Bolsonaro salió golpeado de las municipales y, como Trump, criticó escrutinio

17 de noviembre, 2020

BOLSONARO Y TRUMP

El domingo, más de 147 millones de brasileños acudieron a las urnas, en unas elecciones municipales marcadas por la pandemia. Los comicios en 5.569 ciudades tuvieron una participación de 77% pese al Covid-19. Según el Tribunal Superior Electoral de Brasil hubo una abstención de 22,72%, superando el 18% de 2016.

El partido de derecha Demócratas, uno de los más antiguos de Brasil y antes denominado Partido del Frente Liberal, fue el gran vencedor de la jornada, mientras que Jair Bolsonaro y Lula da Silva resultaron los grandes derrotados.

En San Pablo, la mayor ciudad de Brasil, habrá segunda vuelta entre Bruno Covas, actual intendente y el candidato de izquierda, Guilherme Boulos, el próximo 29 de este mes. Covas, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), obtuvo 32% de los votos, mientras que Boulos acaparó 20%. Por su parte, Celso Russomanno, candidato de Bolsonaro, sacó tan solo 10% y terminó en el cuarto lugar. Respecto al Partido de los Trabajadores, tuvo su peor desempeño histórico en las elecciones paulistas: su candidato, Jilmar Tatto, se ubicó en el sexto lugar con 8%.

En 2018, Bolsonaro ganó holgadamente en esta ciudad, por lo que este resultado es sumamente preocupante para el líder de ultra-derecha, teniendo en cuenta las elecciones presidenciales de 2022.

En Rio de Janeiro, la segunda ciudad de importancia del país, también habrá segunda vuelta entre el exalcalde Eduardo Paes del partido Demócratas y Marcelo Crivella, aliado de Bolsonaro y actual intendente. Paes obtuvo 37% de apoyo, contra 21,9% de Crivella. Aquí, Benedita da Silva, candidata del PT, quedó en el cuarto lugar con 11%.

En la capital de Minas Gerais, Belo Horizonte, Alexandre Kalil fue reelecto con más de 55%. Mientras que, en Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul, habrá balotaje entre Manuela D´Avila del Partido Comunista y Sebastião Melo del Movimiento de la Democracia Brasileña.

Por último, teniendo en cuenta las ciudades destacadas, en Fortaleza también habrá segunda vuelta entre el bolsonarista Wagner Sousa y José Sarto, que contaba con el apoyo del PSDB.

Por otro lado, el mandatario brasileño, quien debió votar en una escuela de la zona oeste de Río de Janeiro, con barbijo (por disposición de la Justicia Electoral), volvió a poner en duda el sistema de recuentos de votos de su país. “Precisamos un sistema de escrutinio que no deje dudas”, dijo, en consonancia con las peligrosas críticas de Donald Trump en EE.UU.

Ayer, uno de los núcleos procesadores que controla la suma de votos falló, y fue necesario repararlo. En San Pablo, más de cinco horas después del cierra de las urnas, solo se tenía el 0,49% de los votos cargados.

Además, el Presidente se mostró efusivo al destacar el debilitamiento de la izquierda, intentando distanciarse del mal desempeño de sus apadrinados, ya que de los 45 concejales que apoyó sólo 9 fueron electos (20%). “La izquierda sufrió una histórica derrota en estas elecciones, en una clara señal de que la ola conservadora en 2018 llegó para mantenerse”, escribió en su cuenta de Twitter.

Dejá un comentario