El coronavirus golpea a Uber

7 de agosto, 2020

La pandemia de coronavirus perjudicó las finanzas de Uber en el segundo trimestre de 2020, anunció la compañía el jueves. Las reservas brutas para el negocio principal de transporte compartido de pasajeros se desplomaron 75% en comparación con el año anterior, de US$ 12 millones a US$ 3.000 millones.

Eso fue compensado en parte por el rápido crecimiento en el negocio de delivery de Uber. Las reservas de entregas aumentaron más del doble, de US$ 3.400 millones a US$ 7.000 millones.

Las perspectivas de ganancias para 2020 se están desvaneciendo. Antes de la pandemia, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, era optimista sobre el futuro financiero de la compañía.

Después de informar una pérdida de US$ 1.100 millones para el cuarto trimestre de 2019, Khosrowshahi dijo en febrero que esperaba que Uber comenzara a generar ganancias para fines de 2020.

En ese momento, el negocio de los viajes de Uber era (apenas) rentable. Pero estaba siendo arrastrado por las grandes pérdidas de Uber Eats, donde estaba gastando mucho en la búsqueda del crecimiento.

Pero luego llegó el coronavirus y Uber se vio obligado a tirar esas proyecciones por la ventana. En mayo, despidió a 3.700 personas en un esfuerzo por contener las crecientes pérdidas.

La demanda de viajes disminuyó, mientras que la demanda de entregas se disparó. En su declaración del jueves, Khosrowshahi argumentó que la cartera de productos de Uber tenía una “cobertura natural”, ya que la gente ordenó más comida para llevar, incluso cuando redujeron la salida.

Aún así, Uber dice que su negocio de viajes obtuvo una ganancia de US$ 50 millones sobre una base de EBITDA (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización). El problema es que esta cifra no está cerca de compensar las pérdidas y los gastos generales en otros lugares, incluido el negocio de entrega y el costoso proyecto de conducción autónoma de Uber.

Pero lejos está de quedarse sin dinero. Tiene casi US$ 8.000 millones en efectivo e inversiones a corto plazo. Fácilmente podría quemar efectivo a esta tasa por otro año.

Dejá un comentario