Por ahora es una I: luego, ¿sigue la I, será una L o sorprenderá una V?

28 de marzo, 2020

Mundo deuda global IIF

La economía global se desplomó como una I. Se infartó. Sudden stop. Arrancó como un shock de oferta y luego, se potenció con uno de demanda. La mitad del mundo está en cuarentena. Que el primer semestre será tétrico para la macro global no es algo difícil de descular y los indicios son más que contundentes.

 

La gran pregunta es cómo será el “segundo semestre”. Casi imposible de responder. Hay de todo. Por un lado, quienes creen que se viene una recuperación en forma de V, es decir, rápida. Un back-to-business luego de un potente, pero transitorio, shock.  Cuanto menos, para la economía global. Es decir, sin contar los cambios geopolíticos, sociales y demás.

 

Sin embargo, cada vez son más quienes piensan que no es un evento de un trimestre o, incluso, un semestre. Según esa visión, la recuperación será más en forma de L. Otros, incluso, piensan que será más una I que se alarga. Una caída sin piso.

 

Ya es casi un clásico que el pesimismo lo lidere Nouriel Roubini, el llamado “Dr. Doom”: finalmente, llegó la crisis que pronosticaba, pero no por los motivos que el pensaba. “Mientras la mayoría de los analistas interesados han venido anticipando una crisis en forma de V –en la que la producción cae marcadamente durante un trimestre y luego se recupera rápidamente en el próximo-, ahora debería quedar claro que la crisis del Covid-19 es algo totalmente diferente. La contracción que hoy está en marcha no se parece ni a una en V, ni en U, ni en L (una marcada crisis seguida de estancamiento). Más bien, se parece a una contracción en I: una línea vertical que representa un derrumbe de los mercados financieros y de la economía real (…) Sí, el riesgo de una nueva Gran Depresión, peor que la original –una Mayor Depresión- crece día a día (…) A menos que se detenga la pandemia, las economías y mercados en todo el mundo seguirán su caída libre. Pero aún si la pandemia está más o menos contenida, el crecimiento general podría no producirse a fines de 2020. Después de todo, para entonces, muy probablemente comience otra temporada de virus con nuevas mutaciones; las intervenciones terapéuticas con las que cuentan muchos pueden resultar menos efectivas de lo que esperaban. Así, las economías volverán a contraerse y los mercados volverán a caer (…) Una trifecta de riesgos –pandemia no contenida, arsenales insuficientes de políticas económicas y cisnes blancos geopolíticos- bastarán para hacer caer a la economía global en una depresión persistente y un derrumbe galopante de los mercados financieros. Después de la crisis de 2008, una respuesta contundente (aunque demorada) logró sacar a la economía global del abismo. Quizás esta vez no tengamos tanta suerte”, escribió, días atrás, en Project Syndicate.

 

Lógico: no está sólo por estos días. Un informe de TS Lombard sostiene: “Incluso cuando los mercados finalmente comienzan a recuperarse, los inversores no deberían esperar un retorno inmediato a la normalidad. Nuestros equipos de economía han publicado varios análisis que sugieren que una recuperación en forma de U es ahora mucho más probable que una V, tanto para la economía global como para los mercados financieros. Creemos que los inversores están subestimando el impacto de los efectos de segundo y tercer orden en el crecimiento, es decir, el aumento del desempleo, la caída del gasto de capital y las condiciones financieras más estrictas. El aumento de 3,3 millones de esta semana en las solicitudes iniciales de desempleo en Estados Unidos fue particularmente preocupante (aunque probablemente veremos un cierto ‘acaparamiento laboral’ en Europa y Japón). Las restricciones temporales controladas durante la fase de ‘seguimiento y prueba’ también significan que la demanda discrecional no volverá a los niveles anteriores a la crisis en el corto plazo”, explicó Andrea Cicione.

 

“Redujimos nuestras estimaciones trimestrales de variación del PIB para el segundo trimestre a -17% y, lo que es más importante, para el tercer trimestre a -7,3%”, dijeron Steven Blitz y Oliver Brennan de TS Lombard sobre EE.UU. “No es un evento de un trimestre”, describieron. Blitz y Brennan proyectan que la tasa de desempleo aumentará a 10,6% en abril luego del aumento en las solicitudes semanales de desempleo.