El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 13°C

Sorpresas y apertura en el armado de la lista de Unidad Ciudadana

Cristina buscó figuras nuevas, no vinculadas en la mayoría de los casos al aparato del PJ, y que no deben rendir cuentas por el Gobierno anterior

26 junio de 2017

Hace más de un año Cristina Fernández de Kirchner había anticipado, frente a los tribunales de Comodoro Py, la construcción de un frente ciudadano luego de su  primera una de sus tantas, ahora tomó forma y adoptó el nombre de Unidad Ciudadana. Más cerca en el tiempo, hace apenas seis días atrás y en Sarandí, adelantó lo que iba a ser la lista anunciada el sábado pasado. Envió a los dirigentes lejos y perdidos en una tribuna, a muchos no los dejaron acercarse al estadio y se subió a una pequeña plataforma entre la multitud dentro del estadio y se rodeó de “víctimas del ajuste”. “Cuando una ha participado en partidos políticos toda la vida, la propia endogamia de los partidos políticos hacen que los dirigentes se sientan más importantes que la sociedad”, declaró en el acto de su reaparición. Horas antes, se había despegado de la estructura del Partido Justicialista y evitado la interna peronista con Florencio Randazzo.

La vuelta de CFK a la competencia electoral será central para definir la estrategia de los demás candidatos. Le otorgará más condimentos al siempre atractivo escenario bonaerense, tanto por una cuestión demográfica como por el peso político de quienes compiten.

Especuló, como era de esperar, hasta el último minuto. Trascendió la confirmación de su candidatura pasadas las 20 horas del sábado. Cristina entendía que estaba obligada a jugar en estas elecciones para mantener al kirchnerismo como un espacio dispuesto a competir por el poder en 2019.

Quienes integran la lista, en particular en los primeros lugares, serán los encargados de criticar la gestión de Cambiemos en diversas materias. Relegó en esta oportunidad a históricos dirigentes. Fernanda Vallejos, economista y cercana al exministro Axel Kicillof, será la primera candidata a diputada nacional. La sigue Roberto Salvarezza, exdirector del CONICET. Fernando Espinoza, que cumplió un rol importante en la contención de intendentes y en el armado bonarense, se quedó con el tercer puesto. Daniel Scioli, exvicepresidente, gobernador de la provincia durante ocho años y excandidato a presidente, quinto, por detrás de la camporista Vanesa Siley.

La expresidenta buscó figuras nuevas, no vinculadas en la mayoría de los casos al aparato del PJ y que no deben rendir cuentas por el gobierno anterior.

También llamó la atención la selección de su compañía para el Senado, Jorge Taiana, que fue canciller de Cristina pero desplazado por fuertes diferencias con la por entonces mandataria. El exdirigente del Movimiento Evita buscaba participación en los comicios y trabajó por un espacio progresista en la ciudad de Buenos Aires, para finalmente ser convocado por CFK para pelear por un escaño en la Cámara Alta. La selección del excanciller puede ser útil también para succionar votos del Evita en la estructura de Randazzo, que tiene al movimiento social como uno de sus principales sostenes.

Los favores, los pagó en las boletas seccionales, a gusto de los intendentes, que pese a no contar con un rol protagónico en la lista de diputados nacionales, no salieron disconformes del reparto. Con algunos casos particulares: Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela desde hace veinticinco años, irá segundo en la lista de diputados provinciales por la tercera sección; Mariano Cascallares (Almirante Brown), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada), irán como candidatos a concejales suplentes en sus municipios, con la intención de cosechar votos.

En este turno, importantes referentes del kirchnerismo en el Congreso concluyen su mandato. Juliana di Tullio y Héctor Recalde fueron asignados como precandidatos a senadores suplentes. Di Tullio fue jefa del bloque en Diputados en el último período del Gobierno de CFK y Recalde en los primeros años de Cambiemos. Teresa García, conocida como “la dueña del quórum” hasta 2013, por su alta injerencia en el manejo de las sesiones y rosca parlamentaria, irá como candidata para la legislatura bonaerense, por la primera sección electoral.

Las secciones en la que hay más problemas económicos, serán las visitadas por Cristina, con un número importante de actos, breves y frecuentes, en espacios chicos, con apariencia de espontáneos. Y tendrá escasa presencia en la televisión, a diferencia del resto de los integrantes de la lista.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés