Tras una quincena de pérdidas, el BCRA sumó reservas

8 de octubre, 2020

BCRA reservas

El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, se reunió ayer con el equipo de funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) que desembarcaron esta semana a la Argentina en el marco de la primera visita técnica para la renegociación del crédito por US$ 44.000 millones que el país recibió del organismo durante la anterior gestión.

El encuentro tuvo lugar en la sede del BCRA y participaron en forma presencial Julie Kozack, Directora Adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI; Luis Cubeddu, jefe de la Misión para Argentina y Trevor Alleyne, representante del organismo en el país.

También se sumaron a la reunión otros funcionarios del organismo con sede en Washington a través de videoconferencia.

La visita de Kozack y Cubeddu al país comenzó el martes con una reunión en el Palacio de Hacienda con el ministro de Economía, Martín Guzmán; el propio Pesce y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos. Encuentro que cerca de Guzmán apodaron como “excelente”. La visita del FMI continuará hoy con sendos encuentros con dirigentes de la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA), entre otros sectores.

La delegación del organismo multilateral permanecerá en el país hasta el viernes inclusive y, si bien no se esperan definiciones sobre el nuevo programa, el FMI publicaría un comunicado con las conclusiones de su visita.

El miércoles, la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, había dicho “(no venimos) con la idea de ‘bueno, veamos cómo podemos ajustar aún más el gasto en estos tiempos’”. Con el tiempo se verá la solidez de su afirmación, pero parecería que el FMI, bajo su conducción y dado el contexto pandémico, no sería tan exigente fiscalmente con Argentina. Ese será el discurso de la CGT de hoy y el que ya les transmitió Guzmán, que también reclamó posponer el primer pago (previsto para 2021) recién en 2025. Un tema aún incierto es si el Gobierno pediría más dinero fresco al organismo. Guzmán ha dicho que no pero, dada la escasez de reservas, el mercado no descarta la posibilidad.

El domingo, el Presidente había dicho que buscarían un acuerdo con el FMI “lo antes posible” y reconoció que eso podría ayudar a dar más certezas a los privados. Además de las discusiones técnicas entre el “staff” del organismo y las autoridades económicas locales, el jefe de Estado ya empezó a moverse con otros pares del mundo porque el nuevo programa será eventualmente debatido en el “Executive Board” del FMI. Uno de los primeros contactos fue con Mark Rutte, de Países Bajos, que ya prometió el apoyo para Argentina. La palabra de EE.UU., el país con mayor cuota de voto en el órgano ejecutivo, será decisiva.

La visita del FMI trajo buena suerte al vapuleado BCRA. Ayer, las reservas internacionales subieron US$ 6 millones y terminaron en US$ 41.132 millones. El número está lejos de entusiasmar, pero muestra la primera variación positiva en 14 días. Según fuentes del mercado, la autoridad monetaria habría comprado US$ 20 millones en la rueda de ayer. En un contexto en el que el mercado le cuenta las costillas a las arcas del BCRA, la rueda de ayer fue una bocanada de oxígeno. El mal dato es que los depósitos en dólares siguen saliendo de los bancos: el lunes (último dato disponible) se fueron US$ 119 millones y ya se perdieron más de US$ 1.500 millones desde que rige el supercepo, anunciado a mediados de septiembre.

Dejá un comentario