Biden mantiene la ventaja sobre Trump, pero ya no es tan amplia

21 de septiembre, 2020

En casi todas las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en el tramo final de las campañas las diferencias entre los candidatos se acortaron. Es lo que está pasando ahora, porque la ventaja de Joe Biden sobre Donald Trump en intención de voto, que tiempo atrás era de 10 puntos, se redujo a 6,5 puntos, según el promedio de encuestas del sitio Real Clear Politics. Ayer se conoció una encuesta de Wall Street Journal y NBC News que le otorga una ventaja de 8 puntos a Biden, mientras que el mes pasado la diferencia era de 9 puntos.

De todas maneras, hay datos que siguen siendo positivos para el candidato demócrata, uno es que sólo el 45% de los ciudadanos  aprueba la gestión de Trump, y según los antecedentes, un presidente no puede lograr su reelección con ese porcentaje. Este tipo de elecciones se definen de acuerdo a la evaluación que se haga del primer mandato. Trump recibe mejores calificaciones que su rival en su capacidad para manejar la economía, pero es muy cuestionado por su manejo de la pandemia lo que no sorprende porque hoy Estados Unidos superará la marca de 200.000 muertes.

Para la gran diferencia, Biden la obtiene en el terreno personal. En materia de honestidad, credibilidad y capacidad para unir al país supera a Trump por 52% a 28%.

Otro punto a favor del candidato demócrata es que sigue liderando las preferencias en todos los estados clave. En  Florida, su ventaja es mínima, pero mantiene una buena diferencia en Pennsylvania, Michigan y Wisconsin, tres estados industriales que en 2016 ganó sorpresivamente Trump y le aseguraron la mayoría en el Colegio Electoral. Además, de la mano del voto latino, Biden es favorito en Arizona que fue tradicionalmente un bastión republicano.

El mayor desafío para Biden es lograr entusiasmar a la base demócrata para que concurra a votar porque hasta ahora su mayor atractivo consiste en que no es Trump. En las próximas semanas, la mayoría de los datos sobre la pandemia y la marcha de la economía mostrarán una evolución favorable, pero Trump  tiene apenas cincuenta días para revertir un escenario electoral que le es desfavorable desde hace mucho tiempo.

Durante el fin de semana se incorporó un nuevo tema de debate en la campaña por la muerte de Ruth Ginsburg que abrió una vacante en la Corte Suprema y que Trump, con el apoyo de un sector de los senadores republicanos, pretende cubrir de inmediato con alguna jueza conservadora. La intención de Trump está recibiendo fuertes cuestionamientos porque  falta muy poco para las elecciones presidenciales y de renovación de un tercio del Senado que debe dar su aprobación a la designación. Un par de senadores republicanos ya advirtió que no comparte la idea de avanzar con la integración de la Corte en este momento.

Dejá un comentario