Brasil, con pronósticos económicos estables

7 de octubre, 2019

reales real inflación para brasil

Los pronósticos de crecimiento de la economía brasileña se mantienen estables según surge del informe Focus que publica semanalmente el Banco Central con la mediana de las proyecciones económicas de los analistas del mercado. Igual que en las últimas seis semanas, esperan que el PIB suba 0,87% este año y 2% en 2020. Pero sí hubo variaciones en el caso de la producción industrial porque se estima una caída mayor en 2019 al pasar de – 0,54% a -0,65% pero mejoraron las perspectivas de crecimiento para el año que viene de 2,10% a 2,29%. Este es un dato positivo para Argentina cuya industria es proveedora de muchos insumos para la brasileña. Por otra parte, la recesión argentina afecta a algunos sectores industriales, en particular el automotriz, por la fuerte caída de las exportaciones.

 

En materia de inflación, hubo mínimas correcciones a la baja dado que la suba del Indice de Precios al Consumidor Amplio pasó de 3,43% a 3,42% este año y de 3,79% a 3,78% el próximo. En ambos, se ubicará por debajo de la tasa central de la meta de inflación que es de 4,25% y 4% respectivamente. En ese marco de estabilidad, se pronostica que la tasa Selic bajará del 5,5% actual hasta 4,75% al cierre de 2019. En materia cambiaria, al igual que la semana pasada, se prevé que el dólar se cotice a 4 reales a fin de año, en línea con su nivel actual (ayer cerró a 4,10). De todas maneras, se trata de un pronóstico condicionado a lo que ocurra con los movimientos cambiarios a nivel global.

 

Por otra parte, se estima que el desequilibrio de la cuenta corriente alcanzaría a US$ 26.500 millones mientras que el superávit comercial muestra una tendencia descendente y sería de US$ 50.500 millones este año y de US$ 47.500 millones el próximo.

 

El frente fiscal cerraría 2019 con un déficit de 1,40% del PIB en el caso del resultado primario y de 6,30% en el nominal.

 

La economía brasileña sigue exhibiendo un comportamiento estable pero con muchas dificultades para volver a crecer a tasas altas luego de la recesión sufrida en los años 2015 y 2016 y la mínima expansión, en torno al 1%, en los años posteriores. Y las reformas estructurales tardarán en concretarse, y más aún, en que se sientan sus efectos.

Dejá un comentario