El cepo es un colador y todos los negocios se complican

13 de septiembre, 2019

dólar precio

Por Luis Varela 

 

Cuando faltan 31 ruedas con negocios para la elección presidencial, mientras en el Congreso se votaba la emergencia alimentaria, al tiempo que el Gobierno le pedía a las empresas que hagan un pago especial a sus empleados, el mercado financiero argentino vivió ayer el día más difícil desde la desazón que provocaron las PASO el 11 de agosto pasado.

 

Como si se tratara de un cazador que persigue al conejo desde atrás, y sin escopeta, el Banco Central, la Comisión de Valores y hasta la Bolsa de Comercio tomaron medidas en las últimas horas para tapar el colador que van encontrando las empresas e inversores para escapar del cepo cambiario parcial que se intentó crear para evitar que las reservas de Reconquista 266 no desaparezcan de acá a las elecciones.

 

Oficialistas y opositores dicen, de un lado y del otro, que los capitales se escapan por el mal gobierno de Mauricio Macri o se fugan porque viene un gobierno peronista como el de Alberto Fernández, pero lo cierto es que la Casa Rosada decidió aplicar el control del mercado cambiario, la medida funcionó bien un par de jornadas, pero los inver
sores van encontrando la manera de saltar el cerco y el daño provocado se va multiplicando.

 

Mirándonos desde afuera, calificándonos de ingenuos, inocentes y hasta de ignorantes, la aplicación del cepo cambiario determinó que las calificadoras de riesgo volvieran a bajarle el pulgar a Argentina, tanto que JP Morgan le recomendó a sus clientes que, hasta nuevo aviso, tengan exposición cero a las acciones argentinas.

 

Y, como puede verse por el volumen operado en acciones, los inversores le están haciendo caso. En los promedios semanales se venían negociando en la Bolsa porteña unos $ 1.000 millones por día hasta julio, se cayó a $ 950 millones en agosto y esta semana, luego de los controles, el monto se desplomó hasta $ 539 millones esta semana (ayer $ 484 millones).

 

Y, lo peor del caso, es que la aplicación del cerco cambiario hizo que las empresas que quieren girar dividendos hacia el exterior fueran buscando operaciones alternativas para llevarse sus dólares. Lo hicieron con transferencias como podía, pero al llegar al límite utilizaron acciones, bonos o lo que fuera, provocando un verdadero disloque en las cotizaciones, ya que los valores dejaron de ser papeles en sí mismos, para transformarse en vehículos de fuga. Y, en el medio, como dijimos en columnas anteriores surgieron cotizaciones de al menos nueve tipos de dólar, que desde la noche del miércoles empezaron a tener trabas desde el Banco Central (retrasando la posibilidad de hacer negocios secundarios), pero luego los frenos se incrementaron en la CNV y en la Bolsa.

 

En definitiva, el mal manejo de las medidas para frenar una fuga que no para, volvió a poner ayer al precio del dólar hacia arriba, y con el Banco Central otra vez vendiendo reservas, lo cual lo coloca en una situación desconocida para lo que falta desde ahora hasta las elecciones.

 

Ayer el dólar el oficial subió 17 centavos hasta $ 58,41, el blue saltó $ 1,25 hasta $ 60, por lo que la brecha cambiaria entre ambos se estiró hasta el 2,7% de diferencia. Pero lo más complicado del caso es que el dólar denominado contado con liquidación se operó a $ 68,50, por lo que la brecha entre el dólar oficial y el que se usa para sacar plata afuera ya llega a 17,3%. Con el dólar mayorista bajando 8 centavos, hasta $ 56,10, pero con operaciones muy acotadas. En suma, sin embargo, con el goteo de depósitos achicándose, el BCRA perdió ayer apenas US$ 88 millones de las reservas, por lo que quedan US$ 50.145 millones.

 

En el exterior, mientras tanto, hubo alguna flexibilidad de China con Estados Unidos en el marco de la guerra comercial que mantienen, y el BCE recortó una tasa clave, con Trump enviándole más críticas a la Fed, por lo que en el exterior, el dólar subió 0,3% contra el yen, pero bajó 1% en Chile, achicó 0,5% contra el euro, 0,4% en México y cedió 0,1% contra la libra y el real. Y así, medidos en pesos argentinos, el euro subió 22 centavos hasta $ 62,08, la libra subió 4 centavos hasta $ 69,21 y el real cerró sin cambios a $ 13,82.

 

Y detrás de todos esos movimientos cambiarios, las tasas de interés de Argentina siguen en las nubes. La tasa de las Leliq pagó 85,992% anual promedio, con máximo del 86%. Y hubo una leve baja para las tasas de los plazos fijos: pagaron 58% por plata chica y 63% por plata grande.

 

El panel de los bonos argentinos volvió a tener ayer una rueda con precios completamente dislocados.

 

El 82% de lo operado en bonos se transó en dos papeles: el bono AY24 tuvo el 76% de las operaciones totales y el bono TC20X logró el 6% de los negocios. Y, de ese modo, en los extremos se vieron saltos del 3% al 10% para los bonos TC20X, TC21C, A2M2, PUO19, TC21X, AM20 y TJ20X. Con un desplome del 59% para el bono PF23C y bajas del 6% al 13% para los bonos AA22, BPLDD, CO26, DICAC, AO20D, AF20D, CO26D, AA25D y PBY22.

 

En las Bolsas externas el clima fue muy tranquilo, con alzas del 0,2% al 0,3% en los índices de la Bolsa de Nueva York mientras que se registró una suba del 0,9% en la de San Pablo y una baja del 0,2% en la de México.

 

A pesar de la restricción aconsejada por JP Morgan, y del bajo volumen operado (apenas $ 484 millones), la Bolsa de Buenos Aires logró subir ayer 1,7%. El 80% de lo operado en acciones se transó en once papeles: Galicia tuvo el 15% de los negocios, YPF el 14% y Petrobras Brasil el 13%.

 

Y en los extremos se vieron saltos del 5% al 15% para TGN, Cuyana, Edenor, Capex, Transener, Gas Natural, Rosenbusch, Camuzzi, Esmeralda y Petrobras Brasil. Con bajas del 2% al 3,9% para Introductora, Mirgor, Boldt, Supervielle, Oeste e Irsa.

 

Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York se anotó un salto del 4% para Edenor, pero se registraron bajas entre el 1% y el 3,6% para Irsa I, Cresud, TGS, Galicia, YPF, Pampa E y Macro.

 

Por último, en las commodities hubo mucho movimiento. Con nueva baja del 1,6% para el petróleo: el barril cedió hasta los US$ 55,10. Los metales preciosos estuvieron mixtos: el oro subió 0,1%, pero la onza de plata cedió 0,3%. Los metales básicos también estuvieron repartidos: el cobre subió 1,3%, el níquel mejoró 0,8% y el aluminio bajó 1,2%. En Chicago hubo un salto del 2,5% para la soja, suba del 2,4% para el trigo y mejora del 1,6% para el maíz. En Rosario: el maíz subió 3,1% y la soja mejoró 1,3%, pero el trigo cedió 1,8%. Y hubo una mejora del 2,7% para el bitcoin, con panel mixto para el resto de las criptomonedas.