El Economista - 70 años
Versión digital

mie 24 Abr

BUE 10°C
Poder Legislativo

Segundo desafío para LLA: el destino del DNU se debate en la Comisión Bicameral

La Libertad Avanza deberá buscar suficiente apoyo en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo para evitar que el DNU caiga en el Congreso, al igual que la Ley Ómnibus.

El Honorable Congreso de la Nación.
El Honorable Congreso de la Nación.
Agustina Rocío Fernández 22 febrero de 2024

Luego de que el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, ganara la pulseada contra el bloque de Unión por la Patria por la designación de miembros en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, en el Senado comenzó el debate sobre el DNU desregulador de la economía, impulsado por el Ejecutivo Nacional

Se trata del segundo desafío que debe enfrentar el Gobierno de La Libertad Avanza. La caída de la Ley Ómnibus en el recinto despertó una primera alerta para el oficialismo, dado que evidenció su fragilidad legislativa y la necesidad de que los próximos proyectos sean mucho más moderados que la ambiciosa "Ley de Bases". 

Ahora, la Comisión Bicameral definirá si la ambición en los Decretos de Necesidad y Urgencia serán aceptados, o bien, si seguirán el destino de la Ley Ómnibus y también caerán en el Congreso. 

En ese sentido, el órgano legislativo marcará el camino de las próximas medidas impulsadas por el Gobierno. 

El paquete de reformas que estaba incluido en la Ley Ómnibus volverá a la agenda pública en forma de proyectos de ley de mayor especificidad o decretos consecutivos. Por eso, la Comisión Bicameral tendrá un arduo trabajo, prediciendo una oleada de DNU de Casa Rosada. 

Así fue que, en medio de la alborotada sesión que tomó lugar este jueves, Oscar Zago, el jefe de la bancada de La Libertad Avanza en Diputados, propuso que las reuniones de la Comisión se realicen cada 15 días. 

En ese escenario, Javier Milei sigue encontrando nuevas metáforas para confrontar al Poder Legislativo. "Nido de ratas", fue la última imagen que encontró el Presidente para referirse a los legisladores nacionales. 

Pero el Ejecutivo no puede gobernar sin el Congreso, y dado que ningún bloque tiene mayoría en la Comisión Bicameral, el oficialismo deberá revisar su nivel de conflictividad con los diputados y senadores a fin de evitar un gobierno paralizado. 

Dictámenes pendientes

La oposición ejerció presión para que el oficialismo convocara a la Comisión Bicameral. La respuesta de La Libertad Avanza fue criticar la falta de actividad en los años anteriores. 

"Se levantaron por un ataque de institucionalidad los mismos que avalaron no tratar ningún DNU ni en el 2023, ni en el 2021, la última vez que esta Comisión se juntó y trabajó fue en el 2018", señaló Martín Menem

En tanto, el ministro del Interior, Guillermo Francos, aseguró que existe "intencionalidad del kirchnerismo de entorpecer la gestión".

Por eso, la Comisión tendrá facultades para resolver sobre los 185 DNUs pendientes. 11 corresponden a Cristina Fernández; 64 a Mauricio Macri; 102 a Alberto Fernández; y 8 a Javier Milei

Se trata de una estrategia de La Libertad Avanza para ganar varias semanas más en la discusión de un decreto que es rechazado por gran parte del arco opositor.

El futuro del DNU

El Decreto de Necesidad y Urgencia solo puede superar la prueba de la Comisión Bicameral con el apoyo de los bloques dialoguistas, que no mostraron un perfil favorable al oficialismo durante el debate de la Ley Ómnibus. 

En el caso de que el DNU logre mantener su actual vigencia, entonces la Casa Rosada utilizará los decretos como principal herramienta de Gobierno, prescindiendo así todo lo posible del Congreso. Sin embargo, cabe definir si el eventual apoyo que el decreto 70/2023 reciba es circunstancial o se conservará en las próximas medidas. 

En tal situación, la oposición más dura solo tendrá el camino judicial para frenar este tipo de medidas del Gobierno. 

Hoy día, el capítulo laboral del decreto se mantiene suspendido gracias al accionar de la Comisión General del Trabajo, que logró que la Justicia interrumpa el alcance de la medida. 

En tanto, el Gobierno pidió a la Corte Suprema que valide la flexibilización del mercado del trabajo. Pero aún no ha habido respuesta del órgano judicial, que podría incluso no pronunciarse en lo absoluto, dado que la cuestión laboral representa una cuestión política que se mantiene abierta. 

En ese marco, la Justicia dejaría la resolución en manos del Legislativo, donde el DNU tampoco parece tener un camino sencillo. 

Por el contrario, si el decreto no logra superar este desafío, La Libertad Avanza deberá revisar, nuevamente, su manera de administrar el Gobierno. Con ese escenario, el oficialismo se verá (casi) obligado a tomar decisiones menos ambiciosas y más moderadas, lo cual podría poner en duda el cumplimiento de los objetivos de Milei en los tiempos estipulados. 

Las posturas

Con un total de 16 integrantes, la Comisión cuenta con 6 legisladores de Unión por la Patria; 3 de La Libertad Avanza; 2 de la Unión Cívica Radical; 2 del PRO; y 3 de los bloques federales

Unión por la Patria apuesta a bloquear el decreto. El oficialismo contará con el apoyo de su aliado, el PRO, y con el del senador Juan Carlos Romero, del monobloque Cambio Federal. Así, sumarían 6 votos positivos. Ante ese escenario, los cuatro votos restantes serán determinantes.

La fisura interna del radicalismo podría generar problemas para definir una postura consolidada. Desde los bloques federales, hubo más cuestionamientos en cuanto a la forma de la medida que a su contenido, así como sucedió también con la Ley Ómnibus. 

Por eso, la postura de los federales y la Unión Cívica Radical será la que defina el futuro del DNU, cuyo tratamiento podría demorarse. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés