Peronismo: por abajo se multiplican gestos con pedido de unidad

3 de mayo, 2019

Massa y Cristina en Olivos, años atrás

Por Pablo Varela

 

El peronismo de la provincia de Buenos Aires continúa activo en la resolución de un armado electoral, que permita competir contra Cambiemos. El lunes pasado, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, lanzó un guiño públicamente a la expresidenta, Cristina Kirchner.

 

“Mauricio Macri debe convocar a Cristina, como líder de la oposición con mayor representación parlamentaria, y pactar como termina este mandato sin más daños para la Argentina”, lanzó desde su cuenta de Twitter, en un claro gesto público de acercamiento a la senadora.

 

En efecto y por abajo, son muchos los dirigentes del FR que le piden al tigrense poder confluir en un armado con el kirchnerismo.

 

El martes pasado, el jefe de campaña de Massa, Diego Bossio, recibió a un nutrido grupo de intendentes y legisladores que llevaron el reclamo.

 

Algunas fuentes del massismo consultadas, entienden que la posición de confluir con el kirchnerismo es mayoritaria.

 

“La tercera vía es inviable” razonó una voz massista ante El Economista, reconociendo el fracaso de la “ancha avenida del medio” que Massa intentó forjar en los pasados procesos electorales.

 

“Alternativa Federal se conformó para que tomase músculo, y después con más volumen y una intención de voto cercana al 20%, sentarse a negociar con Unidad Ciudadana”, contó un hombre que participó de la reunión con el extitular de la Anses, admitiendo que dicho escenario jamás se concretó.

 

Mientras se multiplican los gestos de acercamiento, en las filas del massismo hay quienes se entusiasman con la idea de conformar una “nuevo frente con eje en el peronismo”, como el único modo de derrotar a Mauricio Macri.

 

Por su parte, en el entorno del exministro de Economía, Roberto Lavagna, chicanean al tigrense: “Reclamó PASO en Alternativa Federal, pero después busca cerrar con Unidad Ciudadana”. La ironía pertenece a una fuente que hasta hace poco colaboraba con en las filas del Frente Renovador y hoy está subido al proyecto de Lavagna.

 

Consultadas algunas fuentes del massismo, dicen que la posición de confluir con el kirchnerismo es mayoritaria, sin embargo, admiten que no todas las voces van a en ese sentido. Hasta dónde pudo averiguar este diario, la diputada Graciela Camaño es de las dirigentes que continúan apostando a un armado alternativo, que garantice un caudal de votos suficiente como para conformar bloques parlamentarios propios con capacidad de negociación.

 

Semanas atrás la idea de poder confluir en listas colectoras con una misma candidatura a la gobernación entre el kirchnerismo y federales, alertó al oficialismo que vía decreto prohibió dicha posibilidad. El ordenamiento de la herramienta podría clarificar la propuesta electoral, fundamentalmente en la provincia de Buenos aires, distrito clave por su volumen en las elecciones de octubre.

 

Según pudo averiguar este diario, la jueza electoral María Servini de Cubría, quien recibió la presentación del PJ al respecto, se tomó vacaciones y las definiciones judiciales estarán más adelante.

 

Massa continúa su sendero zigzagueante y desarrolla un juego a dos bandas: por un lado envía señales a la expresidenta y por el otro continúa mostrándose con espacios progresistas que apoyan a Lavagna. Ayer, estuvo junto a Margarita Stolbizer.

 

A los intendentes del massismo, también les preocupa lo que pueda suceder al tope de sus boletas. Competir con Massa podría ser un problema para sus elecciones locales en un escenario polarizado.

 

Al mismo tiempo, desde el entorno de Lavagna confirmaron ante este diario que ya comenzaron a desplegar el armado territorial bonaerense y que durante “los próximos cuarenta días habrá muchas actividades”.

 

El 12 de junio, vence el plazo para la presentación de alianzas.

Dejá un comentario