El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Superley con fuerte apoyo

El oficialismo consiguió que varios bloques de la oposición acompañaran la iniciativa del Poder Ejecutivo que incluye el pago a los jubilados, una moratoria impositiva y el blanqueo de capitales.

16-06-2016
Compartir

La Cámara Baja debatió desde el mediodía del miércoles hasta la madrugada de hoy la ley ómnibus, y al cierre de esta edición se encaminaba a darle media sanción de forma holgada. El tratamiento del proyecto, que había conseguido el respaldo necesario la semana pasada en comisión, fue por momentos desplazado por la discusión sobre la detención del ex secretario de Obras Públicas, José López.

Con respaldo del Frente Renovador, el bloque Justicialista y otros bloques peronistas, el oficialismo se enfilaba a superar los 150 escaños positivos en un miércoles de intensa agenda legislativa, que incluyó la aprobación en el Senado de los pliegos para la Corte Suprema. La jornada, que comenzó a las 11 de la mañana, y se enfilaba a superar las dieciséis horas de sesión, confirmó que las alianzas del Gobierno con sectores de la oposición están fortalecidas.

De esta manera, la iniciativa conocida como superley, por su extensión y los variados temas que incluye, sumaba un paso importante y arribaba a la Cámara Alta, donde Cambiemos continuará con el desafío de darle celeridad al proyecto y evitar que sufra modificaciones.

Superley

Entre los aspectos más significativos, el paquete incluye el pago de juicios iniciados por los jubilados contra el Estado, la actualización de haberes y la pensión a la vejez. Estos aspectos, conocidos como el “Programa de Reparación Histórica” serán financiados con los capitales que ingresen por el blanqueo y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Se habilita además la venta de acciones que la Anses tiene en empresas privadas. Con respecto a la exteriorización, la oposición exigió con éxito que se excluya del beneficio a los funcionarios públicos de los tres poderes del Estados en todos los niveles de Gobierno: nacional, provincial y local. Otro cambio negociado en los plenarios de comisión fue la quita del pago del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores que tienen sus impuestos al día y están exentos del impuesto a los Bienes Personales, que tendrá, de aprobarse la superley, un piso de $800.000.

En el despacho del Presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, estuvieron reunidos durante la tarde el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, Miguel Angel Pichetto y Sergio Massa. Se acordó que la Nación administre los plazos de la moratoria previsionales junto con las provincias.

Debate

 Marco Lavagna, quien negoció con el oficialismo y la oposición las modificaciones al texto original, reafirmó su posición de respaldar el proyecto pero agregó que “esto no es ni una solución mágica ni una reparación histórica, pero va en la línea correcta”. A su vez, sostuvo que “van a estar contentos cuando le puedan garantizar a los adultos una vejez digna”. El ex titular de la Anses Diego Bossio, señaló que su bloque apoyará cualquier iniciativa “que mejore la situación de los jubilados”. Su bloque, acompañó la mayoría de las discusiones propuestas por Cambiemos. El diputado resaltó que “no hay que estar oponiéndose a todo, porque hay que lograr que el Congreso funcione”. Por su parte, el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, sentenció que “así como está, el proyecto es invotable”. “No se necesita tal reparación y tal emergencia”, saltó el diputado, en defensa de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

No fue una jornada agradable para el FpV. A las chicanas del oficialismo por lo sucedido con López se le sumó la renuncia del bloque por parte de tres diputados. Maurice Closs, Jorge Franco y Silvia Risko, que habían votado a favor del acuerdo con los holdouts, anunciaron el abandono como “una vieja decisión” que demuestra la autonomía de la provincia. A su vez, rechazaron que la decisión tenga que ver con la detención del ex funcionario kirchnerista. “Tratar de enlazar una decisión madura con la autoridad dada por los misioneros a un hecho delictivo es no entender nada de política”, declaró Risko. Con estas tres pérdidas, el principal bloque opositor queda con 79 integrantes. El 10 de diciembre contaba con 101 diputados. La principal pérdida la sufrió en febrero, cuando Diego Bossio junto a 16 diputados formaron el bloque Justicialista.

Al comienzo de la sesión el interbloque oficialista intentó, sobre tablas, aprobar la resolución para permitir a la Justicia el allanamiento del domicilio del ex ministro de Planificación, y actual diputado, Julio De Vido. El proyecto no logró los votos necesarios y el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó debió pasar al siguiente tema. De Vido, que no asistió al debate, recibió el apoyo de su bloque, que en declaraciones a la prensa rechazaron el vinculo de José López con el diputado. El jefe de la bancada FpV Héctor Recalde, argumentó que no le parecía bien “utilizar la corrupción manifiesta y flagrante de López para descalificar a un diputado”. El impulsor de la iniciativa fue el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, diputado por el PRO.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés