Piensan que no habrá default y el riesgo país sigue en baja

7 de mayo, 2020

Por Luis Varela 

 

Encerrado en su casillero, como si la posición de los otros no existiera, el ministro de Economía Martín Guzmán realizó un zoom ayer en su alma mater Columbia, donde contó con el apoyo de una amplia rama de economistas.

 

Sin dar precisiones, ni nada que se le parezca, entre los bonistas consultados luego de toda las conversaciones, quedó más o menos en claro que el viernes 8 Guzmán no se moverá de lo que propuso, se recontó con alguna mayor precisión que sólo el 24% de los bonistas con títulos ley Nueva York están dispuestos a aceptar, por lo que este paso inicial de reestructuración es un fracaso absoluto. Queda ahora la fecha del 22 de mayo, donde por cumplirse 30 días del no pago de bonos nacionales, se iniciarían los juicios en Nueva York. Pero con un agregado, el próximo lunes ya será declarada en default la provincia de Buenos Aires, por no haber pagado hace treinta días dos cupones de Bonos Par. Con ese contexto, apareció una señal que debe haber alterado bastante al presidente Alberto Fernández. Un día después de haber incumplido con un pago por US$ 2.100 millones con el Club de Paris, el Fondo Monetario Internacional le advirtió a Argentina que si queda en default las restricciones para el futuro serán importantes. ¿Qué significa esto en buen castellano? Todos los vencimientos con el Fondo deberán renegociase, y para conseguir dinero nuevo será durísimo y el país entrará en un encierro crediticio de proporciones.

 

Increíblemente, con todas estas señales, y debido al zoom realizado por Guzmán, un bloque de bonistas estima que habrá una mejora en la oferta y, en consecuencia, los bonos argentinos operaron ayer muy mixtos, pero con algunas subas, y el riesgo país volvió a ceder: achicó en 134 unidades hasta 3.362 puntos básicos.

 

Pero la marcha de la economía interna siguió en la misma condición. Los dólares MEP y CCL bajaron por estar con un control más policíaco, pero el dólar blue siguió trepando, hasta un nuevo récord, las brechas cambiarias se estiran. Y, lo peor del caso, es que ahora todo esto se da con un marco en el que el precio de los granos está bajando, por lo que además de estar parada Vaca Muerta, los granos tampoco alimentan, ya que la brecha cambiaria financiera es del 75%, pero la que enfrenta la exportación agropecuaria llega en algunos casos hasta el 150%, y eso retrasa todas las operaciones.

 

Por demás, el mundo tampoco tuvo un día muy feliz en los mercados globales. Los balances trimestrales empiezan a llegar a las bolsas. En general, los recintos bursátiles se ponen con leves bajas, a pesar de emisiones de moneda sin fin de parte de los bancos centrales. Todo con una particularidad: casi todos los tenedores de dinero del mundo vuelan hacia el dólar, con una sola excepción, el yen, que está valorizándose respecto de la moneda norteamericana.

 

En Buenos Aires, el mercado cambiario tuvo mucho movimiento. El dólar turista subió 20 centavos hasta $90,30, oficial subió 15 centavos hasta $69,46, el blue saltó $2, hasta un récord histórico de $122 ($125 en delivery). El dólar mayorista subió 10 centavos hasta $67,10. El Banco Central perdió US$ 189 millones por lo que le quedan US$ 43.401 millones. El dólar MEP bajó $1,20 hasta $115,88. El contado con liquidación bajó $1,48 hasta $118,43. Y la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue subió al 75,6% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 76,5%. Y, medidos en pesos, el euro bajó 16 centavos hasta 72,44, el real bajó 26 centavos hasta 11,74 y la libra bajó 50 centavos hasta 82,81. Todo esto, mientras en el exterior el dólar subió 2,4% en Brasil, 2,1% en México, 1% en Chile, 0,8% contra la libra y 0,4% contra el euro; el billete verde bajó 0,4% contra el yen.

 

A nivel operaciones con pesos, los agentes especialistas, con un gran terremoto dentro del ByMA por cierre de información para la prensa, aconsejan que el mercado de letras cortas en pesos está normalizado y rinden más que un plazo fijo. Mientras tanto los bancos siguieron pagando 26,6% anual por los plazos fijos. Y hay un goteo de depósitos en todos lados porque por un lado los inversores temen que valúen los papeles dolarizados de los FCI a valor del dólar oficial. Y, además, las fintech recibieron al menos 500 denuncias de personas de grupos vulnerables por excesos en los cobros. Y, como si nada de eso ocurriera, el ministro Guzmán, desoyendo a los inversores, que se van cada vez más al negro y cada vez más a colocaciones externas, avanza con su canje de Letras reperfiladas, porque de otro modo terminarán asumiendo pérdidas importantes.

 

Y, como si nada de eso sucediera, el BCRA le sigue dando a la maquinita, con giros récord al Tesoro, y pérdida de reservas en cuatro meses que ya superan los US$ 2.000 millones.

 

Así, el mercado de títulos públicos estuvo con mucha ebullición, no solo aquí, sino también en el exterior. Hubo una fuerte baja para los bonos de Nueva Zelanda, Italia, Portugal y Francia y mejora en los de México. En Buenos Aires, los títulos públicos siguen muy volátiles, navegando cerca de los pisos de febrero. El 80% de lo operado en bonos se concentró en seis: AY24X 28%, AY24 27%, TX22X 8%, AF20 6%, TX21X 6% y TC21X 5%.

 

En los extremos hubo una suba del 12% para los bonos A2E7C y alzas del 3% al 8% para los bonos A2E7, PAY0, A2E2C, PARYD, A2E7D, PARYC, CCO26, AC17C y DIY0D. Y caídas del 4% al 12% para los bonos TVPP, A2E3D, TVPA, TC23, TX24, AF20D, TX22Y, BPLDD, TX22, AA22Z, TO26 y TJ20X. En las Bolsas globales hubo rojos leves. Llegan los balances y Wall Street no sonríe: el Nasdaq subió 0,5%, pero el S&P bajó 0,7% y el Dow achicó 0,9%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó 0,5% y la de México subió 1%.

 

En el mercado bursátil local hubo otra ilusión: leve suba en pesos pero mercado neutro en dólares reales. Con $1.310 millones negociados, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,8%. El 80% de lo operado en acciones se transó en siete papeles: Supervielle, Morixe y Comercial del Plata se llevaron el grueso de lo negociado. En los extremos hubo alzas del 6% al 13% para Camuzzi, Transener, Metrogas, Cuyana, Ferrum, Boldt, TGN, Agrometal y Capex. Y bajas del 2% al 5,7% para Longvie, Casado, Dycasa, Garovaglio, Juramento, Holcim y Ausol. Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York hubo subas del 1% al 5% para Galicia, Macro, Telecom, Globant, IRSA I, Pampa E, Edenor y Ternium; y bajas del 1% al 10% para Bunge, IRSA P, Cresud, Tenaris e YPF.

 

Finalmente, los movimientos de las commodities siguen en el sube y baja. El petróleo WTI cedió 10% hasta US$ 24,12 por barril. Los metales preciosos actuaron débiles: la onza de plata cedió 0,9% y hubo una baja del 1,3% para el oro. Los metales básicos evolucionaron mixtos: alza del 2,5% para el níquel, suba de 0,8% para el cobre y baja del 0,6% para el aluminio. En Chicago hubo baja del 1% para la soja, merma del 0,4% para el maíz y achique del 0,3% para el trigo. En Rosario hubo caída del 3,4% para la soja, baja del 1,7% para el maíz y achique del 0,6% para el trigo. Y lo que sigue avanzando a pie firme son las criptomonedas, con una nueva suba del 2,9% para el bitcoin, con el resto de las variantes más tranquilas.

 

Dejá un comentario