Reclamos por Sala, a un año de su detención

17-01-2017
Compartir

Se cumplió ayer un año de la detención de la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, y referentes de diversos sectores, en particular de la oposición y de miembros del anterior gobierno, se manifestaron en reclamo por su liberación. En la sede porteña de la organización liderada por Sala, se realizó un acto en el cual participaron, entre otros, Horacio Verbitsky, por el Centro de Estudio Legales y Sociales (CELS), el ex juez de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni y el gobernador por San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

“Milagro Sala está presa de manera arbitraria desde hace un año”, señala, en un comunicado, Amnistía International, y agrega: “Como también lo señaló el Grupo de Trabajo de la ONU, los procesos contra Sala ocurrieron en un contexto de vulneración de la independencia judicial debido a que varios funcionarios judiciales y contravencionales que intervinieron en las causas en las que Sala está involucrada fueron designados por el gobernador Morales”.

La expresidenta Cristina Kirchner, en parte, compartió vía Twitter un video en el cual, exintegrantes de los gobiernos kirchneristas y personalidades del espectáculo cercanos a la anterior administración se exiben con una foto plegada de Sala, y un mensaje que dice “hoy se cumple un año de la privación ilegítima de la libertad de Milagro Sala, presa política” y cierra: “Todos somos Milagro”. En una carta abierta, la propia Sala manifestó que “nos prometieron la revolución de la alegría y nos trajeron tristeza, despidos y pobreza”.

“Si Morales dice 'No voy a soltar a esta mujer', es porque está ejerciendo poder judicial. Y si la provincia no garantiza Justicia, (se necesita) la intervención federal”, señaló Zaffaroni, en conferencia de prensa, y agregó que “por la obcecación del gobernador y por el Gobierno Nacional estamos haciendo un papelón internacional”.

Un año atrás, Sala era detenida acusada de “instigación a cometer ilícitos y tumulto”, mientras junto a su organización acampaban en manifestación del por entonces naciente gobierno del radical Gerardo Morales. El 28 de diciembre pasado, la dirigente social recibió la sentencia en la cual el Tribunal Federal resolvió condenarla a tres años de prisión en suspenso, como responsable del delito de daño agravado en calidad de instigadora, por un escrache a Morales cuando éste era senador nacional.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés