El Economista - 70 años
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 19°C
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 19°C

Reforma: Triaca y la CGT acercan posiciones

El Ministerio de Trabajo le acercó una nueva propuesta a la CGT, que la semana pasada había rechazado una parte del borrador de reforma laboral elaborado por el Gobierno

15-11-2017
Compartir

Con la premisa de aprovechar el envión electoral, el Ministerio de Trabajo puso quinta y le acercó una nueva propuesta a la CGT, que la semana pasada había rechazado una parte del borrador de reforma laboral elaborado por el Gobierno. Hoy, con hora y lugar a confirmar, funcionarios y sindicalistas se reunirán para acercar posiciones.

El nuevo texto amolda a las exigencias gremiales algunos de los puntos más conflictivos, vinculados a los cambios en la Ley de Contratos de Trabajo, pero mantiene intactos otros relativos a las tercerizaciones y a la figura del “trabajador independiente”. La consigna que ordena las fichas en Alem al 600 es alcanzar un consenso esta semana y que la próxima el proyecto empiece a tratarse en el Congreso.

Desde el entorno de Jorge Triaca, le confirmaron a El Economista que la táctica es ceder en algunos de los aspectos más resistidos pero, gracias a eso, sostener el grueso de la propuesta. En concreto, accedieron a restablecer la concepción de trabajo que comprende la desigualdad entre trabajador y empleador (el borrador original los ponía en igualdad de condiciones), y a una marcha atrás parcial respecto de las indemnizaciones: ahora se mantendrían las horas extra dentro de la base salarial para computarlas pero se sostendría la exclusión del aguinaldo, las comisiones y los premios.

Las modificaciones en discordia son catorce en total. De ellas, el Gobierno concedería cambios al texto original en materia de plazos para iniciar juicios laborales, el criterio de irrenunciabilidad (que impide anular contratos individuales superadores de los colectivos) y los bancos de horas. No obstante, sostendría la eliminación de la responsabilidad solidaria de las empresas sobre sus tercerizadas y la creación de la figura de “trabajador independiente” (una especie de unidad de negocios con un propietario y hasta tres colaboradores que no serán regidos por la LCT).

Por su parte, los abogados cegetistas analizan el proyecto y la mesa chica de la central discute su respuesta.

Un afectado directo de la consagración de las tercerizaciones, el titular adjunto de Camioneros Pablo Moyano, puso el grito en el cielo y dijo que la reforma laboral es un “mamarracho”. “Cambian puntos claves para bajar el sueldo de los trabajadores. Esta reforma es peor que la de Brasil y la de los 90”, advirtió ayer.

Como hizo la semana pasada Moyano, la cúpula de la CGT viajará al Vaticano el 23 y 24 de noviembre en el marco de un encuentro sindical. Allí, buscarán un guiño del Papa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés