Fed: Tasas bajas hasta 2013

9 de agosto, 2011

Fed: Tasas bajas hasta 2013

El ritmo de expansión de la actividad económica ha sido mucho menor al que pronosticábamos a comienzos de año, manifestó hoy el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés), el brazo ejecutor de la Reserva Federal.  En ese sentido, no se registró un cambio con respecto a las apreciaciones previas ni a las últimas estadísticas e indicadores de la principal economía del mundo.

La Fed volvió a mencionar el impacto negativo de los shocks exógenos de los últimos meses (terremotor japonés, alza de precios de las commodities y crisis de deuda europea) pero reconoció que su impacto será más severo y duaradero.  Es decir, la desaceleración económica no es “temporal” sino que seguirá varios trimestre más.

Por todo esto, la tónica del lenguaje sí fue marcadamente más pesimista.  El mercado laboral se ha deteriorado, la tasa de desempleo ha subido, el consumo de las familias se estancó, la inversión no-residencial sigue anémica y el sector inmobiliario continúa deprimido, resumió el organismo encabezado por Ben Bernanke.  En suma, la economía crece, y crecerá, menos de lo previsto.  El desempleo, asimismo, bajará menos de lo esperado.  Hace 28 meses, la tasa de desempleo oscila alrededor del 9%.  La inversión en equipos y software, por el contrario, crecieron: fueron la única buena noticia.  Con respecto a la inflación, la autoridad monetaria destacó que no constituye una preocupación por el momento dado el elevado nivel de capacidad ociosa de la economía.

Otro cambio con respecto a informes previos es que la Fed se refirió concretamente a cuánto tiempo más durará  su política de tasas bajas.  La tasa de interés de referencia (fed funds rate) seguirá en su mínimo nivel posible, esto es, entre 0 y 0,25% hasta, por lo menos, mediados de 2013.  Los informes previos se limitaban a decir que las tasas seguirían bajas “por un período extendido”.  El análisis de los especialistas es unánime: el cambio responde al deterioro de las expectativas de crecimiento.   Empero, la Fed no anunció ningún nuevo programa de flexibilización o relajación cuantitativa aunque sí dejó esa opción abierta.  El último (QE II) finalizó el 30 de junio.

Los integrantes del FOMC estuvieron, nuevamente, divididos con respecto al rumbo de la política monetaria.  Tres miembros votaron en contra de la resolución adoptada.  En un informe a clientes, Goldman Sachs destacó que desde 1992 no se registraban tres votos en disenso.

Dejá un comentario