdaq en la cumbre de los avances. Pero los inversores deben tomar conciencia de que el índice S&P 500 que contiene 500 compañías presenta una situación muy desigual: las 6 primeras (Facebook, Amazon, Apple, Google, Tesla y Netflix) subieron 60% en el año, pero las otras 494 compañías bajaron 4%. Los que pusieron plata en tecnológicas están con botellas de champán, pero el que invirtió en bancos o en petroleras está atravesado por una espada.

Lo bueno del caso para Argentina, es que con el cambio de discurso de Alberto, y con baja del riesgo país, y sobre todo con una fuerte suba para la soja en Chicago y para los cereales en su conjunto en Rosario, a niveles no vistos en seis años, las acciones argentinas resucitaron, más en Nueva York que en Buenos Aires. Los ADR tuvieron ayer un salto en bloque de hasta el 19%, con Tenaris brillando en el cielo, por su balance y porque se empieza a conocer que la conversación entre Alberto y Paolo Rocca tuvo que ver con la participación de la empresa en el Plan Gas 4. Así, el mercado bursátil porteño estuvo también bien, pero no tanto. Con $961 millones operados en acciones y $1.429 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 3,1%.

Pero más allá de todo lo mencionado, lo que hizo ciertamente girar la mirada de todos los observadores fue el desparramo que se armó con las commodities por la baja global del dólar. El petróleo retrocedió algo. Y los metales básicos tuvieron subas moderadas. Pero los metales preciosos recuperaron su brillo, encaminándose otra vez a la cercanía de los máximos de hace dos meses. y lo mejor fue el salto en Chicago para la soja, superando otra vez los US$ 400 por tonelada, con precios también muy firmes en Rosario, no tanto para la soja, pero si para el resto de los granos. Y, por si alguien se distrajo, la tensión política global sigue empujando a inversores a buscar ocultarse en criptomonedas: ayer el Bitcoin trepó más del 7% y testea otra vez zona de máximos (ayer superó los US$ 15.000 y alguna vez llegó a valer más de US$ 18.000), pero también hubo buenos aumentos para el litecoin y el iota.

 

 

Dejá un comentario